16 RE­CO­MEN­DA­CIO­NES EN SE­GU­RI­DAD IN­DUS­TRIAL

Más que la de­lin­cuen­cia tra­di­cio­nal, a las em­pre­sas in­dus­tria­les les afec­tan los de­li­tos de­ri­va­dos de la co­rrup­ción. En los úl­ti­mos dos años, la ta­sa de­lic­ti­va con­tra las em­pre­sas in­dus­tria­les ha cre­ci­do más que con­tra los ne­go­cios de ser­vi­cios

Manufactura - - PORTADA - POR AR­TU­RO ÁN­GEL ILUS­TRA­CIÓN: KEN­YA AL­TU­ZAR

Los ac­tos de co­rrup­ción co­mo el prin­ci­pal de­li­to que pa­de­cen las em­pre­sas in­dus­tria­les, se­gui­do del ro­bo de sus vehícu­los y de la

ex­tor­sión: EN­VE.

Per­mi­so de uso de sue­lo: 15,000 pe­sos. Pa­go en ven­ta­ni­lla úni­ca pa­ra que pa­sen los do­cu­men­tos: 20,000 pe­sos. Re­gu­la­ri­za­ción del pre­dial: 30,000 pe­sos; li­cen­cia sin­di­cal: 10,000 pe­sos. Ac­ta be­nig­na del ve­ri­fi­cad or: 40,000 pe­sos. Ofi­cio del ju­rí­di­co de obras de la de­le­ga­ción: 35,000 pe­sos. Per­mi­so de ocu­pa­ción: 180,000… Ah, y el “re­fres­co” a la se­ma­na del po­li­cía de la cua­dra: 4,000 pe­sos.

El ex­te­nuan­te pre­su­pues­to enu­me­ra, en reali­dad, dá­di­vas y so­bor­nos. Es in­de­pen­dien­te a to­dos los otros gas­tos pa­ra­le­los al ne­go­cio: los ofi­cia­les. Ex­tra, cla­ro es­tá, de los que im­pli­ca la ope­ra­ción de la em­pre­sa.

Es­tos pa­gos, me­jor es­cri­to em­bu­tes, fue­ron re­ve­la­dos por un em­pre­sa­rio de la in­dus­tria de la cons­truc­ción, pe­ro son el bo­tón de mues­tra del prin­ci­pal cán­cer de­lic­ti­vo que afec­ta a to­da la vi­da in­dus­trial del país: la co­rrup­ción.

La enu­me­ra­ción coin­ci­de con la En­cues­ta Na­cio­nal de Vic­ti­mi­za­ción de Em­pre­sas (EN­VE) 2014 re­ve­la­da ape­nas en di­ciem­bre pa­sa­do por el INE­GI, ubi­ca a los ac­tos de co­rrup­ción co­mo el prin­ci­pal de­li­to que pa­de­cen las em­pre­sas in­dus­tria­les, se­gui­do del ro­bo de sus vehícu­los y de la ex­tor­sión.

El coc­tel de­lic­ti­vo, en con­jun­to, po­ne a los in­dus­tria­les en una si­tua­ción crí­ti­ca. De acuer­do con la mis­ma EN­VE 2014, mien­tras que pa­ra las em­pre­sas de ser­vi­cios o co­mer­cio el da­ño por al­gún de­li­to en pro­me­dio es de 46,000 a 49,000 pe­sos al año, en una em­pre­sa in­dus­trial di­cho cos­to su­pera los 108,000 pe­sos.

No es un da­to me­nor si se to­ma en cuen­ta que es­te da­ño eco­nó­mi­co, que su­ma la mer­ma que ge­ne­ra un de­li­to y el cos­to en ser­vi­cios de pro­tec­ción, ba­jó del 2012 al 2014 en los sec­to­res ser­vi­cios y co­mer­cios, pe­ro en la in­dus­tria subió ca­si 15%.

En pro­me­dio, una de ca­da tres em­pre­sas in­dus­tria­les del país han si­do víc­ti­mas de un de­li­to; 44% tu­vo una afec­ta­ción de al­gún ti­po co­mo per­di­da de pro­duc­ción o can­ce­la­ción de in­ver­sio­nes, ci­fra que de nue­vo es su­pe­rior a la de los otros sec­to­res em­pre­sa­ria­les. Otro da­to más: ca­da in­dus­tria en par­ti­cu­lar con­cen­tra un pro­me­dio de 2.4 de­li­tos en su con­tra, más que una tien­da o es­ta­ble­ci­mien­tos de otro ti­po.

Por si es­to fue­ra po­co, la ci­fra ne­gra en la in­dus­tria (de­li­tos se co­me­ten pe­ro no se de­nun­cian) ya lle­gó a ca­si 90%, por en­ci­ma de las em­pre­sas de ser­vi­cios o co­mer­cios. En re­su­men, ca­si nin­gún ca­so se re­suel­ve por­que no se de­nun­cian.

DE­LIN­CUEN­TES DE CUE­LLO BLAN­CO

Los da­tos del INE­GI ubi­ca­ron a la co­rrup­ción co­mo el de­li­to más fre­cuen­te que pa­de­cie­ron los in­dus­tria­les en un lap­so de un año, con un 22% del to­tal de la in­ci­den­cia. Es­to sig­ni­fi­ca que uno de ca­da cin­co de­li­tos en con­tra del sec­tor fue pre­ci­sa­men­te de es­te ti­po.

El Es­ta­do de Mé­xi­co es, por mu­cho, el ma­yor fo­co ro­jo del pro­ble­ma. Por lo me­nos 51,826 ca­sos re­gis­tra­dos en el año 2013, que es el ba­lan­ce con­clui­do más re­cien­te. Le si­guen Oa­xa­ca, Tlax­ca­la, Chia­pas y Coahui­la.

¿Quié­nes son los de­lin­cuen­tes de cue­llo blan­co de­trás de es­tos de­li­tos? Fun­cio­na­rios pú­bli­cos, la ma­yo­ría re­la­cio­na­dos con per­mi­sos y li­cen­cias. El des­glo­se se ob­ser­va en el grá­fi­co “Fun­cio­na­rios co­rrup­tos” in­clui­do en es­te tex­to.

Por ha­blar só­lo de los ca­sos fe­de­ra­les, da­tos de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) ob­te­ni­dos por una so­li­ci­tud de trans­pa­ren­cia, evi­den­cian que el año pa­sa­do se abrie­ron 145 ave­ri­gua­cio­nes pre­vias por de­li­tos co­me­ti­dos por ser­vi­do­res pú­bli­cos, y se con­sig­na­ron... cua­tro. Fue ape­nas 2.7% de efec­ti­vi­dad.

Lo an­te­rior sin ol­vi­dar que la de­nun­cia de es­tos ca­sos que per­mi­te que se abra una ave­ri­gua­ción es la ex­cep­ción y no la regla.

Un so­cio de una im­por­tan­te em­pre­sa de la in­dus­tria de la cons­truc­ción, que tie­ne en su por­ta­fo­lio de tra­ba­jo más de me­dio cen­te­nar de in­mue­bles en dis­tin­tas par­tes del país (30 de ellos en el DF), que pi­dió re­ser­var su iden­ti­dad, con­fió a Ma­nu­fac­tu­ra que tan so­lo por un edi­fi­cio de sie­te ni­ve­les en la co­lo­nia Cuauh­té­moc, un ba­rrio cén­tri­co en la Ciu­dad de Mé­xi­co, pa­ga­ron cer­ca de me­dio mi­llón de pe­sos en so­bor­nos.

Hay una es­truc­tu­ra pa­ra­le­la pa­ra los per­mi­sos y ve­ri­fi­ca­ción, afir­ma la fuen­te que pi­dió res­gua­dar su nom­bre; es­tas fi­gu­ras de ges­to­res que en mu­chas oca­sio­nes tra­ba­jan con los fun­cio­na­rios de las de­le­ga­cio­nes o el mu­ni­ci­pio. No son me­ros “co­yo­tes”, sino sus so­cios y eso sin con­tar a lo que hay que pa­gar por otras for­mas de so­bor­nos y los gas­tos ofi­cia­les pa­ra el IN­VEA, por las ve­ri­fi­ca­cio­nes, al Sis­te­ma de Aguas, a la CFE, a la te­so­re­ría...

Se­gún los da­tos del INE­GI, los fun­cio­na­rios pú­bli­cos son los prin­ci­pa­les agen­tes de co­rrup­ción con­tra las em­pre­sas.

Sin im­por­tar de que in­dus­tria se tra­te, lo ro­bos oca­sio­nan una pér­di­da del 10 al 15 del in­ven­ta­rio, y de 35% de las ga­nan­cias: Gru­po

Mul­ti­sis­te­mas de Se­gu­ri­dad In­dus­trial.

LA CO­RRUP­CIÓN GE­NE­RA OTROS ILÍ­CI­TOS

En en­tre­vis­ta con Ma­nu­fac­tu­ra, Juan Pa­blo Cas­ta­ñón, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Pa­tro­nal de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na (Co­par­mex), di­jo que la co­rrup­ción es una prác­ti­ca no­ci­va que se da con los fun­cio­na­rios, pe­ro tam­bién en­tre los mis­mos ac­to­res del sec­tor pri­va­do pa­ra ob­te­ner ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas in­jus­tas. “Es un cos­to que nos lle­va a la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad co­mo país y di­ver­sas es­ta­dís­ti­cas lo de­mues­tran. La co­rrup­ción le cues­ta a Mé­xi­co un 1% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), es­to sig­ni­fi­ca un da­ño que nos afec­ta a to­dos” in­di­có.

Sa­muel Ca­cho de la Te­ja, pre­si­den­te de ASIS Ca­pí­tu­lo Mé­xi­co, una de las or­ga­ni­za­cio­nes que agru­pa a es­pe­cia­lis­tas de se­gu­ri­dad más gran­de del mun­do con ca­si 40,000 miem­bros, sub­ra­yó que la co­rrup­ción tam­bién gol­pea a los in­dus­tria­les de otras for­mas me­nos di­rec­tas pe­ro igual de da­ñi­nas, pues po­si­bi­li­ta otros ilí­ci­tos.

“Por ci­tar un so­lo ejem­plo: en el ca­so de las mi­nas, el mi­ne­ral que se ro­ban los de­lin­cuen­tes es sa­ca­do lue­go del país con la com­pli­ci­dad de fun­cio­na­rios adua­na­les co­rrup­tos. Igual que la ma­qui­na­ria que sa­le por la fron­te­ra. He ahí el ni­vel de da­ño. Que la co­rrup­ción va con­ca­te­na­da con otros de­li­tos” di­jo.

RO­BO DE VEHÍCU­LOS

El ro­bo hor­mi­ga y a mer­can­cías es una prác­ti­ca de­lic­ti­va co­mún que gol­pea a las em­pre­sas en ge­ne­ral en Mé­xi­co pe­ro en el sec­tor es­pe­cí­fi­co de la In­dus­tria, hay una mo­da­li­dad que es la más co­mún de to­das: el ro­bo de vehícu­los o par­tes de los Gol­fo de Mé­xi­co vehícu­los.

Se­gún la EN­VE 2014, de to­dos los de­li­tos que su­frie­ron los in­dus­tria­les el 16.2% fue es­te ti­po de ro­bo, lo que lo ubi­ca co­mo el se­gun­do más fre­cuen­te, só­lo de­trás de la co­rrup­ción. Ca­si 50% de los 60,000 ca­sos re­gis­tra­dos en un año, se con­cen­tra­ron en Pue­bla, Gua­na­jua­to, Jalisco, Nue­vo León, Chia­pas y Mi­choa­cán.

Al­ber­to Ri­ve­ra, co­mi­sa­rio de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Se­gu­ri­dad Pri­va­da Información Ras­treo In­te­li­gen­cia Apli­ca­da y due­ño de la com­pa­ñía Hi­ded Ima­ge, di­jo a Ma­nu­fac­tu­ra que el blan­co pre­di­lec­to de los de­lin­cuen­tes son los vehícu­los de car­ga, de trans­por­te pe­sa­do, las grúas, ca­mio­nes de vol­teo, tras­ca­bos, en­tre otros.

Los co­rre­do­res in­dus­tria­les de Jalisco, Pue­bla y Nue­vo León son los si­tios de ries­go ha­bi­tua­les, pe­ro en años re­cien­tes el de­li­to tam­bién se ha ex­ten­di­do a otras áreas co­mo Gue­rre­ro, Mi­choa­cán o la La­gu­na, don­de se ha acen­tua­do el de­sa­rro­llo de in­dus­trias me­ta­lúr­gi­cas y si­mi­la­res. En pro­me­dio, se­gún Ri­ve­ra, hay un cre­ci­mien­to de 10% en el ro­bo de los vehícu­los anual­men­te.

Los vehícu­los son ro­ba­dos y en mu­chas oca­sio­nes tras­la­da­dos a si­tios sub­te­rrá­neos (mi­nas y gru­tas na­tu­ra­les) don­de ya no los en­cuen­tran. Aña­dió que los de­lin­cuen­tes, en el ca­so de las ban­das más or­ga­ni­za­das, uti­li­zan blo­quea­do­res jam­mer, que en­tor­pe­cen la ubi­ca­ción de los ras­trea­do­res sa­te­li­ta­les con que cuen­tan al­gu­nas uni­da­des.

El es­pe­cia­lis­ta re­ve­ló que tam­bién se da otra mo­da­li­dad: el ro­bo de vehícu­lo “hor­mi­ga”. Con­sis­te en que los mis­mos ope­ra­do­res sus­traen los ca­mio­nes o ma­qui­na­ria so­bre to­do en las no­ches pa­ra usar­los en otros tra­ba­jos y lue­go los re­gre­san. Co­mo se tra­ta de uni­da­des ren­ta­das, hay pér­di­da de tiem­po, de dié­sel, y de des­gas­te de la má­qui­na pa­ra los in­dus­tria­les.

En uno de ca­da sie­te ca­sos en pro­me­dio los in­dus­tria­les sí pa­ga­ron o aun pa­gan una can­ti­dad eco­nó­mi­ca a los ex­tor­sio­na­do­res.

“Las re­for­mas es­truc­tu­ra­les dis­pa­ra­ron 30% el cre­ci­mien­to pa­ra in­dus­trias que re­quie­ren el trans­por­te pe­sa­do, hay una in­ver­sión muy fuer­te en­ton­ces ob­via­men­te hay que con­se­guir ese ti­po de trans­por­tes y los de­lin­cuen­tes o tie­nen en la mi­ra”, sub­ra­yó Ri­ve­ra.

Da­tos del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca in­di­can que en el ca­so es­pe­cí­fi­co de ro­bo de ca­mio­nes de car­ga en ca­rre­te­ras, en 2014 se ini­cia­ron po­co más de 550 ave­ri­gua­cio­nes pre­vias, un in­cre­men­to del 195% en un lap­so de ocho años.

Aun­que no es­tán en­tre los tres de­li­tos más fre­cuen­tes en el pro­me­dio na­cio­nal, dis­tin­tas mo­da­li­da­des de ro­bos son fre­cuen­tes a ni­vel es­ta­tal en con­tra de la in­dus­tria se­gún la EN­VE 2014, ya sea de bie­nes, de mer­can­cía, ro­bo hor­mi­ga, en­tre otros.

Gru­po Mul­ti­sis­te­mas de Se­gu­ri­dad In­dus­trial, com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en pro­tec­ción y aná­li­sis del fe­nó­meno de­lic­ti­vo que afec­ta al sec­tor, re­ve­ló que sin im­por­tar de que in­dus­tria se tra­te, lo ro­bos oca­sio­nan una pér­di­da de 10% a 15% del in­ven­ta­rio, y de 35% de las ga­nan­cias en ge­ne­ral.

Mar­cos Os­sio, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Em­pre­sas se Se­gu­ri­dad Pri­va­da (AMESP) y di­rec­tor de la di­vi­sión en Mé­xi­co de G4S Pri­va­te Se­cu­rity Ser­vi­ces, se­ña­ló que las for­mas de ro­bo son va­rias y evo­lu­cio­nan.

“For­mas hay mu­chas, des­de la ro­pa in­te­rior es­con­di­da den­tro de las pren­das de tra­ba­ja­do­res en ma­qui­la­do­ra tex­ti­les, has­ta las he­rra­mien­tas den­tro de la ba­su­ra, o el desecho de co­bre (…) El va­lor del me­tal se ha in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos cin­co o seis años y re­sul­ta atrac­ti­vo a lo de­lin­cuen­te” di­jo.

EX­TOR­SIÓN ¿VIR­TUAL?

La EN­VE 2014 ubi­ca a la ex­tor­sión co­mo el ter­cer de­li­to que más afec­ta a la in­dus­tria; 14.5% de la in­ci­den­cia to­tal con­tra el sec­tor co­rres­pon­de a es­te ilí­ci­to. Pe­ro con­tra­rio a lo que pu­die­ra pen­sar­se el asun­to no se li­mi­ta al co­no­ci­do “de­re­cho de pi­so”.

De he­cho, se­gún las ci­fras del INE­GI, 71% de las ex­tor­sio­nes se hi­zo vía te­le­fó­ni­ca o por co­rreo elec­tró­ni­co, tal co­mo ocu­rre en con­tra de las per­so­nas en ge­ne­ral. El 29% res­tan­te fue pre­sen­cial, ya sea en los ca­mi­nos o el es­ta­ble­ci­mien­to, ba­jo la mo­da­li­dad de co­bro de “de­re­cho de pi­so”.

Cabe se­ña­lar que en uno de ca­da sie­te ca­sos en pro­me­dio los in­dus­tria­les sí pa­ga­ron o aun pa­gan una can­ti­dad eco­nó­mi­ca a los ex­tor­sio­na­do­res.

De las 60,246 ex­tor­sio­nes que se co­me­tie­ron con­tra in­dus­tria­les en un año, po­co más de 12,000 co­rres­pon­die­ron al Es­ta­do de Mé­xi­co, es la en­ti­dad con la ma­yor in­ci­den­cia. Le si­guen el Dis­tri­to Fe­de­ral, Gue­rre­ro, Mi­choa­cán y Ve­ra­cruz, que en con­jun­to acu­mu­lan la ter­ce­ra par­te de to­dos los ca­sos en el país.

El Con­se­jo Ciu­da­dano de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y Pro­cu­ra­ción de Jus­ti­cia del Dis­tri­to Fe­de­ral, agru­pa­ción que por más de ocho años se ha es­pe­cia­li­za­do en la aten­ción y ma­ne­jo de las ex­tor­sio­nes, se­ña­la que las ame­na­zas te­le­fó­ni­cas de gen­te que se di­ce del cri­men or­ga­ni­za­do si­gue sien­do uno de los me­ca­nis­mos más fre­cuen­tes de ex­tor­sión.

Pe­ro tam­bién hay otras mo­da­li­da­des más re­cien­tes, ad­vir­tió el Con­se­jo, co­mo por ejem­plo man­dar so­bres, car­tas o gra­ba­do­ras con ins­truc­cio­nes pa­ra que se ha­gan de­pó­si­tos ban­ca­rios. De he­cho, con­for­me se dan a co­no­cer los for­ma­tos de­lic­ti­vos, el ham­pa ge­ne­ra nue­vos mé­to­dos.

Por su­pues­to, hay otras ex­tor­sio­nes que sí son reales y le­ta­les. Por ci­tar so­lo un ejem­plo, el año pa­sa­do el em­pre­sa­rio mi­ne­ro Ser­gio Co­ro­na Ba­rra­gán de­nun­ció an­te un me­dio na­cio­nal, que en Mi­choa­cán los cri­mi­na­les se apo­de­ra­ban has­ta del 50% de sus ga­nan­cias por co­bro de de­re­cho de pi­so y ex­tor­sión. El pa­sa­do 13 de enero fue ase­si­na­do afue­ra de su ca­sa.

El de­re­cho de pi­so no só­lo es­tá en la ope­ra­ción sino en el trán­si­to, en don­de de­lin­cuen­tes con­tro­lan el pa­so en cier­tos pun­tos.

“Hay de­re­cho de pi­so en cier­tas ru­tas, pa­ra pa­sar los ma­te­ria­les por cier­tas ru­tas so­bre­to­do del nor­te del país (…) en Ta­mau­li­pas in­clu­so hay ho­ra­rios don­de los em­pre­sa­rios tie­nen que pa­gar una cuo­ta pa­ra que pa­sen sus vehícu­los, y no pre­ci­sa­men­te es un pa­go vo­lun­ta­rio”, di­jo Os­sio Ran­gel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.