Ajus­te ener­gé­ti­co brin­da be­ne­fi­cios

Gra­cias a me­jo­ras en su pro­ce­so, Dow lo­gra aho­rros has­ta de 30%

Manufactura - - EN LA LÍNEA - -Leo­nar­do Pe­ral­ta/En­via­do

QUE­RÉ­TA­RO, QRO.- Vis­ta des­de afue­ra, la plan­ta de ca­si seis hec­tá­reas que la em­pre­sa Dow po­see en el Par­que In­dus­trial Que­ré­ta­ro pa­re­ce una ins­ta­la­ción de dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos. Sin em­bar­go, ahí pro­du­ce men­sual­men­te 2,500 to­ne­la­das de 67 emul­sio­nes acrí­li­cas, sie­te po­li­acri­la­tos y nue­ve bio­ci­das pa­ra las in­dus­trias de re­cu­bri­mien­tos y cos­mé­ti­cos.

El pro­ce­so pro­duc­ti­vo de la em­pre­sa co­mien­za con la re­cep­ción de ma­te­rial, a tra­vés de tan­ques au­to­trans­por­ta­dos o vía fe­rro­ca­rril. Di­chos in­su­mos, des­de áci­dos has­ta com­pues­tos or­gá­ni­cos, son al­ma­ce­na­dos has­ta que es mo­men­to de pro­du­cir un lo­te de pro­duc­to, lo que usual­men­te con­sis­te en la mez­cla de los in­gre­dien­tes, jun­to con ele­men­tos co­mo ca­ta­li­za­do­res, en ti­nas de reac­ción.

El ma­te­rial ter­mi­na­do es en­via­do a tra­vés de tu­be­rías, ha­cia tan­ques de has­ta 40,000 li­tros o los lla­ma­dos In­ter­me­dia­te Bulk Con­tai­ner (IBC) de 1,000 li­tros, pa­ra ser dis­tri­bui­dos a los clien­tes a tra­vés de au­to­trans­por­te o tren. Una vez ter­mi­na­do el ci­clo pro­duc­ti­vo pa­ra un lo­te, pro­ce­so que pue­de to­mar un turno de ocho ho­ras, tu­be­rías y con­te­ne­do­res son en­jua­ga­dos pa­ra fa­bri­car el si­guien­te.

Es­tas ope­ra­cio­nes im­pli­can con­su­mos sus­tan­cia­les de ener­gía. “Al­gu­nas de las ma­te­rias pri­mas que tra­ba­ja­mos re­quie­ren man­te­ner­se a tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das”, di­jo Ge­rar­do Ma­ya, en­car­ga­do de man­te­ni­mien­to. Ade­más, la plan­ta fun­cio­na de ma­ne­ra con­ti­nua, por lo que de acuer­do con cálcu­los in­ter­nos, su con­su­mo de elec­tri­ci­dad anual se apro­xi­ma a los 3,000 me­ga­watts.

Con el n de dis­mi­nuir el uso de ener­gía (tan­to de gas co­mo de elec­tri­ci­dad), des­de la dé­ca­da pa­sa­da, Dow se ha in­vo­lu­cra­do en di­ver­sas ini­cia­ti­vas, tan­to en la plan­ta de Que­ré­ta­ro co­mo en otras tres que po­see en los es­ta­dos de Tlax­ca­la y Mé­xi­co.

Pa­ra Ge­rar­do Ma­ya, al­gu­nas de las ac­cio­nes más e cien­tes en el aho­rro de ener­gía pro­vie­nen de me­jo­ras que pa­re­cen mo­des­tas, pe­ro efec­ti­vas, “Por ejem­plo, la cal­de­ra que usa­mos so­lía­mos de­jar­la en un ni­vel de ope­ra­ción jo to­do el tiem­po. De­bi­do a que nues­tros pro­ce­sos son va­ria­bles, mu­chas ve­ces se ge­ne­ra­ba ca­lor y va­por que ter­mi­na­ba sa­lien­do por el es­ca­pe, des­per­di­cian­do ener­gía”.

Así, Ge­rar­do y su equi­po se die­ron a la ta­rea de ajus­tar la ope­ra­ción de la cal­de­ra pa­ra emi­tir só­lo la can­ti­dad jus­ta de ca­lor, “lo­gra­mos re­du­cir has­ta en 30% la can­ti­dad de com­bus­ti­ble em­plea­do”.

Otros pro­yec­tos re­quie­ren so­lu­cio­nes sim­ples, pe­ro es­fuer­zos ma­yo­res. “Al prin­ci­pio, vir­tual­men­te to­das las lu­mi­na­rias de la plan­ta se en­cen­dían y apa­ga­ban con el mis­mo in­te­rrup­tor”, di­jo Luis Pa­blo Montalvo, por lo que se de­ci­dió sec­cio­nar la plan­ta en zo­nas que se en­cien­den y apa­gan de acuer­do a las ne­ce­si­da­des del área, cam­bian­do los cir­cui­tos eléc­tri­cos del sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.