EL GE­NIO ME­XI­CANO

Manufactura - - COLUMNA -

“Des­de ni­ño su­pe que que­ría es­tu­diar Ma­te­má­ti­cas”, co­men­ta. Es­te de­seo, lo lle­vó a es­tu­diar una Li­cen­cia­tu­ra en Ma­te­má­ti­cas en el IPN, des­pués una maes­tría en la mis­ma ca­rre­ra y a la par otra en Eco­no­mía, en la UNAM. Pos­te­rior­men­te co­no­ció al pro­fe­sor El­mar Alt­va­ter, quien de in­me­dia­to no­tó la in­te­li­gen­cia del jo­ven y le su­gi­rió es­tu­diar un Doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad Li­bre de Ber­lín (FU, por sus si­glas en ale­mán).

Así, a los 26 años em­pren­dió un nue­vo ca­mino acom­pa­ña­do de su es­po­sa Mar­ga­ri­ta y su hija Ta­nia. “Nun­ca tu­ve nin­gún pro­ble­ma en la uni­ver­si­dad en Ber­lín, to­do fue muy mul­ti­cul­tu­ral, mis cir­cuns­tan­cias hu­bie­ran si­do di­fe­ren­tes si hu­bie­ra lle­ga­do co­mo me­se­ro, pe­ro lle­gué con co­no­ci­mien­tos de ale­mán y fui bien re­ci­bi­do”.

A la par de es­tu­diar su maes­tría en la FU, tam­bién reali­zó es­tu­dios de in­te­li­gen­cia ar­ti cial y des­de 1977 ha tra­ba­ja­do en la do­cen­cia. El pro­fe­sor cuen­ta con el má­xi­mo gra­do aca­dé­mi­co que se pue­de te­ner en Ale­ma­nia: la Ha­bi­li­ta­ción en el área de Cien­cias de la Compu­tación. Se tra­ta de un gra­do adi­cio­nal y pos­te­rior al doc­to­ra­do, que só­lo exis­te en ese país.

En 1989 di­se­ño una compu­tado­ra ‘Pro­log’ pa­ra apli­ca­cio­nes de in­te­li­gen­cia ar­ti cial. Por sus re­sul­ta­dos en es­te cam­po, la Uni­ver­si­dad Martin-Lu­te­ro de Ha­lle, en Ale­ma­nia, lo nom­bró pro­fe­sor ti­tu­lar, en 1994. Pos­te­rior­men­te, la Uni­ver­si­dad Li­bre de Ber­lín le ofre­ció ins­ta­lar un la­bo­ra­to­rio de In­te­li­gen­cia Ar­ti cial, por lo que acep­tó la ofer­ta. Ac­tual­men­te, Ro­jas es el lí­der del ‘Dah­lem Cen­ter for In­te­lli­gent Sys­tems’ y es pro­fe­sor de Cien­cias de la Compu­tación y Ma­te­má­ti­cas en la Uni­ver­si­dad Li­bre de Ber­lín. Así, ha de­di­ca­do más de la mi­tad de su vi­da a la do­cen­cia y la in­ves­ti­ga­ción.

OTROS PRO­YEC­TOS

Ac­tual­men­te, el doc­tor no só­lo con­ti­núa tra­ba­jan­do en AutoNOMOS, sino tam­bién en el desa­rro­llo de una si­lla de rue­das in­te­li­gen­te. Es­te pro­yec­to pue­de ayu­dar a per­so­nas con pa­rá­li­sis to­tal, ya que les per­mi­te ma­ne­jar la si­lla a tra­vés de comandos ver­ba­les o con­tro­la­dos con on­das ce­re­bra­les. Otro es E-Chalk, el sa­lón de cla­ses del fu­tu­ro.

Di­ce que con­ti­nua­rá con su la­bor de in­ves­ti­ga­ción du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años, ya que cum­pli­rá 65 años, edad en la que es obli­ga­to­rio ju­bi­lar­se en Ale­ma­nia. “Me ten­go que apu­rar pa­ra ter­mi­nar y ver los re­sul­ta­dos de los pro­yec­tos, co­mo el sa­lón in­te­li­gen­te”, que es­ta­rá lis­to en 2016.†

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.