De­mo­cra­ti­za­ción, po­bre­za y ca­de­nas pro­duc­ti­vas

Manufactura - - EDITORIAL -

Sin pro­duc­ti­vi­dad no hay pros­pe­ri­dad”, la fra­se acu­ña­da en la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y ta­tua­da en el dis­cur­so pre­si­den­cial que abrió la Cum­bre In­ter­na­cio­nal de la Pro­duc­ti­vi­dad a prin­ci­pios de ju­lio, equi­va­le en la economía ac­tual a ‘des­cu­brir’ que sin agua no hay vi­da a fra­se tam­bi n jus­ti ca la en­tra­da en vi­gor de la ey pa­ra Im­pul­sar el Cre­ci­mien­to Sos­te­ni­do de la Pro­duc­ti­vi­dad y la Com­pe­ti­ti­vi­dad de la Economía Na­cio­nal, pro­mul­ga­da en ma­yo pa­sa­do, con el ob­je­ti­vo de de­mo­cra­ti ar la pro­duc­ti­vi­dad”, es de­cir que el be­ne cio del for­ta­le­ci­mien­to in­dus­trial lle­gue a las co­mu­ni­da­des y po­bla­ción más vul­ne­ra­bles.

El nom­bre de la ley es tan lar­go co­mo el va­cío que han de­ja­do, des­de el año 2000, la caí­da sis­te­má­ti­ca de la plan­ta pro­duc­ti­va en el país, la de­pen­den­cia na­cio­nal de la economía es­ta­dou­ni­den­se, la au­sen­cia (y has­ta ne­ga­ción) de una po­lí­ti­ca in­dus­trial y sus con­se­cuen­tes efec­tos en pér­di­da de con­te­ni­do de ma­nu­fac­tu­ras na­cio­na­les en la pro­duc­ción, la dis­mi­nu­ción de em­pleo y el al­za en los ín­di­ces de po­bre­za en Mé­xi­co. Los nú­me­ros que pre­sen­ta­mos en es­ta edi­ción con el ran­king de las 100 Ma­nu­fac­tu­re­ras más gran­des del país, dan cuen­ta de los ma­gros cre­ci­mien­tos de la in­dus­tria —sal­vo en el ca­so de los ru­bros au­to­mo­triz y ae­ro­náu­ti­co— y de la vul­ne­ra­bi­li­dad es­truc­tu­ral de la plan­ta pro­duc­ti­va, an­te el es­tor­nu­do nor­te­ame­ri­cano que aquí se con­vier­te en pul­mo­nía.

Así pues —tras la bo­rra­che­ra de la aper­tu­ra de mer­ca­dos, los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de co­mer­cio y la po­ca efec­ti­vi­dad en el de­sa­rro­llo de pla­nes efec­tis­tas (con in­ver­sio­nes y deu­das mi­llo­na­rias) co­mo los de in­fra­es­truc­tu­ra, la cru­za­da con­tra el ham­bre, la des­re­gu­la­ción de aran­ce­les, y has­ta la aper­tu­ra ener­gé­ti­ca con to­do y su des­an­ge­la­da Ron­da Uno— , el Go­bierno Fe­de­ral vuel­ve los ojos a la reali­dad: la fór­mu­la del cre­ci­mien­to de­be pa­sar ne­ce­sa­ria­men­te por te­ner una só­li­da plan­ta pro­duc­ti­va.

La nue­va ley pre­ten­de, a gran­des ras­gos, po­ten­ciar la in­ver­sión, pro­mo­ver cam­bios en la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va del país, for­ta­le­cer ca­de­nas de pro­vee­du­ría en­tre mipy­mes y gran­des em­pre­sas, in­te­grar el idio­ma in­glés a la educación, ele­var el con­te­ni­do tec­no­ló­gi­co y de va­lor agre­ga­do en la economía na­cio­nal, el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y el em­pleo for­mal. Pa­ra ello, se creó un Co­mi­té Na­cio­nal de Pro­duc­ti­vi­dad que ayu­da­rá al Eje­cu­ti­vo a de­ci­dir los có­mo y cuán­do de la ins­tru­men­ta­ción de es­tas po­lí­ti­cas.

Re­sar­cir 15 años de pér­di­das y ne­ga­cio­nes no se­rá fá­cil. A la ecua­ción de so­lu­cio­nes hay que agre­gar los ‘con­tra­tiem­pos’ es­truc­tu­ra­les: la de­mo­cra­ti­za­ción de la pro­duc­ti­vi­dad re­que­ri­rá de nue­vas em­pre­sas (se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y tras­pa­ren­cia), que pue­dan ope­rar en un am­bien­te de es­ta­bi­li­dad (se­gu­ri­dad pú­bli­ca) y pla­near ho­ri­zon­tes de me­diano y lar­go pla­zos (con­ti­nui­dad scal y nan­cie­ra), amén de las con­tin­gen­cias co­yun­tu­ra­les, co­mo la ba­ja del pe­tró­leo y la vo­la­ti­li­dad del dó­lar.

¿Lo­gra­rán el ob­je­ti­vo? Na­cio­nes co­mo In­dia, Co­rea y Asia en ge­ne­ral, de­mues­tran que sí es po­si­ble, pe­ro el pro­ce­so es lar­go, do­lo­ro­so y tie­ne muy po­co de de­mo­crá­ti­co. La bue­na no­ti­cia es que al­gún día ha­bía que co­men­zar, y es­pe­re­mos que de ver­dad sea aho­ra. †

“La fór­mu­la del cre­ci­mien­to de­be pa­sar por te­ner una só­li­da plan­ta pro­duc­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.