FER­TI­LI­ZAN­TES

RE­NA­CE ES­TA IN­DUS­TRIA PE­TRO­QUÍ­MI­CA EN MÉ­XI­CO

Manufactura - - PORTADA -

POR HU­GO DOMÍNGUEZ

El ce­se de ope­ra­cio­nes y los des­pi­dos ma­si­vos en Fer­ti­mex pa­re­cían se­llar la ex­tin­ción del sec­tor pro­duc­tor de fer­ti­li­zan­tes en Mé­xi­co, un ra­mo que atra­ve­sa­ba una dé­ca­da de pre­sión por sus al­tos cos­tos de pro­duc­ción y con­di­cio­nes po­co com­pe­ti­ti­vas. 15 años des­pués, las co­sas han to­ma­do otro rum­bo y es­ta in­dus­tria, que se creía desahu­cia­da, po­dría es­tar to­man­do un se­gun­do ai­re.

Des­de el año pa­sa­do, Pe­mex aban­de­ra una es­tra­te­gia pa­ra reac­ti­var la pro­duc­ción de amo­nia­co —el prin­ci­pal in­su­mo en la ma­nu­fac­tu­ra de fer­ti­li­zan­tes ni­tro­ge­na­dos y fos­fa­ta­dos—, que ini­ció con la po­lé­mi­ca re­com­pra, por 275 mi­llo­nes de dó­la­res (MDD), de la em­pre­sa Agro Ni­tro­ge­na­dos, en Co­so­lea­ca­que, Ve­ra­cruz, y con la que espera fa­bri­car unas 990,000 to­ne­la­das de urea —el fer­ti­li­zan­te de ma­yor uso en Mé­xi­co—, del que ca­da año se im­por­tan y con­su­men 1.5 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

A fi­na­les del año pa­sa­do, la pe­tro­le­ra tam­bién anun­ció una in­ver­sión de 35 MDD pa­ra reac­ti­var su plan­ta de amo­nia­co en Ca­mar­go, Chihuahua, que per­ma­ne­cía inac­ti­va des­de 2002.

La fir­ma tam­bién ce­rró un acuer­do con la em­pre­sa So­lu­cio­nes Quí­mi­cas pa­ra el Cam­po y la In­dus­tria, que se en­car­ga­rá de pro­ce­sar el amo­nia­co pa­ra pro­du­cir urea.

Di­rec­ti­vos y fun­cio­na­rios con­sul­ta­dos por Ma­nu­fac­tu­ra coin­ci­den en que es­tos anun­cios pue­den sig­ni­fi­car la reac­ti­va­ción de una ali­caí­da in­dus­tria, lo que re­ver­ti­ría las im­por­ta­cio­nes de fer­ti­li­zan­tes —más de tres cuar­tas par­tes de las cua­tro mi­llo­nes que se con­su­men— y, en con­se­cuen­cia, pro­veer in­su­mos más com­pe­ti­ti­vos pa­ra los agri­cul­to­res.

“Ve­mos las con­di­cio­nes pa­ra el re­na­ci­mien­to de la in­dus­tria”, di­ce en en­tre­vis­ta Ed­gar To­rres Ga­rri­do, ase­sor de la di­rec­ción ge­ne­ral en Pe­mex.

Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción ha con­fron­ta­do a la Se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra, Ga­na­de­ría, De­sa­rro­llo Ru­ral, Pes­ca y Ali­men­ta­ción (Sa­gar­pa) con los im­por­ta­do­res y dis­tri­bui­do­res de fer­ti­li­zan­tes en el país, quie­nes tie­nen una per­cep­ción dis­tin­ta al res­pec­to.

Aun­que ce­le­bran el pro­yec­to de Pe­mex, ase­gu­ran que el sec­tor si­gue vi­vo y que, a tra­vés de pro­duc­ción e im­por­ta­cio­nes, se ha ga­ran­ti­za­do el abas­to per­ma­nen­te. “Bien­ve­ni­da la pro­duc­ción na­cio­nal”, di­ce Luis Mi­guel Ro­me­ro, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pro­duc­to­res y Dis­tri­bui­do­res de Fer­ti­li­zan­tes (Ana­co­fer), “pe­ro no sa­be­mos el al­can­ce del pro­yec­to, si real­men­te se bus­ca la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes o es un asun­to me­ra­men­te po­lí­ti­co”.

UNA IN­DUS­TRIA QUE AGO­NI­ZA

El año pa­sa­do, Pe­mex anun­ció la com­pra de la plan­ta Agro Ni­tro­ge­na­dos, si­tua­da en Co­so­lea­ca­que, Ve­ra­cruz. Se tra­ta de una ex fi­lial de Fer­ti­mex, la mis­ma que en 1991, el go­bierno ven­dió a Alon­so An­ci­ra, pre­si­den­te de Al­tos Hor­nos de Mé­xi­co

(Ahmsa), en lo que re­pre­sen­tó la pri­va­ti­za­ción de la in­dus­tria de fer­ti­li­zan­tes.

La po­lé­mi­ca ope­ra­ción fue cri­ti­ca­da por le­gis­la­do­res de di­ver­sos par­ti­dos y em­pre­sa­rios del ra­mo, que acu­sa­ron a Pe­mex de pa­gar el tri­ple por una em­pre­sa cu­yos ac­ti­vos se en­con­tra­ban en es­ta­do de aban­dono.

De acuer­do con re­por­tes de Ahmsa emi­ti­dos a la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, la ven­ta de los ac­ti­vos as­cen­dió a 275 MDD; sin em­bar­go, Pe­mex de­be­rá in­ver­tir otros 200 MDD en la mo­der­ni­za­ción de la plan­ta.

“Pe­mex pa­gó un so­bre­pre­cio por una plan­ta que es­tá des­trui­da”, acu­sa Luis Mi­guel Ro­me­ro, de la Ana­co­fer.

La plan­ta, ubi­ca­da en el com­ple­jo pe­tro­quí­mi­co de Pa­ja­ri­tos, Ve­ra­cruz, era par­te de Fer­ti­mex, la otro­ra bo­yan­te em­pre­sa pa­ra­es­ta­tal que, des­de me­dia­dos de los 60 y has­ta fi­na­les de los 80, do­mi­nó la pro­duc­ción de fer­ti­li­zan­tes en Mé­xi­co y que pro­me­tía un fu­tu­ro pro­mi­so­rio.

La fir­ma fue crea­da a fi­na­les de la dé­ca­da de 1960, cuan­do el go­bierno me­xi­cano com­pró unas 15 plan­tas pri­va­das de fer­ti­li­zan­tes pa­ra aten­der el con­su­mo lo­cal, re­cuer­da En­ri­que Ba­zúa, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca de la UNAM, cu­yo pa­dre, En­ri­que Ba­zúa Fitch, fue ge­ren­te de De­sa­rro­llo en di­cha com­pa­ñía.

Pa­ra di­men­sio­nar su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va, en 1982, por ejem­plo, es­ta em­pre­sa lle­gó a em­plear a más de 5,000 per­so­nas que pro­du­cían 3.7 mi­llo­nes de to­ne­la­das de fer­ti­li­zan­tes, prác­ti­ca­men­te 88% de lo que con­su­mían los agri­cul­to­res en Mé­xi­co. El res­to se cu­bría con im­por­ta­cio­nes.

Se tra­ta­ba de la fir­ma in­sig­nia del ra­mo. La que fue pie­za cla­ve pa­ra po­si­cio­nar a Mé­xi­co co­mo uno de los ma­yo­res pro­duc­to­res de amo­nia­co en el mun­do. “Aten­día el mercado lo­cal y ope­ra­ba con nú­me­ros ne­gros”, re­cuer­da Ba­zúa.

A prin­ci­pios de los 90, y en con­di­cio­nes de ope­ra­ción to­da­vía com­pe­ti­ti­vas, la ad­mi­nis­tra­ción de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri de­ci­dió pri­va­ti­zar­la.

Lue­go, las con­di­cio­nes del mercado cam­bia­ron. El pre­cio del gas na­tu­ral, el prin­ci­pal in­su­mo en la pro­duc­ción de amo­nia­co, se dis­pa­ró en Mé­xi­co ca­si 100% en­tre 1990 y 1996, al tiem­po que los pre­cios in­ter­na­cio­na­les fue­ron a la ba­ja, de acuer­do con da­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción de Información Ener­gé­ti­ca (EIA) de Es­ta­dos Uni­dos, re­to­ma­dos por la Se­cre­ta­ría de Ener­gía (Se­ner).

De pron­to, pa­ra el agri­cul­tor na­cio­nal era más ba­ra­to im­por­tar fer­ti­li­zan­tes de Asia y Eu­ro­pa del Es­te, que com­prar­los en Mé­xi­co.

“La pro­duc­ción na­cio­nal fue per­dien­do com­pe­ti­ti­vi­dad, so­bre to­do en sus in­su­mos co­mo el azu­fre y el amo­nia­co”, ex­pli­ca a tí­tu­lo per­so­nal Sal­va­dor Gau­cín, es­pe­cia­lis­ta de Aná­li­sis del Sec­tor en

FI­RA, el bra­zo gu­ber­na­men­tal en­car­ga­do de pro­por­cio­nar fi­nan­cia­mien­to al sec­tor agro­pe­cua­rio.

La pro­duc­ción de fer­ti­li­zan­tes ca­yó al­re­de­dor de 65% en­tre 1996 y 2007, al pa­sar de cua­tro mi­llo­nes de to­ne­la­das a tan só­lo 1.4 mi­llo­nes.

Mien­tras tan­to, el con­su­mo se man­tu­vo cons­tan­te en po­co más de cua­tro mi­llo­nes de to­ne­la­das, por lo que fue aten­di­do con im­por­ta­cio­nes de Eu­ro­pa y Asia, prin­ci­pal­men­te.

“Se vol­vió inac­ce­si­ble su pro­duc­ción”, re­fie­re Ed­gar To­rres, de Pe­mex, “se rom­pió la ca­de­na pro­duc­ti­va y las 13 plan­tas pro­duc­to­ras de fer­ti­li­zan­tes de­bie­ron com­pe­tir en con­di­cio­nes inequi­ta­ti­vas con­tra otros paí­ses

“A par­tir de 1997 se re­fle­ja el des­plo­me en la pro­duc­ción de fer­ti­li­zan­tes y es cuan­do ocu­rren los cie­rres de plan­tas”, agre­ga Sal­va­dor Gau­cín. El ca­so de Fer­ti­mex fue el más em­ble­má­ti­co.

Hoy só­lo ope­ran unas seis fá­bri­cas de es­te ra­mo en to­do el país. Agro­gen, Pe­ño­les, Gru­po Fer­ti­nal y So­lu­cio­nes Quí­mi­cas pa­ra la In­dus­tria, son al­gu­nas de las em­pre­sas que aún pro­du­cen.

Co­mo con­se­cuen­cia de ello, hay una al­ta de­pen­den­cia en las im­por­ta­cio­nes, que abar­can 77% del con­su­mo, fre­nan­do la in­te­gra­ción de in­su­mos es­tra­té­gi­cos na­cio­na­les en la ca­de­na pro­duc­ti­va, in­di­can da­tos de la Sa­gar­pa.

Hoy, el mercado de es­tos pro­duc­tos es­tá va­lua­do en ca­si 1,900 MDD, se­ña­lan ci­fras de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de la In­dus­tria Quí­mi­ca (ANIQ).

DE RE­GRE­SO A LA IN­DUS­TRIA­LI­ZA­CIÓN

15 años des­pués, Pe­mex anun­ció la re­com­pra de la em­pre­sa Agro Ni­tro­ge­na­dos… al tri­ple del pre­cio de lo que el go­bierno la ven­dió en 1991.

La res­pues­ta a lo que pa­re­ce un ab­sur­do es un cam­bio drás­ti­co en las con­di­cio­nes del mercado, fun­da­men­tal­men­te por el sur­gi­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos, en par­ti­cu­lar del sur de Te­xas, co­mo el ma­yor pro­duc­tor de gas na­tu­ral en el mun­do, gra­cias al au­ge del sha­le. Es­ta­dos Uni­dos, que pro­du­ce 20% del gas na­tu­ral en el mun­do, se­gún ci­fras de la EIA, ha re­con­fi­gu­ra­do el mercado y ya es un fac­tor de decisión pa­ra atraer in­ver­sio­nes en la in­dus­tria.

De acuer­do con la Pros­pec­ti­va del Gas Na­tu­ral de la Se­ner, los pre­cios del gas na­tu­ral en Nor­tea­mé­ri­ca han des­cen­di­do ca­si a los ni­ve­les que se re­por­ta­ban en 1990. “El gas na­tu­ral ba­ra­to es­tá atra­yen­do nue­vas in­ver­sio­nes en (in­cre­men­tar la) ca­pa­ci­dad, así co­mo pro­yec­tos de IED pioneros, ha­cia las in­dus­trias ma­nu­fac­tu­re­ras de EU, en par­ti­cu­lar en el sec­tor de los pro­duc­tos quí­mi­cos”, se­ña­la el in­for­me so­bre las in­ver­sio­nes en el mun­do 2014, de la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y De­sa­rro­llo (UNCTAD).

En Mé­xi­co si­gue sien­do más ca­ro ex­traer gas; sin em­bar­go, aho­ra el sec­tor

“La pro­duc­ción na­cio­nal fue per­dien­do com­pe­ti­ti­vi­dad, so­bre to­do en sus in­su­mos co­mo el azu­fre y el amo­nia­co”.

– Sal­va­dor Gau­cín, es­pe­cia­lis­ta de Aná­li­sis del Sec­tor en FI­RA

pro­duc­ción co­mo en la dis­tri­bu­ción de fer­ti­li­zan­tes.

Hoy, unas 17 em­pre­sas del ra­mo dis­tri­bu­yen y ven­den es­tos pro­duc­tos en Mé­xi­co; es­tán agru­pa­das en la Ana­co­fer y son cons­tan­te­men­te acu­sa­das de aca­pa­rar el mercado y con­tro­lar los pre­cios, en de­tri­men­to del agri­cul­tor.

“La es­truc­tu­ra del mercado pro­pi­cia que unos po­cos dis­tri­bui­do­res abas­tez­can y ven­dan el fer­ti­li­zan­te ba­jo es­que­mas de fi­ja­ción de pre­cios po­co com­pe­ti­ti­vos”, in­di­ca el Pro­gra­ma sec­to­rial de de­sa­rro­llo agro­pe­cua­rio, pes­que­ro y ali­men­ta­rio 2013–2018, de la Sa­gar­pa.

Luis Mi­guel Ro­me­ro, de la Ana­co­fer, acu­sa di­rec­ta­men­te a la Sa­gar­pa co­mo res­pon­sa­ble de es­ta cam­pa­ña en con­tra de los dis­tri­bui­do­res, pues, a de­cir del eje­cu­ti­vo, apro­ve­cha un año de elec­cio­nes pa­ra ven­der el ar­gu­men­to de fa­vo­re­cer a los agri­cul­to­res con me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que reali­cen su la­bor en el cam­po.

“¿Quién no com­pra un ar­gu­men­to así?”, iro­ni­za. “Con lo que ha­bla Sa­gar­pa, pa­re­cie­ra que no se pro­du­ce na­da de fer­ti­li­zan­tes en Mé­xi­co, pe­ro nun­ca he es­cu­cha­do que ha­ya des­abas­to”.

Ed­gar To­rres, a su vez, des­car­ta que el ob­je­ti­vo de Pe­mex sea des­pla­zar a los im­por­ta­do­res del mercado, sino ofre­cer “es­te com­mo­dity a los pro­duc­to­res que, ac­tual­men­te, por cues­tio­nes de pre­cios, no pue­den ac­ce­der a él; no bus­ca­mos sub­si­diar­los”, se­ña­la.

La re­for­ma a la Ley de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos, apro­ba­da en 2008, tu­vo co­mo uno de sus ejes la reac­ti­va­ción de la in­dus­tria. A par­tir de ello, la pe­tro­le­ra lan­zó el Pro­gra­ma pa­ra Fo­men­tar la Pro­duc­ción de Fer­ti­li­zan­tes, me­dian­te el cual otor­ga­rá con­tra­tos de lar­go pla­zo pa­ra la ven­ta de amo­nia­co a fa­bri­can­tes se­lec­cio­na­dos de un pa­drón que con­tro­la la Sa­gar­pa.

“A par­tir de esa re­for­ma, ve­mos que ya ha co­men­za­do un re­pun­te en la pro­duc­ción”, di­ce Gau­cín.

A la par de Pe­mex, otros pro­yec­tos co­mien­zan a to­mar for­ma. En Si­na­loa, el go­bierno lo­cal y un gru­po de em­pre­sa­rios —en­tre ellos Leo­vi­gil­do Ca­rran­za Bel­trán, due­ño de la atu­ne­ra Gru­po Pin­sa— planean una in­ver­sión de 1,200 MDD pa­ra cons­truir una plan­ta de fer­ti­li­zan­tes en el puer­to de To­po­lo­bam­po.

“Se­rá la ma­yor plan­ta de Amé­ri­ca La­ti­na”, di­jo en sep­tiem­bre del año pa­sa­do Ma­rio Ló­pez Val­dez, go­ber­na­dor de la en­ti­dad.

De con­cre­tar­se, se­ría la se­gun­da em­pre­sa que pro­duz­ca amo­nia­co, pues ac­tual­men­te Pe­mex lo ha­ce en ex­clu­si­va de­bi­do a que pro­yec­tos de es­te ti­po exi­gen gran­des ca­pi­ta­les.

Ed­gar To­rres re­fie­re que pro­du­cir una tonelada de amo­nia­co re­quie­re una in­ver­sión de un mi­llón de dó­la­res apro­xi­ma­da­men­te. “Son in­ver­sio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas”.

HA­CIA LA SE­GU­RI­DAD ALI­MEN­TA­RIA

En Mé­xi­co se siem­bran apro­xi­ma­da­men­te 23 mi­llo­nes de hec­tá­reas, aun­que só­lo se fer­ti­li­za 66% de ellas, co­men­ta Sal­va­dor Gau­cín, de FI­RA.

“Y de lo que se fer­ti­li­za, no quie­re de­cir que se ha­ga ade­cua­da­men­te”, agre­ga el es­pe­cia­lis­ta, ya sea por de­fi­cien­cias téc­ni­cas y can­ti­da­des in­su­fi­cien­tes.

El ac­tual es­que­ma de pre­cios es el prin­ci­pal li­mi­tan­te pa­ra que los agri­cul­to­res ac­ce­dan a in­su­mos.

No só­lo ha­bla­mos —agre­ga Gau­cín— de que los fer­ti­li­zan­tes es­tán su­je­tos a pre­cios in­ter­na­cio­na­les, sino que a eso de­be agre­gar­se el cos­to de trans­por­ta­ción, que los en­ca­re­ce en­tre 20 y 30%.

En­ri­que Ba­zúa, de la UNAM, ase­gu­ra que aún de­be su­mar­se la ga­nan­cia del in­ter­me­dia­rio, en es­te ca­so, el dis­tri­bui­dor; “Ellos son los ga­na­do­res”.

Ed­gar To­rres ex­pli­ca que, en otros paí­ses, una tonelada de fer­ti­li­zan­te cues­ta en pro­me­dio 300 dó­la­res (unos 4,200 pe­sos), mien­tras que en Mé­xi­co se pa­ga has­ta en 11,000 pe­sos.

Pe­ro es­to re­cha­za­do nue­va­men­te por Luis Mi­guel Ro­me­ro, quien ar­gu­men­ta que los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les son los que fi­jan los pre­cios del pro­duc­to y que, en to­do ca­so, los már­ge­nes de ga­nan­cia pa­ra los dis­tri­bui­do­res va­rían en­tre 4.5 y 7.5% res­pec­to a sus gas­tos ope­ra­ti­vos.

El pro­yec­to de Pe­mex es in­te­grar ver­ti­cal­men­te una di­vi­sión que fa­bri­que la ma­te­ria pri­ma y el pro­duc­to, y, ade­más, ten­ga ca­pa­ci­dad de dis­tri­bu­ción en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Ed­gar To­rres se­ña­la que en es­te nue­vo es­que­ma de pro­duc­ción, con ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de gas y, en con­se­cuen­cia, de amo­nia­co, “el pre­cio del fer­ti­li­zan­te po­dría ba­jar has­ta en una ter­ce­ra par­te en al­gu­nos ca­sos”.

Pa­ra los en­tre­vis­ta­dos, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y, en con­se­cuen­cia, la sos­te­ni­bi­li­dad de es­ta in­dus­tria, de­be­ría ser un asun­to prio­ri­ta­rio en la agenda del go­bierno fe­de­ral.

Un mo­de­lo que po­dría re­pli­car­se —re­co­mien­da En­ri­que Ba­zúa—, es el de Chi­na, ac­tual­men­te el ma­yor pro­duc­tor de ce­rea­les en el mun­do.

El aca­dé­mi­co ex­pli­ca que los chi­nos han vis­to a la agri­cul­tu­ra co­mo un sec­tor prio­ri­ta­rio y ha ac­tua­do en con­se­cuen­cia. Con­su­men la cuar­ta par­te del amo­nia­co a ni­vel mun­dial y eso es abas­te­ci­do 100% por su pro­duc­ción lo­cal.

El año pa­sa­do, Ru­sia —el se­gun­do ma­yor pro­duc­tor de gas— fir­mó con el dra­gón asiá­ti­co un acuer­do por 400,000 MDD pa­ra su­mi­nis­trar­le gas na­tu­ral, con lo que la na­ción asiá­ti­ca re­con­ver­ti­rá sus plan­tas de amo­nia­co, que ac­tual­men­te ope­ran con car­bón.

“Ha­bla­mos de la se­gun­da ma­yor economía en el mun­do y que se en­ca­mi­na a ser la pri­me­ra, en­ton­ces ¿por qué lo ha­cen? ¿por qué son ton­tos?”, con­clu­ye.

“Se vol­vió inac­ce­si­ble su pro­duc­ción; se rom­pió la ca­de­na pro­duc­ti­va y las 13 plan­tas pro­duc­to­ras de­bie­ron com­pe­tir en con­di­cio­nes inequi­ta­ti­vas con­tra otros paí­ses”.

Ed­gar To­rres, ase­sor de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pe­mex

Fuen­te: DOF, OHL, ADG y AMEX­GAS

Vis­ta par­cial del pro­ce­so ma­nual de fertilización. En Mé­xi­co se siem­bran unas 23 mi­llo­nes de hec­tá­reas, aun­que só­lo se fer­ti­li­za 66% de ellas: FI­RA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.