TIPS PA­RA VEN­DER EN ASIA Y ORIEN­TE

Manufactura - - PORTADA -

Ha­cer ne­go­cios en Asia, Me­dio Orien­te y el nor­te de Áfri­ca es un re­to y una aven­tu­ra. Per­so­nas que han he­cho la ex­pe­rien­cia pue­den des­cri­bir as­pec­tos muy in­tere­san­tes, qui­zá exó­ti­cos, que no siem­pre co­rres­pon­den con la ima­gen de las pe­lí­cu­las y los do­cu­men­ta­les de te­le­vi­sión. Por ejem­plo, hay que te­ner en cuen­ta que a la ma­yo­ría de los mer­ca­dos ob­je­ti­vo se lle­ga por ae­ro­puer­tos ser­vi­dos por lí­neas in­ter­na­cio­na­les, y don­de tie­ne pre­sen­cia la ma­yo­ría de las ca­de­nas ho­te­le­ras, ban­cos, tar­je­tas de cré­di­to, arren­da­do­ras de au­to­mó­vi­les y em­pre­sas de ser­vi­cio.

Eso sig­ni­fi­ca que cual­quier via­je­ro que pue­da desen­vol­ver­se en in­glés o fran­cés po­drá mo­ver­se de ma­ne­ra se­gu­ra y con­se­guir el so­por­te bá­si­co. Da­da la can­ti­dad de vi­si­tan­tes y re­la­cio­nes co­mer­cia­les que se han abier­to, es po­si­ble en­con­trar con­sul­to­res, abo­ga­dos y con­ta­do­res que ayu­den a abrir un ne­go­cio, ins­ta­lar una ofi­ci­na o arre­glar con­tac­tos y en­tre­vis­tas. Pe­ro hay que es­tar aten­tos a los de­ta­lles: fue­ra de las áreas cén­tri­cas es ra­to que los le­tre­ros o se­ña­les es­tén en in­glés, de ma­ne­ra que lo­ca­li­zar un ne­go­cio o una di­rec­ción pue­de ser un pro­ble­ma.

Di­cho es­to, hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra mo­men­tos ines­pe­ra­dos. En los paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na es no­to­ria la lla­ma­da a los re­zos que se­ña­la la or­to­do­xia, y que pue­de in­vo­lu­crar a los so­cios de ne­go­cio. Mu­chas ac­ti­vi­da­des se sus­pen­den du­ran­te el mes del Ra­ma­dán, que se ri­ge por el ca­len­da­rio lunar y se ca­rac­te­ri­za por el ayuno a lo lar­go del día. En tem­plos y si­tios de reunión es usual qui­tar­se los za­pa­tos; en mu­chas so­cie­da­des se les con­si­de­ra su­cios y es de mal gus­to mos­trar las sue­las a los de­más. Tam­po­co es una no­ve­dad que en al­guno de es­tos paí­ses —Ja­pón y Chi­na, por ejem­plo—, los ba­ños pue­den ser muy di­fe­ren­tes y re­que­rir cier­to en­tre­na­mien­to (y no siem­pre usan pa­pel sa­ni­ta­rio).

Más allá de de­ta­lles prác­ti­cos que pue­den evi­tar ma­los ra­tos o si­tua­cio­nes em­ba­ra­zo­sas, los ne­go­cios tie­nen sus re­glas. En los cen­tros eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros la pun­tua­li­dad es de ri­gor, y los em­pre­sa­rios lo­ca­les es­pe­ran el cum­pli­mien­to de to­dos los com­pro­mi­sos, in­clu­so los ver­ba­les. Pues­to que son cul­tu­ras muy je­rar­qui­za­das, los sa­lu­dos y pre­sen­ta­cio­nes son más for­ma­les, aun­que son to­le­ran­tes fren­te a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de afec­to usua­les en Mé­xi­co. De to­dos mo­dos, los abra­zos y una ex­ce­si­va cer­ca­nía fí­si­ca de­ben evi­tar­se. En Sin­ga­pur y en otras lo­ca­cio­nes, la en­tre­ga de las tar­je­tas per­so­na­les se ha­ce de una ma­ne­ra ce­re­mo­nio­sa, con las dos ma­nos y una pe­que­ña re­ve­ren­cia, y de esa for­ma de­ben ser re­ci­bi­das y re­tri­bui­das.

Con­tra lo que ocu­rre en Mé­xi­co, en las co­mi­das nun­ca se ha­bla de ne­go­cios; se espera que ca­da par­te ofrez­ca al­gu­nas pa­la­bras de re­co­no­ci­mien­to, in­clu­so pe­que­ños ob­se­quios.

En po­cas pa­la­bras, los em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos que de­ci­dan vi­si­tar es­tos mer­ca­dos de­ben es­tar abier­tos a nue­vas ex­pe­rien­cias, cos­tum­bres y, por su­pues­to, ali­men­tos. Por eso es bue­na idea apro­ve­char­se de la tec­no­lo­gía y la información dis­po­ni­ble so­bre los paí­ses que se van a vi­si­tar. Así co­mo los em­pre­sa­rios asiá­ti­cos via­jan a Eu­ro­pa y Amé­ri­ca pa­ra pro­mo­ver sus ne­go­cios, es­tá pre­vis­to que los me­xi­ca­nos ha­gan lo pro­pio en Asia y Me­dio Orien­te. Y co­mo en to­das las re­la­cio­nes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les, es­tá bien vis­to que ca­da quien ha­ga el es­fuer­zo de com­pren­der a los de­más. Eso in­clu­ye, por ejem­plo, sa­lu­dar a un co­le­ga chino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.