EL FU­TU­RO ES AHO­RA

Sie­te ten­den­cias que re­gi­rán las lí­neas de pro­duc­ción

Manufactura - - PORTADA - POR BRUNO JUA­NES* *RES­PON­SA­BLE DE MA­NU­FAC­TU­RA EN LA PRÁC­TI­CA DE STRA­TEGY & OPE­RA­TIONS DE DE­LOIT­TE ME­XI­CO Y CON­SE­JE­RO DE MA­NU­FAC­TU­RA.

Hay una 4A re­vo­lu­ción in­dus­trial a las puer­tas. Una re­vo­lu­ción cu­yos la­dri­llos fun­da­men­ta­les es­ta­mos em­pe­zan­do a des­cu­brir y a enu­me­rar: In­ter­net de las co­sas (IOT), ro­bó­ti­ca avan­za­da y co­la­bo­ra­ti­va, Big Da­ta y ana­lí­ti­ca avan­za­da, la nu­be, im­pre­sión 3D, smart grids, sis­te­mas ciber fí­si­cos, lo­gís­ti­ca exi­ble, in­te­li­gen­cia ar­ti cial… pe­ro cu­yo im­pac­to —cuan­do sea­mos ca­pa­ces de unir­los to­dos— se­rá del ma­yor ca­la­do que la in­dus­tria ha­ya vis­to nun­ca.

La crea­ción de re­des in­te­li­gen­tes au­to­ges­tio­na­das, la des­apa­ri­ción de in­ven­ta­rios fí­si­cos, la au­to pre­ven­ción de fa­llos de los equi­pos y au­to-re­pa­ra­ción, o la per­so­na­li­za­ción ma­si­va se­rán só­lo al­gu­nos de los as­pec­tos con los que tra­ba­ja­re­mos en un fu­tu­ro ca­da vez más cer­cano.

Sin du­da, las con­se­cuen­cias del cam­bio al­te­ra­rán el or­den tra­di­cio­nal de las

Ve­re­mos ca­de­nas de fá­bri­cas ac­tuan­do a la vez, re­duc­ción de in­ven­ta­rios fí­si­cos, la des­apa­ri­ción de pues­tos de tra­ba­jo y la crea­ción de nue­vas pro­fe­sio­nes.

co­sas. Y no só­lo a ni­vel pro­ce­so. Ve­re­mos ca­de­nas de fá­bri­cas ac­tuan­do a la vez, la re­duc­ción de los in­ven­ta­rios fí­si­cos lo que ten­drá un im­pac­to en las ca­de­nas lo­gís­ti­cas glo­ba­les y re­du­ci­rá la hue­lla de car­bono, asis­ti­re­mos a la des­apa­ri­ción de pues­tos de tra­ba­jo y a la crea­ción de nue­vas pro­fe­sio­nes li­ga­das al cam­bio y a sus he­rra­mien­tas…

Aun­que al­gu­nos teó­ri­cos ya han bau­ti­za­do es­te mo­vi­mien­to co­mo in­dus­tria 4.0, lo cier­to es que el gra­do de de­sa­rro­llo de to­das las tec­no­lo­gías ne­ce­sa­rias pa­ra ac­cio­nar es­ta re­vo­lu­ción no per­mi­ti­rán avan­ces ho­mo­gé­neos sig­ni ca­ti­vos con ra­pi­dez. Es­ta­mos to­da­vía en fa­se de de ni­ción, pe­ro aun así, los go­bier­nos de paí­ses avan­za­dos (Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos…) es­tán des­ple­gan­do y nan­cia­do pro­gra­mas en es­ta lí­nea des­de 2012, co­mo es el ca­so del Ad­van­ced Ma­nu­fac­tu­ring Part­ners­hip (AMP), el Zu­kun­fts­pro­jekt In­dus­trie 4.0 ale­mán o la red pú­bli­co pri­va­da Na­tio­nal Ma­nu­fac­tu­ring In­no­va­tion Net­work que une 15 cen­tros de in­ves­ti­ga­ción en tec­no­lo­gía in­dus­trial con uni­ver­si­da­des pun­te­ras, em­pren­de­do­res y fa­bri­can­tes co­mo Dow Che­mi­cal, Ford, In­tel, Cor­ning o John­son & John­son.

Pe­ro vea­mos al­guno de los com­po­nen­tes de es­ta re­vo­lu­ción con más de­ta­lle.

#1. IN­TER­NET DE LAS CO­SAS (IOT) Y SMART GRIDS

La ley de Moo­re ya enun­ció en 1965 que apro­xi­ma­da­men­te ca­da dos años se du­pli­ca­ba el nú­me­ro de tran­sis­to­res en un cir­cui­to in­te­gra­do, ba­jan­do los pre­cios en pro­por­ción. Aun­que el pro­pio Moo­re enun­ció que su ley de­ja­ría de te­ner va­li­dez en­tre 2015 y 2020, no de­ja de ser ra­zo­na­ble­men­te co­rrec­ta a la fe­cha de hoy.

El aba­ra­ta­mien­to de la po­ten­cia de compu­tación ha­ce que ca­da vez más dis­po­si­ti­vos (co­sas) dis­pon­gan de pro­ce­sa­do­res con los que cap­tar da­tos y co­mu­ni­car­se con su entorno a tra­vés de in­ter­net, po­si­bi­li­tan­do el de­sa­rro­llo de re­des in­te­li­gen­tes (smart grids). Con una pre­vi­sión de 70 bi­llo­nes de apa­ra­tos co­nec­ta­dos a la red en 2020 nos po­de­mos ha­cer a la idea de lo que es­tá por ve­nir.

#2 BIG DA­TA Y ANALY­TICS

La in­gen­te can­ti­dad de da­tos cap­tu­ra­dos en tiem­po real so­bre la ope­ra­ción ge­ne­ra­rá un enor­me to­rren­te de información (Big da­ta) que po­drá ser mo­de­li­za­da a tra­vés de ana­lí­ti­ca avan­za­da y em­plea­da pa­ra la me­jo­ra de los pro­pios pro­ce­sos po­si­bi­li­tan­do ni­ve­les de me­jo­ra des­co­no­ci­dos has­ta hoy. La com­bi­na­ción de dis­tin­tos ta­len­tos (ex­per­tos en me­jo­ra de pro­ce­sos con cien­tí cos de da­tos) lle­va­rán la pro­duc­ti­vi­dad a nue­vos lí­mi­tes.

Com­bi­nan­do el re­sul­ta­do de los aná­li­sis de da­tos con las ca­pa­ci­da­des ro­bó­ti­cas y de au­to­ma­ti­za­ción y con­trol, po­dre­mos lle­gar a dis­po­ner de pro­ce­sos de me­jo­ra au­to­ma­ti­za­dos y au­to­ges­tio­na­dos, ba­jan­do la ca­pa­ci­dad de decisión y ac­tua­ción al pi­so de ma­nu­fac­tu­ra.

#3 IN­FRA­ES­TRUC­TU­RA, CO­MU­NI­CA­CIO­NES Y CLOUD

Trans­mi­tir, al­ma­ce­nar y ges­tio­nar tan­tos da­tos su­pon­drá un es­fuer­zo de pro­ce­so y ca­pa­ci­dad que re­que­ri­rá del de­sa­rro­llo de nue­vos pa­ra­dig­mas y mo­de­los de cen­tros de da­tos y sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción. Ve­re­mos emer­ger una nue­va nu­be con ca­pa­ci­da­des re­no­va­das y ma­yor di­men­sión. La se­gu­ri­dad, la dis­po­ni­bi­li­dad y la ca­li­dad de ser­vi­cio se vol­ve­rán fun­da­men­ta­les en es­te nue­vo entorno.

El cre­ci­mien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes fa­ci­li­ta­rá la com­par­ti­ción de información y de­ci­sio­nes de mo­do que po­da­mos sin­cro­ni­zar di­fe­ren­tes pro­ce­sos pro­duc­ti­vos pun­ta a pun­ta que no ne­ce­sa­ria­men­te sean de la mis­ma ti­tu­la­ri­dad. Re­des de fá­bri­cas tra­ba­jan­do jun­tas pa­ra sa­tis­fa­cer una de­man­da ca­da vez más ham­brien­ta de pro­duc­tos ca­da vez más per­so­na­li­za­dos.

#4 LO­GÍS­TI­CA FLE­XI­BLE

Al igual que To­yo­ta re­vo­lu­cio­nó los sis­te­mas de pro­duc­ción ma­si­vos, la per­so­na­li­za­ción ex­tre­ma se­rá el nue­vo man­tra in­dus­trial. Las fá­bri­cas van a ex­plo­tar su com­ple­ji­dad (pa­ra de­lei­te de las áreas co­mer­cia­les y de mar­ke­ting) y es­to no pue­de ser abor­da­do con los pa­ra­dig­mas tra­di­cio­na­les de fa­bri­ca­ción. Se re­que­ri­rá, en­tre otras co­sas, una ‘lo­gís­ti­ca exi­ble’ den­tro de la plan­ta que per­mi­ta cam­bios rá­pi­dos en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de la de­man­da. La ro­bó­ti­ca mó­vil, la im­pre­sión 3D en lí­nea (o des­aco­pla­da a tra­vés de un su­per­mer­ca­do) o los mó­du­los exi­bles de pro­duc­ción, ca­pa­ces de re­co­no­cer­se en­tre sí gra­cias a sis­te­mas ci­ber­fí­si­cos o CPS (‘cy­ber-phy­si­cal sys­tems’), se­rán par­te esen­cial del nue­vo es­ce­na­rio fa­bril.

#5 IN­TE­LI­GEN­CIA AR­TI­FI­CIAL

Los sis­te­mas de pla­ni ca­ción ope­ra­ti­va de la fa­bri­ca­ción, la pla­ni ca­ción de ru­tas de pro­duc­ción, la ges­tión de in­ci­den­cias… en ge­ne­ral la ma­yo­ría de las de­ci­sio­nes “hu­ma­nas” po­drán re­em­pla­zar­se pau­la­ti­na­men­te por los sis­te­mas in­te­li­gen­tes que, ade­más, op­ti­mi­cen el ren­di­mien­to de la plan­ta en tiem­po real.

Ve­re­mos có­mo cier­tos com­po­nen­tes de la plan­ta or­ga­ni­zan en­tre sí su tra­ba­jo, sin in­ter­ven­ción hu­ma­na, pa­ra ha­cer­se car­go de las ta­reas que re­ci­ben de las uni­da­des de con­trol su­pe­rio­res.

Es­tos mó­du­los me­ca­tró­ni­cos o sis­te­mas ci­ber­fí­si­cos, con in­te­li­gen­cia pro­pia, re­co­ge­rán los da­tos, se co­mu­ni­ca­rán con la red y to­ma­rán de­ci­sio­nes.

#6 RO­BOTS CO­LA­BO­RA­TI­VOS

La ro­bó­ti­ca ten­drá un im­pac­to ele­va­dí­si­mo en la pro­duc­ti­vi­dad, aun­que ge­ne­ra­rá

Com­bi­nan­do el re­sul­ta­do de los aná­li­sis de da­tos con las ca­pa­ci­da­des ro­bó­ti­cas y de au­to­ma­ti­za­ción y con­trol, sur­gi­rán pro­ce­sos de me­jo­ra au­to­ma­ti­za­dos.

pro­ble­mas so­cia­les que sin du­da ha­brá que abor­dar. El de­sa­rro­llo del vehícu­lo au­tó­no­mo (orien­ta­do a las otas de trans­por­te por ca­rre­te­ra), por po­ner un ejem­plo, afec­ta­rá di­rec­ta­men­te a la pri­me­ra fuer­za la­bo­ral mas­cu­li­na de paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos.

En la fá­bri­ca, los ro­bots se co­mu­ni­ca­rán en­tre sí, pe­ro tam­bién con per­so­nas (ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos o co­bots). Má­qui­nas y hu­ma­nos ocu­pa­rán el es­pa­cio, com­par­tien­do información y de­ci­sio­nes sin res­tric­cio­nes o dis­tin­cio­nes en fun­ción de su ori­gen hu­mano o elec­tro­me­cá­ni­co.

#7 IM­PRE­SIÓN 3D

La im­pre­sión 3D ha irrum­pi­do en la vi­da in­dus­trial pa­ra que­dar­se y pa­ra cam­biar el sta­tus quo de las ca­de­nas lo­gís­ti­cas. Mu­chas pie­zas po­drán fa­bri­car­se en el pun­to de con­su­mo, lo que re­du­ci­rá la ne­ce­si­dad de trans­por­te y lo­gís­ti­ca.

La per­so­na­li­za­ción, ra­pi­dez y las exi­gen­cias de exi­bi­li­dad re­que­ri­rán de pro­ce­sos de im­pre­sión 3D su­pe­rio­res a los que co­no­ce­mos en la ac­tua­li­dad (cos­tes me­no­res a otras tec­no­lo­gías co­mo la in­yec­ción, com­pa­ti­bi­li­dad con otros ma­te­ria­les, ve­lo­ci­da­des y tiem­pos de ci­clo…). Hoy en día ya hay im­pre­so­ras que ha­cen pie­zas úni­cas en tres di­men­sio­nes (3D) sin sol­da­du­ras ni mon­ta­jes, a ba­se de su­mar con un lá­ser ca­pas de pol­vo de me­ta­les, plás­ti­cos o ma­te­ria­les ce­rá­mi­cos.

El mercado de fa­bri­ca­ción 3D cre­ce de for­ma ex­po­nen­cial. Em­pre­sas de to­dos los sec­to­res la uti­li­zan pa­ra aba­ra­tar y me­jo­rar la pro­duc­ción. Y no só­lo pa­ra ha­cer pro­to­ti­pos, sino pa­ra la pro­duc­ción real en lí­nea de mon­ta­je. Es­to sin con­tar los usos di­rec­tos en el con­su­mi­dor nal.

Has­ta aho­ra só­lo enu­me­ra­mos al­gu­nos de los blo­ques que for­ma­rán par­te de es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Hay más. Y hay mu­chas pre­gun­tas que sur­gen al ca­lor de es­tos desa­rro­llos.

Du­das acer­ca de la éti­ca, del fu­tu­ro del mercado la­bo­ral tal co­mo lo co­no­ce­mos aho­ra, del nue­vo pa­pel de los sin­di­ca­tos, de los mo­de­los de dis­tri­bu­ción del va­lor… du­das que ire­mos su­peran­do y pre­gun­tas que ire­mos re­sol­vien­do a me­di­da que sea­mos ca­pa­ces de do­mi­nar a la tec­no­lo­gía.

El re­to tec­no­ló­gi­co es­tá ahí y sa­cu­di­rá los ci­mien­tos de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra co­mo nun­ca has­ta aho­ra. Co­mo en to­das las re­vo­lu­cio­nes, se tra­ta­rá de adap­tar­se o mo­rir.†

Bra­zo ro­bó­ti­co. Por su cons­ti­tu­ción pren­sil y ca­pa­ci­dad de car­ga, es­te mo­de­lo es de los más uti­li­za­dos en lí­neas de en­sam­ble pa­ra pro­duc­tos pe­que­ños o que re­quie­ren cier­to ni­vel de de­ta­lle, co­mo ca­blea­dos o in­clu­sión de bo­to­nes,

Pa­ra sol­du­ra es­pe­cia­li­za­da. En las in­dus­trias au­to­mo­triz y au­to­par­tis­tas, prin­ci­pal­men­te, se re­cu­rre a los bra­zos ro­bó­ti­cos pa­ra rea­li­zar dis­tin­tos ti­pos de sol­da­du­ras, da­do que son exac­tas, rá­pi­das y ami­no­ran el rie­go de da­ño pa­ra los ope­ra­do­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.