RSE, lec­ción pa­ra Py­mes

El dis­cur­so que bus­ca con­ven­cer a las em­pre­sas de pen­sar en la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial co­mo un asun­to de amor al pró­ji­mo es co­sa del pa­sa­do. Hoy es obli­ga­to­rio si us­ted quie­re se­guir ga­nan­do con­tra­tos

Manufactura - - CONTENIDO - POR GEOR­GI­NA BAL­TA­ZAR

El dis­cur­so que bus­ca con­ven­cer a las em­pre­sas de pen­sar en la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial co­mo un asun­to de amor al pró­ji­mo es co­sa del pa­sa­do. Hoy es obli­ga­to­rio si us­ted quie­re se­guir ga­nan­do con­tra­tos

ada vez ma­yor nú­me­ro de em­pre­sas con­di­cio­na la com­pra a sus pro­vee­do­res con ba­se en el cum­pli­mien­to de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes am­bien­ta­les y so­cia­les, co­mo la emi­sión de con­ta­mi­nan­tes, ma­ne­jo de agua, desechos ma­te­ria­les, ges­tión de re­si­duos, ges­tión de ta­len­to, de­re­chos hu­ma­nos y re­la­ción con co­mu­ni­da­des.

El te­ma tam­bién tie­ne un tin­te eco­nó­mi­co que in­clu­ye efi­cien­cia, re­duc­ción de cos­tos e in­no­va­ción. Al­gu­nas cor­po­ra­cio­nes rea­li­zan au­di­to­rías a sus pro­vee­do­res u otor­gan cer­ti­fi­ca­cio­nes. Otras pro­mue­ven que los par­ti­ci­pan­tes en su ca­de­na de va­lor bus­quen la ma­ne­ra de ser so­cial­men­te res­pon­sa­bles y en al­gu­nos ca­sos los acom­pa­ñan.

Por ejem­plo, Volks­wa­gen es­ta­ble­ció au­di­to­rías de pro­ce­so que le han per­mi­ti­do de­tec­tar las de­bi­li­da­des de sus pro­vee­do­res, mis­mas que si se me­jo­ran per­mi­ten que es­tos suban de ca­te­go­ría en la cla­si­fi­ca­ción de su­mi­nis­tro. La con­tra­ta­ción de su­mi­nis­tra­do­res no se ba­sa en el me­jor pre­cio, en su de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co o en la ca­li­dad de sus pro­duc­tos, aho­ra tie­nen que cum­plir con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de lo­gís­ti­ca de es­ta au­to­mo­triz.

El re­to de lo­grar una sos­te­ni­bi­li­dad en la ca­de­na de su­mi­nis­tro sig­ni­fi­ca in­cor­po­rar a las mi­cro, me­dia­nas y pe­que­ñas em­pre­sas —97% de la ofer­ta em­pre­sa­rial en el país— que pro­veen ma­te­ria­les, in­su­mos o ser­vi­cios a las gran­des cor­po­ra­cio­nes.

Va­rios ex­per­tos coin­ci­den en que fal­ta orien­tar la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial pa­ra que ten­ga un im­pac­to directo en la ca­de­na de su­mi­nis­tro. “Las ac­cio­nes no son su­fi­cien­tes si to­ma­mos en cuen­ta que no só­lo son im­por­tan­tes los pro­gra­mas que im­pul­san las gran­des cor­po­ra­cio­nes, sino que apli­quen tam­bién en sus ca­de­nas de va­lor”, re­fle­xio­na Elian Sa­la­zar, coor­di­na­do­ra de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas y Pro­yec­tos Es­pe­cia­les de Res­pon­sa­ble.

Ha­ce dos años, es­ta or­ga­ni­za­ción reali­zó un es­tu­dio en el que de­tec­tó que 37% de las em­pre­sas en­cues­ta­das no lle­va a ca­bo nin­gu­na ac­ción de RSE en su ca­de­na de su­mi­nis­tro, ape­nas 24% se­lec­cio­na a sus pro­vee­do­res con ba­se en cri­te­rios so­cia­les y me­nos de 10% les rea­li­za una au­di­to­ría.

Es­ta­ble­cer un pro­gra­ma de RSE que al­can­ce a los pro­vee­do­res es tan por­que sig­ni­fi­ca mi­ni­mi­zar ries­gos. El fa­bri­can­te de te­nis y ro­pa de­por­ti­va Ni­ke fue se­ña­la­do y acu­sa­do di­rec­ta­men­te de ex­plo­ta­ción in­fan­til, cuan­do fue una de sus ma­qui­la­do­ras el que in­cu­rrió en es­ta ma­la prác­ti­ca. Ha­ce tres años, en Que­ré­ta­ro, un em­plea­do de la em­pre­sa Sam Won, pro­vee­dor de Sam­sung, fue gra­ba­do mien­tras gol­pea­ba a uno de sus sub­al­ter­nos. El es­cán­da­lo gol­peó di­rec­ta­men­te la ima­gen de la em­pre­sa co­rea­na, que tu­vo que ofre­cer dis­cul­pas por el he­cho.

“Fo­men­tar la RSE en las Py­mes sig­ni­fi­ca una re­la­ción ga­nar­ga­nar”, ase­gu­ra Sa­la­zar. Al prin­ci­pio qui­zás las mipy­mes en­tien­dan la RSE co­mo un es­fuer­zo cen­tra­do en prác­ti­cas me­dioam­bien­ta­les, co­mo ha­cer un uso efi­cien­te de la ener­gía, del agua y de las ma­te­rias pri­mas y si­gan li­nea­mien­tos pa­ra cum­plir con la es­tra­te­gia de sos­te­ni­bi­li­dad de sus clien­tes. Lue­go, di­ce la es­pe­cia­lis­ta, se­da­rán cuen­ta que es­tas efi­cien­cias se tra­du­cen en me­no­res cos­tos y ma­yo­res ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad.

RE­DUC­CIÓN

Un re­si­duo sig­ni­fi­ca una pér­di­da eco­nó­mi­ca. Los re­si­duos son ma­te­ria­les a los que ya se les in­vir­tió di­ne­ro, tra­ba­jo y tiem­po, pe­ro que no lle­ga­rán al mercado pa­ra ge­ne­rar una uti­li­dad. La prio­ri­dad en la ges­tión de re­si­duos de­be es­tar en re­du­cir la ge­ne­ra­ción de los mis­mos. Es­to se pue­de lo­grar a tra­vés de me­jo­res sis­te­mas de con­trol de ca­li­dad, re­duc­ción y sim­pli­fi­ca­ción de cam­bios de for­ma­to y eli­mi­na­ción de ma­te­ria­les de em­pa­que en ma­te­rias pri­mas, en­tre otras.

RE­UTI­LI­ZA­CIÓN

La se­gun­da al­ter­na­ti­va des­pués de la re­duc­ción de re­si­duos es la re­uti­li­za­ción, lo cual quie­re de­cir que un re­si­duo se vuel­va a uti­li­zar en su for­ma ori­gi­nal. El ejem­plo más clá­si­co son los en­va­ses re­tor­na­bles.

RE­CI­CLA­JE

La ter­ce­ra al­ter­na­ti­va en la pi­rá­mi­de de ma­ne­jo de re­si­duos es el re­ci­cla­je.

Se di­fe­ren­cia de la re­uti­li­za­ción en el he­cho de que el re­si­duo no con­ser­va su for­ma ori­gi­nal, sino que es con­ver­ti­do en al­go nue­vo. Es­ta op­ción im­pli­ca un con­su­mo ma­yor de ener­gía, tra­ba­jo y di­ne­ro, y por eso es me­nos desea­ble que la re­uti­li­za­ción.

Un ejem­plo son los en­va­ses de vi­drio no re­tor­na­bles que son cla­si­fi­ca­dos, tri­tu­ra­dos, fun­di­dos y mol­dea­dos pa­ra vol­ver a fa­bri­car en­va­ses nue­vos u otros pro­duc­tos.

RE­CI­CLA­JE ENER­GÉ­TI­CO

Cuan­do un re­si­duo no pue­de ser eli­mi­na­do, re­uti­li­za­do ni re­ci­cla­do, la cuar­ta al­ter­na­ti­va es el re­ci­cla­je ener­gé­ti­co.

Con­sis­te en in­ci­ne­rar el re­si­duo pa­ra re­cu­pe­rar ener­gía que es usa­da en otro pro­ce­so.

Aquí úni­ca­men­te pue­den uti­li­zar­se re­si­duos con al­to po­der ca­lo­rí­fi­co y es ne­ce­sa­rio que la ins­ta­la­ción cuen­te con me­di­das de se­gu­ri­dad y con­trol de emi­sio­nes.

El re­ci­cla­je ener­gé­ti­co es li­mi­ta­do, pe­ro sir­ve pa­ra evi­tar el con­su­mo de otros combustibles fó­si­les. Un ejem­plo es el uso de pe­da­ce­ría de ta­ri­mas en la­dri­lle­ras o la in­ci­ne­ra­ción con­tro­la­da de acei­tes gas­ta­dos en hor­nos ce­men­te­ros.

BA­SU­RE­RO (RE­LLENO SA­NI­TA­RIO)

La úl­ti­ma al­ter­na­ti­va es el re­lleno sa­ni­ta­rio.

Es­ta si­tua­ción no es desea­ble ya que, mien­tras que to­das las al­ter­na­ti­vas pre­via­men­te enun­cia­das re­pre­sen­tan pa­ra la em­pre­sa be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos a par­tir de los re­si­duos, de­po­si­tar en el re­lleno sa­ni­ta­rio re­pre­sen­ta una pér­di­da.

En­viar ba­su­ra al re­lleno sa­ni­ta­rio im­pli­ca pa­gar por la re­co­lec­ción y el trans­por­te, ade­más de per­der pa­ra siem­pre la opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar ma­te­ria­les úti­les pa­ra nue­vos pro­ce­sos.

Por es­to se con­si­de­ra que el en­vío al re­lleno sa­ni­ta­rio no de­be­ría ser una op­ción.

NO SÓ­LO ES ME­DIO AM­BIEN­TE

Pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo, un pro­duc­to de­be con­tar con una ca­de­na de pro­vee­do­res efi­cien­te, y que ase­gu­re ca­li­dad, cos­tos y tiem­pos de en­tre­ga. Ca­da es­la­bón re­pre­sen­ta cos­tos, fuer­za la­bo­ral, uso de ener­gía, uso de agua y ge­ne­ra­ción de re­si­duos.

“El gran re­to es pro­mo­ver una ma­yor in­te­gra­ción en las ca­de­nas pro­duc­ti­vas y que el va­lor ge­ne­ra­do no sea cap­tu­ra­do úni­ca­men­te por las em­pre­sas lí­de­res glo­ba­les”, ex­pli­ca Isa­bel Stu­der, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Glo­bal pa­ra la Sos­te­ni­bi­li­dad

(IGS) de Egade Bu­si­ness School del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey.

Las Mipy­mes, a ni­vel mun­dial, son la co­lum­na ver­te­bral de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas e in­dus­tria­les, con­tri­bu­yen­do con apro­xi­ma­da­men­te 75% de la pro­duc­ción in­dus­trial. En Mé­xi­co, es­te seg­men­to re­pre­sen­ta 99.8% de las em­pre­sas en Mé­xi­co y ge­ne­ran 73% del em­pleo y 35% de la pro­duc­ción bru­ta na­cio­nal.

“La par­ti­ci­pa­ción de los em­pre­sa­rios mi­cro, pe­que­ños y me­dia­nos es esen­cial tan­to pa­ra lo­grar una me­jo­ra en la pro­duc­ti­vi­dad del país y en las ca­de­nas de su­mi­nis­tro”, ase­gu­ra Stu­der.

En­tre las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de desa­rro­llar prác­ti­cas en es­ta ma­te­ria es­tán re­du­cir el vo­lu­men de des­per­di­cios, me­jo­rar la ima­gen pú­bli­ca de la com­pa­ñía y sus pro­duc­tos, y ob­te­ner in­gre­sos adi­cio­na­les a tra­vés de la re­duc­ción en cos­tos, lo cual ge­ne­ra aho­rros sub­se­cuen­tes por una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad a ni­vel plan­ta. Es­to de­ja en una po­si­ción más com­pe­ti­ti­va a la em­pre­sa fren­te a su entorno: tie­ne más po­si­bi­li­da­des de re­ci­bir un cré­di­to y desa­rro­llar prác­ti­cas de in­no­va­ción.

A un di­rec­tor ge­ne­ral pue­de no im­por­tar­le que la ca­pa de ozono se es­tá da­ñan­do, pe­ro reac­cio­na­ría al sa­ber que po­dría pro­du­cir lo mis­mo gas­tan­do 5% me­nos”,

Jor­ge González, KPMG Mé­xi­co.

“No es un asun­to só­lo de bon­dad o altruismo; tie­ne que ver con el im­pac­to al ne­go­cio”, ad­vier­te Jor­ge González, so­cio lí­der de Ad­mi­nis­tra­ción de Ries­gos, Go­bierno Cor­po­ra­ti­vo y Sos­te­ni­bi­li­dad de KPMG Mé­xi­co, “si una em­pre­sa adop­ta prác­ti­cas de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y re­du­ce es­te cos­to, po­drá dis­mi­nuir el pre­cio de sus pro­duc­tos, no só­lo su hue­lla eco­ló­gi­ca”.

La ecua­ción es sim­ple: “Mien­tras más emi­sio­nes de CO2 es­té ge­ne­ran­do la plan­ta, más es­tá gas­tan­do”. Ex­pli­ca: “A un di­rec­tor ge­ne­ral pue­de no pa­re­cer­le que sea su asun­to que la ca­pa de ozono se es­tá da­ñan­do, pe­ro reac­cio­na­ría al sa­ber que 40% de su es­ta­do de re­sul­ta­dos es por ener­gía y que po­dría pro­du­cir lo mis­mo gas­tan­do 5% me­nos; hay un efec­to directo en la uti­li­dad”.

Elian Sa­la­zar, de Res­pon­sa­ble, ase­gu­ra que la me­di­ción y cer­ti­fi­ca­ción de prác­ti­cas so­cial­men­te res­pon­sa­bles en la ca­de­na de va­lor es una ten­den­cia que se si­gue a ni­vel in­ter­na­cio­nal. “El Glo­bal Re­por­ting Ini­tia­ti­ve, en su más re­cien­te ver­sión (GRI G4), po­ne es­pe­cial én­fa­sis en la ma­te­ria­li­dad y los pro­vee­do­res”.

El ob­je­ti­vo de que las em­pre­sas re­por­ten ba­jo es­te es­tán­dar, no es so­la­men­te un ejer­ci­cio de ren­di­ción de cuen­tas, sino que a tra­vés de él pue­dan de­ter­mi­nar sus áreas de opor­tu­ni­dad y sa­ber dón­de es ne­ce­sa­rio ha­cer cam­bios.

Du­ran­te el Fo­ro Mé­xi­co Res­pon­sa­ble, que se lle­vó a ca­bo el pa­sa­do 12 de mar­zo en la Ciu­dad de Mé­xi­co, se des­ta­có la im­por­tan­cia de rea­li­zar un aná­li­sis de ma­te­ria­li­dad co­mo par­te de la es­tra­te­gia de RSE, a fin de iden­ti­fi­car ba­ches, ries­gos y opor­tu­ni­da­des con re­la­ción a los di­fe­ren­tes gru­pos de in­te­rés, sa­ber qué se espera de la com­pa­ñía, qué es­tán ha­cien­do los clien­tes y com­pe­ti­do­res e, in­clu­so, ver más cla­ro ha­cia dón­de van, prio­ri­zar y abrir ca­na­les de diá­lo­go. Es un ejer­ci­cio que de­be es­tar en cons­tan­te re­no­va­ción, en don­de pue­den iden­ti­fi­car­se me­jo­res prác­ti­cas, pre­gun­tar a los clien­tes có­mo per­ci­be a la em­pre­sa, qué con­si­de­ra que es­tá ha­cien­do y qué de­be­ría ha­cer. Es­te pro­ce­so tam­bién ayu­da a co­no­cer a ma­yor pro­fun­di­dad el ne­go­cio, ge­ne­rar una con­ver­sa­ción ba­sa­do en la es­tra­te­gia y crear ac­cio­nes di­ri­gi­das a fo­men­tar re­la­cio­nes sa­nas y de lar­go pla­zo.

LIS­TOS PA­RA HA­CER­LO

Re­gu­lar­men­te, las em­pre­sas que ya se de­ci­die­ron a lan­zar un pro­gra­ma de RSE no sa­ben por dón­de em­pe­zar.

A de­cir de los ex­per­tos, el pun­to de par­ti­da es con­si­de­rar que se tra­ta de una re­la­ción ga­nar-ga­nar, ya que a me­di­da que se in­cor­po­ren los pro­vee­do­res en la es­tra­te­gia, me­jo­ra­rán sus pro­ce­sos y ser­vi­cios.

La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de­be­ría ser un va­lor com­par­ti­do. Al me­jo­rar sus es­tán­da­res, las Mipy­mes pue­den in­cor­po­rar­se en otras ca­de­nas de va­lor y par­ti­ci­par de ma­ne­ra más fá­cil en las li­ci­ta­cio­nes con otros clien­tes. Se­gún Elian Sa­la­zar, “pa­ra que la

RSE sea una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, de­be es­tar re­la­cio­na­da con el nú­cleo de ne­go­cios”.

Los con­se­jos que ex­po­ne el ex­per­to de KPMG son iden­ti­fi­car son los pro­ce­sos cla­ve y de­tec­tar sus for­ta­le­zas, de­bi­li­da­des y as­pec­tos de ries­go ha­cia den­tro y ha­cia la ca­de­na; con­si­de­rar que los te­mas repu­tacio­na­les y le­ga­les se vuel­ven crí­ti­cos; iden­ti­fi­car mo­de­lo de ne­go­cio y su ca­de­na; ha­cer un au­to­aná­li­sis cons­tan­te.

Isa­bel Stu­der re­co­mien­da a las Mipy­mes re­vi­sar qué tan efi­cien­tes son sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, plan­tear cons­tan­te­men­te có­mo me­jo­rar ope­ra­cio­nes a par­tir de un en­fo­que de ecoe­fi­cien­cia, crear pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción, re­du­cir el im­pac­to en la hue­lla de car­bono y vol­ver­se más atrac­ti­vas co­mo pro­vee­do­ras de gran­des cor­po­ra­cio­nes.

El re­to es pro­mo­ver ma­yor in­te­gra­ción en las ca­de­nas pro­duc­ti­vas y que el va­lor ge­ne­ra­do no sea cap­tu­ra­do só­lo por las em­pre­sas glo­ba­les.

Ade­más de la re­vi­sión de sis­te­mas ener­gé­ti­cos pa­ra ase­gu­rar el uso efi­cien­te, la uti­li­za­ción sos­te­ni­ble del agua y la cla­si­fi­ca­ción de qué pue­de re­du­cir­se, re­uti­li­zar­se y re­ci­clar­se con un en­fo­que de economía cir­cu­lar.

En la ta­rea de in­cor­po­rar a es­te seg­men­to de mercado a ca­de­nas sos­te­ni­bles, el IGS di­se­ñó un pro­gra­ma de ase­so­rías pa­ra pro­vee­do­ras de gran­des em­pre­sas y desa­rro­lló el por­tal www.ca­de­nas

ecoe­fi­cien­tes.net, el cual pu­bli­ca al­gu­nos ca­sos de éxi­to de em­pre­sa­rios que ya es­tán in­tro­du­cien­do prác­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad.

Es­tas fir­mas han lo­gra­do re­du­cir cos­tos, in­no­var en sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos e in­tro­du­cir nue­vas tec­no­lo­gías. En­tre los ca­sos de éxi­to ex­pues­tos es­tá el de la em­pre­sa Ma­nu­fac­tu­re­ra

SOMA, que pro­du­ce de ar­tícu­los de­por­ti­vos y de via­je, la cual lo­gró ha­cer un uso más efi­cien­te de la ener­gía eléc­tri­ca y el ma­ne­jo de re­si­duos.

Des­de Ar­gen­ti­na, Fer­nan­do Le­grand, coor­di­na­dor aca­dé­mi­co de Ca­pa­ci­taR­SE, ase­gu­ra que “es muy co­mún que pro­vee­do­res que con­for­man la ca­de­na de va­lor ig­no­ren las es­tra­te­gias de

RSE de sus clien­tes”. Por ello, re­co­mien­da in­vo­lu­crar­se en ac­cio­nes de ca­pa­ci­ta­ción, tra­ba­jar con ba­se a los in­di­ca­do­res cla­ve de esas cor­po­ra­cio­nes (se­gu­ri­dad la­bo­ral y pre­ven­ción de ac­ci­den­tes), in­cor­po­rar­se co­mo alia­dos es­tra­té­gi­cos pa­ra los pro­gra­mas de la ma­te­ria y se­guir in­no­van­do en prác­ti­cas pro­pias.

En el sec­tor in­dus­trial, el de­sa­fío prin­ci­pal es­tá en “la im­ple­men­ta­ción de una po­lí­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos y de res­pe­to de los es­tán­da­res la­bo­ra­les. Am­bos te­mas, que a su vez son pi­la­res del Pac­to Glo­bal de Na­cio­nes Uni­das, les per­mi­ti­rán tra­ba­jar di­rec­ta­men­te so­bre la ges­tión de ries­gos y me­jo­rar los im­pac­tos”, re­co­no­ce Le­grand, quien aler­ta que: “el cos­to de ser res­pon­sa­ble po­dría­mos de­cir que es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al de no ser­lo. En cier­tos ca­sos, im­pli­ca ade­cuar pro­ce­sos”.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar al equi­po de li­de­raz­go de la em­pre­sa pa­ra es­tar ali­nea­dos en una mis­ma vi­sión, y es­to re­quie­re mu­cho diá­lo­go. Fi­nal­men­te, pue­de plan­tear­se la ne­ce­si­dad de rea­li­zar al­gún ejer­ci­cio de au­to­diag­nós­ti­co o re­por­te, pa­ra lo cual mu­chas em­pre­sas sue­len con­tra­tar a al­gu­na con­sul­to­ría.

De es­te mo­do, “hay em­pre­sas que in­vier­ten mu­cho en me­jo­rar en el ca­mino de la RSE por­que en­tien­den que lue­go se apli­ca la ‘teo­ría del de­rra­me’ ha­cia las áreas ope­ra­ti­vas ge­ne­ran­do los be­ne­fi­cios ya des­cri­tos. Y otras que eli­gen ha­cer lo que pue­den, co­mo pue­den y co­mo me­jor les re­sul­ta; lo cual tam­po­co es­tá mal y es me­jor que no ha­cer na­da, con­clu­ye Le­grand.

PRÁC­TI­CAS VER­DES PA­RA PY­MES

Ma­la ima­gen. Em­pre­sas co­mo Ni­ke y Sam­sung han si­do ob­je­to de crí­ti­cas por ma­las prác­ti­cas de sus pro­vee­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.