El em­pre­sa­rio de al­tos vue­los

No ter­mi­nó la uni­ver­si­dad; en cam­bio, fun­dó una em­pre­sa que hoy es la ma­yor fa­bri­can­te de avio­nes en to­do el mun­do

Manufactura - - COLUMNA -

Na­cí en De­troit, Mi­chi­gan. Mi pa­dre lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos en 1868. Pro­ve­nía de una fa­mi­lia aco­mo­da­da de Hohen­lim­burg, Ale­ma­nia. Du­ran­te mi ado­les­cen­cia, fui en­via­do a es­tu­diar por un año a Ve­vey, en Sui­za. Des­pués con­ti­nué con mi educación en es­cue­las pú­bli­cas pri­va­das en EU. En­tre 1899 y 1902 es­tu­dié en la Es­cue­la Cien­tí­fi­ca Shef­field, en Ya­le, pe­ro nun­ca me gra­dué. En lu­gar de eso, en 1903 y con só­lo 22 años, aban­do­né la es­cue­la y me mu­dé al oes­te pa­ra co­men­zar una nue­va vi­da en Grays Har­bor, Was­hing­ton. Ahí in­cur­sio­né en el ne­go­cio de la ex­plo­ta­ción fo­res­tal. En 1910 asis­tí a una de­mos­tra­ción aé­rea en Los An­ge­les, Ca­li­for­nia. Ahí na­ció mi fas­ci­na­ción por vo­lar. Cin­co años des­pués apren­dí a pi­lo­tear y com­pré mi pri­mer avión, fa­bri­ca­do por la em­pre­sa ae­ro­es­pa­cial Mar­tin. Al re­ci­bir­lo, en oc­tu­bre de 1915, me di cuen­ta de que ha­bía un gran fu­tu­ro en la avia­ción, por lo que me in­tere­sé no só­lo en vo­lar, sino en cons­truir es­tos vehícu­los. Con es­ta idea en men­te reuní a un gru­po de téc­ni­cos pa­ra que co­men­za­rán a tra­ba­jar en el di­se­ño del pri­mer avión Boeing. En ese tiem­po, nues­tra fá­bri­ca—que in­te­gra­ba un han­gar aé­reo— se ubi­ca­ba en un pe­que­ño edi­fi­cio a las ori­llas del la­go Union, en Seattle. Bau­ti­cé a mi re­cién crea­da em­pre­sa co­mo Pa­ci­fic Ae­ro Pro­ducts. Des­de ese si­tio, rea­li­za­mos la pri­me­ra prue­ba de vue­lo. Era ju­nio de 1916. Un año des­pués, Es­ta­dos Uni­dos le de­cla­ró la gue­rra a Ale­ma­nia, por lo que mi com­pa­ñía co­men­zó a fa­bri­car avio­nes pa­ra la ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se. En ese lap­so, mi em­pre­sa cam­bió de nom­bre, pa­ra con­ver­tir­se en Boeing Air­pla­ne Com­pany. En 1929, Boeing Air­pla­ne and Trans­port Cor­po­ra­tion se con­vir­tió en Uni­ted Air­craft and Trans­port, e in­cluía va­rios seg­men­tos de ne­go­cio, co­mo ma­nu­fac­tu­ra de avio­nes, fa­bri­ca­ción de tur­bi­nas y mo­to­res y una es­cue­la pa­ra pi­lo­tos y per­so­nal de man­te­ni­mien­to en Ca­li­for­nia. En 1934, el go­bierno de EU me acu­só de prác­ti­cas mo­no­pó­li­cas, por lo que tu­ve que di­vi­dir mi em­pre­sa en tres: Uni­ted Air­craft Com­pany, Boeing Air­pla­ne Com­pany, y Uni­ted Air Li­nes. Ese mis­mo año, re­ci­bí la me­da­lla Da­niel Gug­gen­heim por mis mé­ri­tos en el sec­tor ae­ro­es­pa­cial, ven­dí mis ac­cio­nes y me re­ti­ré de la com­pa­ñía pa­ra con­ti­nuar in­vir­tien­do en ne­go­cios re­la­cio­na­dos con la ma­de­ra.

AGOS­TO 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.