Lle­gó la era de la ma­nu­fac­tu­ra in­te­li­gen­te

Pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de los con­su­mi­do­res, los fa­bri­can­tes de­ben di­se­ñar nue­vas for­mas de cap­tu­rar el va­lor de un pro­duc­to, ade­más de ofre­cer nue­vos ser­vi­cios

Manufactura - - COLUMNA - So­cio Res­pon­sa­ble de Ma­nu­fac­tu­ra de De­loit­te Consulting Group Me­xi­co. BJua­nes@de­loit­temx.com

n co­lum­nas an­te­rio­res, re­vi­sa­mos có­mo los cam­bios en la de­man­da, los pa­tro­nes, los per­fi­les, las ac­ti­tu­des y los há­bi­tos de los con­su­mi­do­res es­tán afec­tan­do a los fa­bri­can­tes. En las pró­xi­mas, ana­li­za­re­mos a de­ta­lle la ma­ne­ra en que los cam­bios en la na­tu­ra­le­za de los pro­duc­tos mo­di­fi­ca­rá las re­glas del jue­go, tan­to o más que el fac­tor an­te­rior.

Los fa­bri­can­tes (tan­to los ac­tua­les, co­mo los nue­vos ju­ga­do­res) ten­drán que di­se­ñar nue­vas ma­ne­ras de cap­tu­rar el va­lor aso­cia­do al pro­duc­to, más allá de sí mis­mo. Ten­drán que pen­sar en él co­mo una pla­ta­for­ma o un ser­vi­cio en el que un ter­ce­ro pue­da par­ti­ci­par pa­ra ge­ne­rar más va­lor que el de­ri­va­do de su ven­ta.

Así, los pro­duc­tos sim­ples se es­tán vol­vien­do más in­te­li­gen­tes y co­nec­ta­dos. A la vez, es­tá cam­bian­do la ma­ne­ra en la que los con­su­mi­do­res ven y los uti­li­zan, re­de­fi­nien­do tan­to los fac­to­res que de­ter­mi­nan su va­lor, co­mo la ma­ne­ra en que las em­pre­sas pue­den cap­tu­rar­lo.

Mien­tras las pren­das de ves­tir se con­vier­ten en ‘ves­ti­bles’, los au­to­mó­vi­les en smart, y el alum­bra­do en ‘ilu­mi­na­ción in­te­li­gen­te’, la pre­gun­ta es ¿a dón­de irán la ma­yor par­te de los be­ne­fi­cios?, ¿al fa­bri­can­te del pro­duc­to, al due­ño de la pla­ta­for­ma de soft­wa­re, al crea­dor de la app que ha­ce que el pro­duc­to ad­quie­ra vi­da, o a la em­pre­sa que ge­ne­ra opinión y re­co­men­da­cio­nes a par­tir de los da­tos ob­te­ni­dos?

Las pre­gun­tas que se plan­tean van mu­cho más allá de los desafíos téc­ni­cos de fa­bri­ca­ción. A me­di­da que los pro­duc­tos ge­ne­ren y trans­mi­tan más in­for­ma­ción, ¿cuán­to va­lor ten­drán los ob­je­tos en sí, y cuán­to los da­tos que ge­ne­ran o las opi­nio­nes que pue­dan de­ri­var?

¿Y qué hay de la op­ción de re­di­se­ñar los pro­duc­tos co­mo pla­ta­for­mas fí­si­cas, en el cen­tro de un eco­sis­te­ma abier­to en el que ter­ce­ras par­tes cons­tru­yan adi­cio­nes mo­du­la­res? Ca­da una de es­tas pre­gun­tas im­pli­ca un cam­bio en la na­tu­ra­le­za de los pro­duc­tos, así co­mo una trans­for­ma­ción to­da­vía ma­yor al crear y cap­tu­rar va­lor.

DE SIM­PLE A IN­TE­LI­GEN­TE

La apa­ri­ción de pro­duc­tos con ca­rac­te­rís­ti­cas tec­no­ló­gi­cas co­mo los ras­trea­do­res de ac­ti­vi­dad (smart­wat­ches, smart­bands…) son só­lo un ejem­plo del cam­bio que se ave­ci­na. En el fu­tu­ro, mu­chos de los ar­tícu­los ac­tua­les se vol­ve­rán ‘in­te­li­gen­tes’ ba­jo el pa­ra­guas del In­ter­net de co­sas (IoT).

La com­bi­na­ción de sen­so­res, co­nec­ti­vi­dad y hard­wa­re ex­ten­de­rá la in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal pa­ra abar­car ta­reas, pro­ce­sos y ope­ra­cio­nes que an­tes per­te­ne­cían al mun­do analó­gi­co. La con­sul­to­ra Gart­ner pre­di­ce que, pa­ra 2020, el IoT in­clui­rá ca­si 26,000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos.

Es­ta evo­lu­ción en la co­nec­ti­vi­dad e in­te­li­gen­cia de los pro­duc­tos ge­ne­ra­rá múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des pa­ra los fa­bri­can­tes. Al­gu­nos de es­tos ar­tícu­los in­cor­po­ran soft­wa­re com­ple­jo o in­ter­ac­túan con otros dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes, mien­tras que otros uti­li­zan ma­te­ria­les avan­za­dos —co­mo po­lí­me­ros elec­tro­ac­ti­vos o bi­me­ta­les tér­mi­cos—, pa­ra adap­tar­se con­ti­nua­men­te a las ne­ce­si­da­des de los usua­rios.

Con­for­me au­men­te su com­ple­ji­dad, se vol­ve­rá ex­po­nen­cial­men­te más di­fí­cil pa­ra un so­lo fa­bri­can­te desa­rro­llar to­do el ran­go de hard­wa­re y soft­wa­re de ma­ne­ra au­tó­no­ma.

DE PRO­DUC­TO A PLA­TA­FOR­MA

A me­nu­do pen­sa­mos en pla­ta­for­mas en tér­mi­nos de soft­wa­re, co­mo iOS y An­droid. Sin em­bar­go, tam­bién pue­den exis­tir fue­ra del mun­do di­gi­tal. Una pla­ta­for­ma es cual­quier am­bien­te con es­tán­da­res jos y mo­de­los de ges­tión que fa­ci­li­tan la par­ti­ci­pa­ción y las in­ter­ac­cio­nes de ter­ce­ros. A tra­vés de es­tos es­tán­da­res pue­den unir­se y co­la­bo­rar, ex­ten­dien­do su fun­cio­na­li­dad.

Por ejem­plo, los pro­duc­tos del fa­bri­can­te de mue­bles IKEA son con­si­de­ra­dos pla­ta­for­mas pa­ra el desa­rro­llo y la in­ter­ac­ción de ter­ce­ros (in­clu­so sin el con­sen­ti­mien­to de la com­pa­ñía) en webs que fa­ci­li­tan el ‘hac­keo’, me­dian­te fo­to­gra­fías e ins­truc­cio­nes en Ikeahac­kers.net. Ade­más, en My­kea (thi­sismy­kea. com), es po­si­ble en­viar di­se­ños pa­ra trans­for­mar los mue­bles es­tán­dar de la fir­ma. En la pró­xi­ma en­tre­ga ha­bla­re­mos so­bre otras pla­ta­for­mas y ser­vi­cios. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.