La fi­lo­so­fía ja­po­ne­sa de Brid­ges­to­ne

La fa­bri­can­te de llan­tas ope­ra en Mo­re­los ba­jo el le­ma ni­pón de ‘ser el me­jor’

Manufactura - - CONTENIDO - Ivet Ro­drí­guez/En­via­da

La fa­bri­can­te de llan­tas ope­ra en Mo­re­los ba­jo el le­ma ni­pón de ‘ser el me­jor’

CUER­NA­VA­CA, MO­RE­LOS.- En lo al­to de la plan­ta se lee la fra­se ‘dan tot­su’, dos fo­ne­mas ja­po­ne­ses que se tra­du­cen co­mo ‘el me­jor’ o ‘ser el me­jor’. La fra­se se re­pi­te en va­rias áreas de la na­ve pues, se­gún el ge­ren­te de ope­ra­cio­nes, es­ta es la fi­lo­so­fía de guía el tra­ba­jo en es­ta ins­ta­la­ción, la cual tra­ba­ja 24 ho­ras, de lu­nes a do­min­go.

Aquí tra­ba­jan 1,067 per­so­nas en dis­tin­tos tur­nos, quie­nes bus­can con­fir­mar dia­ria­men­te el le­ma om­ni­pre­sen­te en la fac­to­ría, la cual ya es­tá al ni­vel de las que la fir­ma ope­ra en Ja­pón.

De he­cho, en­tre las 50 plan­tas que Brid­ges­to­ne tie­ne en el mun­do, la de Cuer­na­va­ca es la se­gun­da más pro­duc­ti­va en Nor­tea­mé­ri­ca —por de­ba­jo de otra en Es­ta­dos Uni­dos— y la quin­ta a ni­vel glo­bal.

Ubi­ca­da a un cos­ta­do de Ga­le­rías Cuer­na­va­ca, tie­ne 100,000 me­tros cua­dra­dos des­ti­na­dos a áreas pro­duc­ti­vas. En 2009 su­frió su úl­ti­ma ex­pan­sión, pa­san­do de un vo­lu­men de pro­duc­ción dia­rio de 15,000 a 21,000 neu­má­ti­cos, ex­pli­có du­ran­te un re­co­rri­do Jo­sé Luis To­rres, ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de la plan­ta.

Las lí­neas de pro­duc­ción son fle­xi­bles, lo cual sig­ni­fi­ca que lo mis­mo sir­ven pa­ra ha­cer neu­má­ti­cos rin 13, que pa­ra los rin 22, los cua­les se man­dan a di­ver­sas plan­tas ar­ma­do­ras de au­tos com­pac­tos, pick ups y SUV’s, en el con­ti­nen­te Ame­ri­cano.

Una llan­ta se cons­tru­ye a par­tir del en­sam­ble de va­rias par­tes, en­tre las cua­les es­tán la ban­da de ro­da­mien­to, el cin­tu­rón es­ta­bi­li­za­dor, las cejas y la cuer­da tex­til. To­das se fa­bri­can por se­pa­ra­do y lue­go se in­te­gran en el área de ar­ma­do.

So­bre un tam­bor se co­lo­can los ma­te­ria­les, en­tre ocho y 12 de­pen­dien­do del ti­po de tec­no­lo­gía. Pri­me­ro van los cos­ta­dos —los cua­les lle­van las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del pro­duc­to—, lue­go se apli­ca una ca­pa se­lla­do­ra cu­ya fun­ción es evi­tar fu­gas de ai­re, y la cuer­da tex­til, que da cuer­po a la llan­ta. Es­tas tres ca­pas van preen­sam­bla­das.

A la llan­ta ‘cru­da’ se le co­lo­ca la ban­da de ro­da­mien­to, que va en con­tac­to con el pi­so. Pos­te­rior­men­te, la rue­da pa­sa al área de vul­ca­ni­za­do don­de se co­lo­ca en un mol­de, que es­tá a una tem­pe­ra­tu­ra de 174ºC. Ahí per­ma­ne­ce 14 mi­nu­tos, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que to­dos los com­po­nen­tes se in­te­gren y pa­ra que la ban­da de ro­da­mien­to to­me los di­bu­jos del mol­de.

Al final y al ini­cio de la jor­na­da, ca­da ope­ra­dor es res­pon­sa­ble de lim­piar la má­qui­na que tie­ne a su car­go. Es­to ade­más de ser un man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo, per­mi­te vi­sua­li­zar de in­me­dia­to cual­quier des­gas­te o fa­lla.

En 2014, Brid­ges­to­ne pro­du­jo en es­ta plan­ta 6.6 mi­llo­nes de uni­da­des, 60% se en­vió a las ar­ma­do­ras que ope­ran en Mé­xi­co (equi­po ori­gi­nal), 20% al mercado de re­pues­to y el res­to a la ex­por­ta­ción.†

La plan­ta em­plea a 1,067 per­so­nas en dis­tin­tos tur­nos. Gra­cias a su la­bor, la ins­ta­la­ción ya es­tá al ni­vel de las que la fir­ma ope­ra en Ja­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.