La fór­mu­la del éxi­to

La em­pre­sa ja­po­ne­sa lle­va el ADN de ma­nu­fac­tu­ra es­bel­ta en sus ve­nas, pe­ro le aña­dió su to­que

Manufactura - - AUTO MOTRIZ -

Soi­chi­ro Hon­da te­nía 11 años cuan­do vio por pri­me­ra vez un au­to­mó­vil. El ar­te­fac­to lo in­quie­tó tan­to que, cuan­do cum­plió 15, se fue a To­kio a tra­ba­jar co­mo apren­diz en Art Sho­kai, un ta­ller que en 1920 se de­di­ca­ba a la re­pa­ra­ción de au­tos. Allí pa­só 16 años en ta­reas de in­ge­nie­ría in­tros­pec­ti­va.

Cuan­do Hon­da de­jó su tra­ba­jo pa­ra fun­dar su pro­pia com­pa­ñía, en 1936, no pen­só en una ar­ma­do­ra, sino que de­ci­dió arran­car con la fa­bri­ca­ción de com­po­nen­tes. Así fun­dó la em­pre­sa To­kai Sei­ki, de­di­ca­da a la fa­bri­ca­ción de ani­llos pa­ra pistones, la cual con­si­guió pro­du­cir de for­ma ma­si­va des­pués de tres años de ar­dua in­ves­ti­ga­ción y múl­ti­ples fra­ca­sos. Pos­te­rior­men­te, le ven­dió es­ta com­pa­ñía a To­yo­ta Mo­tor.

Su fá­bri­ca, sin em­bar­go, que­dó en rui­nas tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, así es que Hon­da dio un gi­ro al ne­go­cio y se de­di­có a adap­tar e ins­ta­lar pe­que­ños mo­to­res a bi­ci­cle­tas. No obs­tan­te, cuan­do el su­mi­nis­tro de com­po­nen­tes es­ca­seó, el em­pre­sa­rio se aven­tu­ró a desa­rro­llar su pro­pio mo­tor.

A par­tir de es­te pro­duc­to de­ri­vó una lí­nea de en­sam­ble de mo­to­ci­cle­tas y, 13 años des­pués, de au­to­mó­vi­les. Así, en 1948 na­ció Hon­da Mo­tor Co., con un ca­pi­tal ini­cial de un mi­llón de ye­nes (al­re­de­dor de 100,000 pe­sos ac­tua­les).

“La in­ge­nie­ría sin per­so­na­li­dad no tie­ne va­lor”, de­cía Hon­da a sus em­plea­dos. Él pe­día a sus tra­ba­ja­do­res crear di­se­ños ‘ami­ga­bles’, pues es­ta­ba con­ven­ci­do de que los pro­duc­tos no de­bían dar pro­ble­mas a los clien­tes, una pre­mi­sa que se con­vir­tió en la ba­se de la lo­so­fía de ma­nu­fac­tu­ra de la rma ja­po­ne­sa.

Es­ta idea lo lle­vó a con­cen­trar­se en la e cien­cia de los mo­to­res de sus vehícu­los en ple­na cri­sis del pe­tró­leo, en los años 70, cuan­do el pre­cio de la ga­so­li­na subió 30%, lue­go de que los in­te­gran­tes de la Or­ga­ni­za­ción de Paí­ses Ex­por­ta­do­res de Pe­tró­leo in­te­rrum­pie­ran el abas­to de cru­do a otros paí­ses.

Co­mo re­sul­ta­do de es­ta es­tra­te­gia, el mo­de­lo Ci­vic, por ejem­plo, se con­vir­tió en lí­der de ven­tas du­ran­te esa dé­ca­da y en el pri­mer au­to en cum­plir con las nor­mas am­bien­ta­les de la ley fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se, US Clean Air Act.

Has­ta aho­ra, Hon­da si­gue el a su lo­so­fía, tra­ba­ja con al­gu­nos de sus pro­vee­do­res, co­mo la ace­re­ra Ar­ce­lo­rMit­tal, pa­ra desa­rro­llar com­po­nen­tes más li­ge­ros que le per­mi­tan re­du­cir el pe­so de al­gu­nos mó­du­los y, en con­se­cuen­cia, ali­ge­rar los vehícu­los.

El año pa­sa­do, la rma anun­ció una re­duc­ción de 125 kg en el pe­so de la ca­rro­ce­ría del mo­de­lo de su mar­ca Acu­ra, en com­pa­ra­ción con el mo­de­lo 2013.

Me­nos es más. La filosofía de la ja­po­ne­sa con­si­de­ra que en­tre más cam­bios de he­rra­men­ta­les o colores de pin­tu­ra se ha­gan, se pier­den más in­su­mos y tiem­po.

NO­VIEM­BRE 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.