In­sec­ti­ci­das más eco­ló­gi­cos

Una de las ten­den­cias en es­te sec­tor es la uti­li­za­ción de com­po­nen­tes or­gá­ni­cos, co­mo ex­trac­tos de plan­tas

Manufactura - - EN LA LÍNEA - -Ga­brie­la Rivera

La in­dus­tria mexicana de los in­sec­ti­ci­das tra­ba­ja en el desa­rro­llo de sus­tan­cias quí­mi­cas me­nos tó­xi­cas, pe­ro lo su cien­te­men­te po­ten­tes pa­ra ex­ter­mi­nar al mos­qui­to trans­mi­sor del den­gue y la chi­kun­gu­ña.

Pa­ra lo­grar­lo, ca­da año in­vier­te 10 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) en la in­ves­ti­ga­ción de com­po­nen­tes or­gá­ni­cos, men­cio­na Froy­lán Avendaño, pre­si­den­te de Pro­tec­ción de Cul­ti­vos, Cien­cia y Tec­no­lo­gía (Proccyt), or­ga­nis­mo que agru­pa a com­pa­ñías fa­bri­can­tes de in­sec­ti­ci­das y pla­gui­ci­das.

Hoy, las em­pre­sas ana­li­zan las sus­tan­cias pro­ve­nien­tes de ores y plan­tas, co­mo el cri­san­te­mo, ade­más de bac­te­rias. Un ejem­plo es Spi­no­sad, un in­sec­ti­ci­da ela­bo­ra­do a par­tir de la fer­men­ta­ción de la bac­te­ria Sac­cha­ro­polys­po­ra spi­no­sa, la cual se­cre­ta una sus­tan­cia que ma­ta los hue­vos y las lar­vas que se de­po­si­tan en los tan­ques de al­ma­ce­na­mien­to de agua.

mi­llo­nes de dó­la­res es el va­lor del mer­ca­do de los in­sec­ti­ci­das

en Mé­xi­co.

“La ten­den­cia es ha­cia los or­gá­ni­cos. En­tre me­nos sin­té­ti­co es el pro­duc­to, me­nos re­sis­ten­cia crea el mos­qui­to y me­nos da­ño hay ha­cia los hu­ma­nos. Aho­ra te­ne­mos lar­vi­ci­das, (pe­ro) en dos años ten­dre­mos pro­duc­tos or­gá­ni­cos pa­ra com­ba­tir el mos­qui­to adul­to”, in­di­ca Al­fon­so Flo­res, re­pre­sen­tan­te de la em­pre­sa Pu­blic Health Supply and Equip­ment en Mé­xi­co. Mien­tras tan­to, la in­dus­tria tam­bién tra­ba­ja con sus­tan­cias quí­mi­cas me­nos tó­xi­cas, co­mo el al­cohol eto­xi­la­do, que rom­pe la ten­sión del agua e im­pi­de la re­pro­duc­ción de los mos­qui­tos.

“Se han desa­rro­lla­do nue­vos gru­pos quí­mi­cos con per les eco­to­xi­co­ló­gi­cos más ami­ga­bles. Las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción son desa­rro­llar pro­duc­tos más es­pe­cí cos, me­nos re­si­dua­les y con do­sis de apli­ca­ción más re­du­ci­das”, in­di­ca Avendaño, tam­bién ge­ren­te de ne­go­cio de agro­quí­mi­cos de BASF Mé­xi­co. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.