Las B2B se su­man al e-com­mer­ce

A NI­VEL MUN­DIAL YA ES UNA TEN­DEN­CIA. EN MÉ­XI­CO, TER­NIUM YA VEN­DE ACE­RO VÍA IN­TER­NET

Manufactura - - CONTENIDO - Ivet Ro­drí­guez

A ni­vel mun­dial ya es una ten­den­cia. En Mé­xi­co, Ter­nium ven­de ace­ro vía In­ter­net

El co­mer­cio elec­tró­ni­co, que ha ser­vi­do pa­ra im­pul­sar la com­pra­ven­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios en­tre co­mer­cios y con­su­mi­do­res, aho­ra re­vo­lu­cio­na la for­ma de ha­cer ne­go­cios en el ám­bi­to B2B (Bu­si­ness to Bu­si­ness).

Un aná­li­sis de la con­sul­to­ra Frost & Su­lli­van, mues­tra que el co­mer­cio B2B en lí­nea re­pre­sen­ta­rán cer­ca de 27% del co­mer­cio to­tal de las ma­nu­fac­tu­ras —unos 25 bi­llo­nes (mi­llo­nes de mi­llo­nes) de dó­la­res— en 2020.

Ge­ne­rar una or­den de com­pra en­tre un fa­bri­can­te y su pro­vee­dor to­ma has­ta una se­ma­na e im­pli­ca al­re­de­dor de ocho pa­sos, des­de que el clien­te ela­bo­ra la or­den, la va­li­da y la en­vía al pro­vee­dor, has­ta que és­te la in­gre­sa a su sis­te­ma.

Pe­ro los avan­ces tec­no­ló­gi­cos —dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, la nu­be, In­ter­net— po­drían cam­biar es­ta di­ná­mi­ca, ha­cien­do que una transac­ción que an­tes to­ma­ba días, se ha­ga en mi­nu­tos y en tres sen­ci­llos pa­sos, di­ce Fe­de­ri­co Kreusch, Test & Pro­duct Ma­na­ger de SSI-So­lu­cio­nes Soft­wa­re In­te­li­gen­te.

Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos son pun­ta de lan­za en el co­mer­cio elec­tró­ni­co B2B. El aná­li­sis de Frost & Su­lli­van pre­vé que ha­cia 2020 es­tos dos mer­ca­dos mue­van 1.2 bi­llo­nes de dó­la­res ba­jo es­te es­que­ma.

En Mé­xi­co, ya hay al­gu­nas em­pre­sas que han in­cur­sio­na­do en es­ta mo­da­li­dad.

La si­de­rúr­gi­ca Ter­nium, por ejem­plo, ya ofre­ce sus pro­duc­tos en In­ter­net. Sus clien­tes —res­pon­sa­bles del de­par­ta­men­to de com­pras de ar­ma­do­ras, plan­tas de elec­tro­do­més­ti­cos, cons­truc­to­ras— pue­den co­nec­tar­se a In­ter­net y agre­gar pedidos al ‘ca­rri­to de com­pras’ des­de su PC o Ta­blet. Bas­ta un clic y un par de se­gun­dos pa­ra que la or­den se re­gis­tre en el sis­te­ma de la si­de­rúr­gi­ca.

EL RE­TO

MDD in­vir­tió Ter­nium en el

pro­yec­to

Fuen­te: Ter­nium.

Las ma­nu­fac­tu­re­ras, sin em­bar­go, se en­fren­tan a desafíos al desa­rro­llar es­tra­te­gias de co­mer­cio elec­tró­ni­co B2B, pues a di­fe­ren­cia del entorno B2C, (Bu­si­ness to Con­su­mer), en es­te ru­bro los pre­cios son va­ria­bles y el vo­lu­men de los pedidos es ma­yor, lo que exi­ge una so­lu­ción de en­vío y lo­gís­ti­ca fle­xi­ble, se­gún Frost & Su­lli­van.

A Ter­nium, por ejem­plo, in­cur­sio­nar en el co­mer­cio le to­mó cua­tro años, de 2011 a 2014, y re­qui­rió una in­ver­sión de 162 mi­llo­nes de dó­la­res (MDD). Fue un pro­yec­to for­tui­to, que sur­gió de una ne­ce­si­dad ope­ra­ti­va, cuan­do de­ci­dió uni­fi­car sus sis­te­mas, a fin de ser más efi­cien­te.

Cé­sar Ji­mé­nez, di­rec­tor de ne­go­cios de la fir­ma, ex­pli­ca que re­sul­ta­do de la com­pra de otras em­pre­sas (co­mo Hyl­sa e Imsa), ter­mi­nó con 28 pla­ta­for­mas in­for­má­ti­cas, dis­tri­bui­das en cua­tro cen­tros de da­tos.

Ca­da plan­ta te­nía un sis­te­ma pa­ra ma­nu­fac­tu­ra, otro pa­ra ad­mi­nis­tra­ción, uno más pa­ra con­trol de la pro­duc­ción, y otro pa­ra con­so­li­da­ción fis­cal. Y eran di­fe­ren­tes en ca­da cen­tro pro­duc­ti­vo.

De­bi­do a es­to “era muy com­ple­jo lo­grar que una or­den de com­pra se cum­plie­ra en tiem­po y for­ma”, di­jo Má­xi­mo Ve­do­ya, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Ter­nium, du­ran­te la pre­sen­ta­ción oficial del pro­yec­to a sus clien­tes.

Pe­ro las opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to que la fir­ma vis­lum­bra­ba en Mé­xi­co, prin­ci­pal­men­te en el sec­tor au­to­mo­triz, le de­man­da­ba ser más ágil y efi­cien­te. “En­ton­ces de­ci­di­mos uni­fi­car nues­tras pla­ta­for­mas”, aña­de Ji­mé­nez.

Con­so­li­dar to­da la información de las áreas crí­ti­cas: pro­duc­ción, co­mer­cial, lo­gís­ti­ca, ca­li­dad, pla­nea­ción y ad­mi­nis­tra­ción, dio a la fir­ma ma­yor vi­si­bi­li­dad, lo cual le per­mi­ti­rá res­pon­der de ma­ne­ra más ágil a la de­man­da del mercado e, in­clu­so, an­ti­ci­par­se y coor­di­nar ac­cio­nes que pue­dan afec­tar la ca­de­na.

La em­pre­sa de­ci­dió ex­ten­der es­te be­ne­fi­cio a sus clien­tes, así es que mon­tó una pla­ta­for­ma en In­ter­net, a la que lla­mó Web­ser­vi­ce, don­de sus clien­tes pue­den ha­cer sus com­pras, pe­ro so­bre to­do te­ner vi­si­bi­li­dad del es­ta­tus de la or­den.

“Ten­drán la mis­ma información que no­so­tros, po­drán ver en qué fa­se pro­duc­ti­va es­tá el pe­di­do, las fe­chas de em­bar­que, cuen­tas por co­brar, e in­clu­so ba­jar sus fac­tu­ras”. Pa­ra ello, pre­car­gó en el sis­te­ma los pro­duc­tos que ca­da clien­te so­li­ci­ta con ma­yor fre­cuen­cia.

El co­mer­cio elec­tró­ni­co B2B le ha per­mi­ti­do a la si­de­rúr­gi­ca vol­ver­se más efi­cien­te. “An­tes, por ejem­plo, ha­bía un ven­de­dor des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a re­vi­sar que el pe­di­do cap­tu­ra­do coin­ci­die­ra con la or­den de com­pra”, di­ce.

Aho­ra es­to ya no es ne­ce­sa­rio, por­que la información lle­ga en au­to­má­ti­co. En­ton­ces el ven­de­dor pue­de en­fo­car­se en ac­ti­vi­da­des más es­tra­té­gi­cas, co­mo bus­car nue­vos clien­tes y ne­go­cios.

5 CUA­LI­DA­DES DEL CO­MER­CIO ELEC­TRÓ­NI­CO B2B (SE­GÚN TER­NIUM)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.