Una mi­ra­da al fu­tu­ro de la ma­nu­fac­tu­ra

La fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos al me­nor cos­to ha de­ja­do de ser una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Hoy, el re­to es apro­ve­char la co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con los clien­tes y la tec­no­lo­gía

Manufactura - - COLUMNA -

l cam­bio cons­tan­te es un es­ta­do in­he­ren­te a la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra. Hoy, mi­ra­mos al pa­sa­do y ve­mos con or­gu­llo có­mo han evo­lu­cio­na­do nues­tras plan­tas, los pro­ce­sos que se rea­li­zan al in­te­rior de ellas, el uso de he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas y las per­so­nas que nos de­di­ca­mos a es­ta apa­sio­nan­te ta­rea de fa­bri­car co­sas.

Si mi­ra­mos al fu­tu­ro in­tui­mos —no sin cier­ta di cul­tad, aprehen­sión o in­clu­so mie­do—, có­mo se­rá el pa­no­ra­ma que nos espera y nos pre­gun­ta­mos si es­ta­re­mos pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar los cam­bios que trae­rá la evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía.

Es­ta co­lum­na sur­ge pa­ra apor­tar una vi­sión in­for­ma­da del fu­tu­ro, su­mi­nis­trar información de ca­li­dad so­bre ten­den­cias que afec­ta­rán nues­tro día a día y com­par­tir ha­llaz­gos.

Tam­bién ha­brá ejem­plos reales y opi­nio­nes cua­li­fi­ca­das de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor pa­ra to­do aquél in­tere­sa­do en los pro­ce­sos de in­no­va­ción dis­rup­ti­va y su im­pac­to.

El ob­je­ti­vo es que a tra­vés de es­ta ven­ta­na sea po­si­ble echar un vis­ta­zo al fu­tu­ro de la ma­nu­fac­tu­ra.

El entorno de la in­dus­tria ha cam­bia­do y se­gui­rá trans­for­mán­do­se mu­cho y muy rá­pi­do, con una mag­ni­tud inima­gi­na­ble.

El pa­ra­dig­ma fun­da­men­tal que nos ha acom­pa­ña­do has­ta aho­ra, la crea­ción de va­lor a par­tir de la fa­bri­ca­ción de ob­je­tos, evo­lu­cio­na­rá ha­cia la par­ti­ci­pa­ción en un eco­sis­te­ma abier­to.

El pro­duc­tor tra­di­cio­nal, ale­ja­do del clien­te y del ca­nal, cu­yo ob­je­ti­vo es cum­plir con la pla­ni­fi­ca­ción de pro­duc­ción que un ter­ce­ro (o un cuar­to) ela­bo­ra, ade­más de fa­bri­car al mí­ni­mo cos­to, se en­fren­ta­rá a un gran nú­me­ro de com­pe­ti­do­res sin ba­rre­ras pa­ra uti­li­zar me­dios de pro­to­ti­pa­do y di­se­ño, o pa­ra apos­tar por nue­vos ca­na­les de ven­ta o dis­tri­bu­ción.

Ellos son quie­nes di­se­ñan y fa­bri­can en con­jun­to con sus clien­tes, per­so­na­li­zan sus pro­duc­tos pa­ra ca­da ni­cho de mercado y ob­tie­nen fi­nan­cia­mien­to en mer­ca­dos abier­tos.

Ade­más, son ca­pa­ces de pro­du­cir con­tra pe­di­do, uti­li­zan las nue­vas tec­no­lo­gías y no tie­nen mie­do de com­par­tir su pro­pie­dad in­te­lec­tual, por­que ha de­ja­do de ser una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Aho­ra se en­cuen­tran a fa­vor de la co­la­bo­ra­ción abier­ta pa­ra fo­men­tar la creatividad.

A es­te entorno de­be agre­gár­se­le una ex­plo­sión ex­po­nen­cial en ma­te­ria de tec­no­lo­gía, la cual trae­rá cam­bios en ám­bi­tos co­mo ma­te­ria­les, sen­so­res, ro­bó­ti­ca, im­pre­sión 3D, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, bio­tec­no­lo­gía y bio­in­for­má­ti­ca, na­no­tec­no­lo­gía, Big da­ta & analy­tics, en­tre otras so­lu­cio­nes.

De es­ta for­ma se ob­ser­va un pa­no­ra­ma ex­tre­ma­da­men­te ri­co en opor­tu­ni­da­des de to­do ti­po pa­ra quie­nes en­tien­dan es­tas trans­for­ma­cio­nes y se­pan apro­ve­char­las a su fa­vor. Con ello, se­rá po­si­ble ge­ne­rar nue­vos mo­de­los de ne­go­cio.

Es­te es­pa­cio abor­da­rá es­tos nue­vos pa­ra­dig­mas de una ma­ne­ra cla­ra, sen­ci­lla, es­truc­tu­ra­da y, so­bre to­do, prác­ti­ca. La fi­na­li­dad es que la información es­té al al­can­ce de to­dos.

Su es­truc­tu­ra es sen­ci­lla y es­ta­rá di­vi­di­da en cin­co gran­des ru­bros. Ca­da uno ha­rá re­fe­ren­cia a los te­mas que mo­di­fi­ca­rán el es­ce­na­rio de la ma­nu­fac­tu­ra: los cam­bios en la de­man­da del con­su­mi­dor, en la na­tu­ra­le­za de los pro­duc­tos, en la tec­no­lo­gía y en los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción, ade­más de la trans­for­ma­ción de la na­tu­ra­le­za de la ca­de­na de su­mi­nis­tro.

Fi­nal­men­te, se pro­pon­drán al­gu­nas es­tra­te­gias pa­ra abor­dar es­tos cam­bios y adap­tar­los a la es­pe­ci­fi­ci­dad y ne­ce­si­da­des de los di­fe­ren­tes sec­to­res in­dus­tria­les.

Nos mo­ve­mos ha­cia un mun­do en el que es po­si­ble im­pri­mir des­de un co­che has­ta una piz­za o una ca­sa, o bien, ma­nu­fac­tu­rar ye­sos a la me­di­da, que con­tie­nen sen­so­res elec­tró­ni­cos pa­ra ace­le­rar la re­cu­pe­ra­ción de un hue­so ro­to.

En es­te es­ce­na­rio, la in­no­va­ción y la pro­pie­dad in­te­lec­tual re­sul­tan gra­tui­tas y es­tán dis­tri­bui­das en to­das par­tes, ade­más de que los vehícu­los, por ejem­plo, no tie­nen con­duc­tor. En su­ma, se tra­ta de un uni­ver­so apa­sio­nan­te, aun­que lleno de desafíos pa­ra los pro­duc­to­res.†

“Nos mo­ve­mos ha­cia un mun­do en el que es po­si­ble im­pri­mir un co­che”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.