El in­ge­nie­ro es­pañol

Es con­si­de­ra­do el pa­dre de la in­ge­nie­ría mo­der­na. Su tra­ba­jo no só­lo im­pac­tó a su pa­tria, sino tam­bién a Fran­cia y Ru­sia

Manufactura - - COLUMNA -

Na­cí en el Puer­to de la Cruz, en Te­ne­ri­fe, Es­pa­ña. Des­de pe­que­ño, ma­ni­fes­té una gran ima­gi­na­ción y cu­rio­si­dad, lo que me lle­vó a in­cli­nar­me ha­cia las cien­cias ex­pe­ri­men­ta­les.

En 1778, me fui a es­tu­diar ma­te­má­ti­cas y fí­si­ca en Ma­drid. Ade­más, cur­sé es­tu­dios en aná­li­sis ma­te­má­ti­co, cálcu­lo di­fe­ren­cial e in­te­gral, teo­ría de las cur­vas y me­cá­ni­ca ana­lí­ti­ca.

Cin­co años des­pués, re­ci­bí un en­car­go de la Co­ro­na Es­pa­ño­la: la ins­pec­ción del Ca­nal Im­pe­rial de Ara­gón y el es­tu­dio de las mi­nas de Al­ma­dén.

En 1784 me tras­la­dé a Fran­cia pa­ra am­pliar mis co­no­ci­mien­tos. A par­tir de 1785 reali­cé nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes téc­ni­cas y co­men­cé a rea­li­zar es­tu­dios so­bre hi­dráu­li­ca y me­cá­ni­ca, pa­ra la crea­ción de un Ga­bi­ne­te de Má­qui­nas en Ma­drid.

Dos años des­pués, via­jé a In­gla­te­rra pa­ra ob­ser­var los avan­ces del país en ma­te­ria de ma­qui­na­ria.

A mi re­gre­so a Pa­rís, en 1789, di­se­ñé un mo­de­lo de te­lar me­cá­ni­co y cons­truí una má­qui­na eó­li­ca pa­ra des­aguar te­rre­nos pan­ta­no­sos, que in­cor­po­ré jun­to con el te­lar a la co­lec­ción de má­qui­nas pa­ra el Ga­bi­ne­te.

De­bi­do al in­mi­nen­te es­ta­lli­do de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, re­gre­sé a Ma­drid con mi co­lec­ción de má­qui­nas.

En 1792 se inau­gu­ra el Real Ga­bi­ne­te de Má­qui­nas, del que fui nom­bra­do di­rec­tor.

Un año des­pués, re­gre­sé a In­gla­te­rra, don­de per­ma­ne­cí has­ta 1796, co­mi­sio­na­do por el go­bierno es­pañol. Reali­cé pro­yec­tos y es­tu­dios so­bre ex­ca­va­do­ras, dra­gas y trans­mi­sio­nes pa­ra mo­li­nos de vien­to.

En 1798 vol­ví a Ma­drid y me con­ver­tí en el pri­mer co­mi­sa­rio de­sig­na­do de la re­cién crea­da Ins­pec­ción Ge­ne­ral de Ca­mi­nos y Ca­na­les.

Ca­si una dé­ca­da des­pués, emi­gré a Ru­sia, don­de tra­ba­jé al ser­vi­cio del zar. Du­ran­te esos años, mi la­bor con­sis­tió en la mo­der­ni­za­ción de la fá­bri­ca de ar­mas de Tu­la y la crea­ción de una dra­ga pa­ra el puer­to de Krons­tadt.

En 1822 co­men­cé a te­ner pro­ble­mas con el Zar, lo que pro­vo­có mi sa­li­da del ins­ti­tu­to y mi pos­te­rior retiro.

“Si la cien­ca no se apli­ca a las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas, su uti­li­dad es li­mi­ta­da”.

MA­YO 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.