La im­por­tan­cia del re­cur­so hu­mano en la es­tra­te­gia ‘ver­de’

Aun­que el cui­da­do al me­dio am­bien­te es un fac­tor im­por­tan­te pa­ra las com­pa­ñías, la ma­yo­ría no ha lo­gra­do in­te­grar­lo en sus sis­te­mas de ca­pi­tal hu­mano

Manufactura - - COLUMNA - POR ED­WARD E. LAW­LER III Y SU­SAN A. MORHMAN*

Una gran em­pre­sa sin Re­cur­sos Hu­ma­nos no po­dría exis­tir. Es­te de­par­ta­men­to tie­ne la ta­rea de re­clu­tar al per­so­nal, eva­luar su ren­di­mien­to y man­te­ner­lo mo­ti­va­do. Otro ele­men­to ca­da vez más im­por­tan­te pa­ra las com­pa­ñías son sus pro­gra­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad.

Las que han triun­fa­do en su im­ple­men­ta­ción en­tien­den que el con­cep­to no es un adi­ta­men­to o una se­rie de cam­pa­ñas que fa­vo­re­cen el me­dio am­bien­te, sino una par­te in­te­gral del fun­cio­na­mien­to de la em­pre­sa.

Re­sul­ta cu­rio­so en­ton­ces que los de­par­ta­men­tos de Re­cur­sos Hu­ma­nos no es­tén muy in­vo­lu­cra­dos en es­tos es­que­mas, se­gún es­tu­dios del Cen­ter for Ef­fec­ti­ve Or­ga­ni­za­tions de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia (USC).

Los in­ves­ti­ga­do­res de la USC en­tre­vis­ta­ron a eje­cu­ti­vos de Re­cur­sos Hu­ma­nos y a otros di­rec­ti­vos de va­rias em­pre­sas. En ge­ne­ral, los en­cues­ta­dos con­si­de­ran a la sus­ten­ta­bi­li­dad co­mo un fac­tor im­por­tan­te pa­ra sus com­pa­ñías.

Más de 82% cree que los pro­gra­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad po­drían te­ner un efec­to po­si­ti­vo en los in­gre­sos de su em­pre­sa. Pe­ro só­lo 51% con­si­de­ra que es­ta es­tra­te­gia jue­ga un rol im­por­tan­te en Re­cur­sos Hu­ma­nos.

Los por­cen­ta­jes dis­mi­nu­yen aún más cuan­do opi­nan so­bre el pa­pel de es­te de­par­ta­men­to en la sus­ten­ta­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va. Só­lo 3% de los eje­cu­ti­vos de Re­cur­sos Hu­ma­nos di­ce que su pa­pel es pri­mor­dial. El 13% cree que es­ta área por lo me­nos de­be­ría te­ner un pa­pel im­por­tan­te, aun­que no sea cru­cial, pe­ro só­lo 5% pien­sa que lo tie­ne ac­tual­men­te.

La ma­yo­ría de los en­tre­vis­ta­dos co­men­ta que la res­pon­sa­bi­li­dad de los pro­gra­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad re­cae, prin­ci­pal­men­te, en los al­tos eje­cu­ti­vos, sin em­bar­go, con­si­de­ran que Re­cur­sos Hu­ma­nos po­dría te­ner una par­ti­ci­pa­ción más ac­ti­va en la ope­ra­ción de és­tos que la que tie­ne aho­ra.

SOS­TE­NI­BI­LI­DAD 360

¿Có­mo po­dría el de­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos in­fluir en la sus­ten­ta­bi­li­dad? Un buen pri­mer pa­so es que la adop­te en to­dos sus pro­ce­sos in­ter­nos. Es­to no quie­re de­cir, por ejem­plo, que de­ba eli­mi­nar to­do su pa­pe­leo pa­ra aho­rrar ár­bo­les. Tam­po­co sig­ni­fi­ca que los pro­gra­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad só­lo de­ban apli­car­se al en­tre­na­mien­to del per­so­nal.

Se tra­ta de cons­truir pro­ce­sos y ac­ti­vi­da­des sus­ten­ta­bles en los prin­ci­pa­les pro­ce­sos de Re­cur­sos Hu­ma­nos. Por ejem­plo, el com­pro­mi­so de cum­plir con los pro­gra­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad de­be ser par­te de los re­qui­si­tos de con­tra­ta­ción.

Las eva­lua­cio­nes de ren­di­mien­to de­ben ba­sar­se en re­sul­ta­dos re­la­cio­na­dos con la sus­ten­ta­bi­li­dad y crear he­rra­mien­tas que re­fuer­cen es­te com­pro­mi­so.

La con­tri­bu­ción y apor­ta­ción a los pro­gra­mas ‘ver­des’ tam­bién de­be ser re­com­pen­sa­da co­mo par­te del pro­gra­ma de in­cen­ti­vos pa­ra em­plea­dos.

Es­to no su­ce­de en la ma­yo­ría de las em­pre­sas. Se­gún los eje­cu­ti­vos de di­cha área, la sus­ten­ta­bi­li­dad no es­tá in­te­gra­da en la ma­yor par­te de las ac­ti­vi­da­des de su de­par­ta­men­to o no tie­nen mu­cha in­ci­den­cia.

En ge­ne­ral, la ma­yo­ría de las em­pre­sas no ha lo­gra­do in­te­grar es­tos pro­gra­mas en sus sis­te­mas de ca­pi­tal hu­mano.

Un as­pec­to cla­ve de los pro­gra­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad en mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes son los re­por­tes de eva­lua­ción de tri­ple bot­tom li­ne, una es­tra­te­gia de ne­go­cios que bus­ca el ba­lan­ce en­tre el im­pac­to so­cial, el am­bien­tal y el fi­nan­cie­ro de una com­pa­ñía.

Se­gún los es­tu­dios de la USC, 68% de las em­pre­sas con­sul­ta­das re­co­pi­la y re­por­ta su ren­di­mien­to Tri­ple bot­tom li­ne, pe­ro es­tos re­por­tes no in­clu­yen información so­bre có­mo le afec­ta es­ta es­tra­te­gia a los em­plea­dos.

El ele­men­to so­cial o de ‘gen­te’ en los re­por­tes se en­fo­ca más en los im­pac­tos co­mu­ni­ta­rios de la or­ga­ni­za­ción, en lu­gar del bie­nes­tar de su per­so­nal.

Una ma­ne­ra de me­jo­rar el rol de Re­cur­sos Hu­ma­nos en la sus­ten­ta­bi­li­dad es cam­biar es­ta pers­pec­ti­va. Es mo­men­to de agre­gar un ele­men­to más al Tri­ple bot­tom li­ne y ha­cer una es­tra­te­gia de cua­tro.

De es­ta for­ma, las em­pre­sas de­ben se­pa­rar el im­pac­to de la or­ga­ni­za­ción en las co­mu­ni­da­des y en sus clien­tes, ade­más de su tra­to a sus em­plea­dos.

Hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra es­te cam­bio. La prin­ci­pal es que el im­pac­to de los em­plea­dos y miem­bros de la em­pre­sa es mu­cho más gran­de y directo en los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros que el del res­to de la so­cie­dad.

La me­di­ción de és­te es tam­bién mu­cho más fá­cil de lo­grar a tra­vés de he­rra­mien­tas co­mo en­cues­tas y eva­lua­cio­nes del área.

Los re­sul­ta­dos pue­den in­cluir­se en los re­por­tes pú­bli­cos de la em­pre­sa, pa­ra que em­plea­dos e in­ver­sio­nis­tas po­ten­cia­les ob­ser­ven el ni­vel de com­pro­mi­so ‘ver­de’, cual de­be in­cluir a la fuer­za la­bo­ral.

DI­PLO­MÁ­TI­CO SUS­TEN­TA­BLE

Crear y man­te­ner una es­tra­te­gia efec­ti­va en sus­ten­ta­bi­li­dad es un gran re­to pa­ra los que ad­mi­nis­tran y di­se­ñan las ope­ra­cio­nes y los pla­nes de una em­pre­sa.

En es­te ca­so, son los al­tos di­rec­ti­vos y los miem­bros de los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción quie­nes lle­van la ba­tu­ta.

Sin em­bar­go, un de­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos con en­fo­que en la sus­ten­ta­bi­li­dad pue­de ha­cer una con­tri­bu­ción im­por­tan­te al ofre­cer re­tro­ali­men­ta­ción ba­sa­da en sus pro­ce­sos de re­clu­ta­mien­to y eva­lua­ción de per­so­nal.

Es­ta información sir­ve pa­ra guiar a la em­pre­sa en sus di­se­ños or­ga­ni­za­cio­na­les, pro­ce­sos y es­tra­te­gias pa­ra lo­grar una me­jor orien­ta­ción sus­ten­ta­ble.

Tam­bién pue­de trans­mi­tir la vi­sión de los pro­gra­mas a los em­plea­dos. De­be crear pro­yec­tos de co­mu­ni­ca­ción pa­ra que los em­plea­dos en­tien­dan el com­pro­mi­so de la or­ga­ni­za­ción y que es­ta es­tra­te­gia res­pon­sa­ble for­me par­te esen­cial de su vi­sión y sus ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les.

UNA OPOR­TU­NI­DAD DES­PER­DI­CIA­DA

En ge­ne­ral, la in­ves­ti­ga­ción del Cen­ter for Ef­fec­ti­ve Or­ga­ni­za­tions su­gie­re que muy po­cas fun­cio­nes de Re­cur­sos Hu­ma­nos es­tán lo­gran­do ver­da­de­ros cam­bios en los pro­gra­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad y su efec­ti­vi­dad al in­te­rior de las or­ga­ni­za­cio­nes.

En ge­ne­ral, es­tos de­par­ta­men­tos as­pi­ran a te­ner un pa­pel mu­cho más ac­ti­vo, pe­ro to­da­vía no cum­plen la me­ta. Es­ta si­tu­ción de­be cam­biar.

De es­ta for­ma, la efec­ti­vi­dad de los es­fuer­zos de­pen­de de es­truc­tu­ras que per­mi­tan a los em­plea­dos tra­ba­jar con un com­pro­mi­so so­cial y am­bien­tal in­trín­se­co. Quie­nes di­se­ñan los pro­gra­mas tam­bién de­ben ase­gu­rar­se de que los em­plea­do­res tra­ten a su per­so­nal con la mis­ma vi­sión.

Re­cur­sos Hu­ma­nos pue­de con­ver­tir­se en un ju­ga­dor im­por­tan­te pa­ra que la sus­ten­ta­bi­li­dad no só­lo sea un pro­gra­ma, sino par­te in­te­gral de có­mo una em­pre­sa ha­ce ne­go­cios.

Hay evi­den­cia pa­ra creer que és­ta pue­de me­jo­rar si es­ta área tie­ne un pa­pel más ac­ti­vo en ella. Al mis­mo tiem­po, su fun­ción pue­de ser más efec­ti­va si adop­ta es­te rol.

Los es­tu­dios re­cien­tes no re­ve­lan si la efec­ti­vi­dad de los pro­gra­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad de­pen­de pri­me­ro del com­pro­mi­so del de­par­ta­men­to o vi­ce­ver­sa.

Sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res creen que am­bas se re­tro­ali­men­tan y se cons­tru­yen al mis­mo tiem­po. Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca que apo­yar e im­pul­sar es­tos pro­gra­mas es un ga­nar-ga­nar, tan­to pa­ra la efec­ti­vi­dad de la com­pa­ñía, co­mo pa­ra del área de Re­cur­sos Hu­ma­nos.

Se­gún los eje­cu­ti­vos de Re­cur­sos Hu­ma­nos, la sus­ten­ta­bi­li­dad no es­tá in­te­gra­da en la ma­yor par­te de las ac­ti­vi­da­des de su de­par­ta­men­to

Cor­te­sía Re­vis­ta Ex­pan­sión, edi­ción 1161.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.