Primero el mé­to­do

Or­den y pre­vi­sión son dos con­cep­tos que la ar­ma­do­ra ale­ma­na an­te­po­ne a cual­quier ope­ra­ción

Manufactura - - AUTO MOTRIZ -

La ar­ma­do­ra aún no co­lo­ca la pri­me­ra pie­dra de la plan­ta que cons­tru­ye en San Luis Po­to­sí, Mé­xi­co, pe­ro ya abrió un cen­tro de ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca pa­ra for­mar a los téc­ni­cos que arran­ca­rán el com­ple­jo en 2019.

Es­to no es ca­sua­li­dad, pues pa­ra la rma ale­ma­na, la cla­ve pa­ra ga­ran­ti­zar la ca­li­dad en sus vehícu­los pre­mium son los em­plea­dos.

“Si tie­nes una compu­tado­ra, pe­ro no sa­bes có­mo usar­la, no tie­ne nin­gún sen­ti­do. Lo mis­mo ocu­rre en la lí­nea de pro­duc­ción”, men­cio­na Hermann Boh­rer, pre­si­den­te y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de plan­ta San Luis Po­to­sí.

Las plan­tas de es­tán al­ta­men­te au­to­ma­ti­za­das, en la de Leip­zig, por ejem­plo, el en­sam­ble de los mo­de­los i3 e i8 co­rre a car­go de unos 100 ope­ra­do­res y 250 ro­bots. “Hay una lí­nea don­de se pue­de vol­tear la ca­rro­ce­ría, pa­ra que el ope­ra­dor ob­ser­ve que la ca­li­dad es­tá per­fec­ta”, di­ce Boh­rer. “Pe­ro no sir­ve de na­da te­ner plan­tas al­ta­men­te au­to­ma­ti­za­das si la gen­te no sa­be có­mo fun­cio­nan los ro­bots y los equi­pos”, aña­de.

BMW, al igual que otras au­to­mo­tri­ces ale­ma­nas, apues­ta por el mo­de­lo de edu­ca­ción dual pa­ra ca­pa­ci­tar a la gen­te, que con­sis­te en com­bi­nar la for­ma­ción teó­ri­ca con prác­ti­cas en el pi­so de pro­duc­ción.

En el ca­so de la plan­ta de San Luis Po­to­sí, los téc­ni­cos cur­sa­rán un año en la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de ese es­ta­do y lue­go pa­sa­rán dos años en el cen­tro de en­tre­na­mien­to pa­ra es­pe­cia­li­zar­se en al­guno de los pro­ce­sos.

Boh­rer lle­ga des­de la plan­ta de Mú­nich a di­ri­gir la nue­va locación y, por aho­ra, su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es la pre­pa­ra­ción de los lí­de­res de equi­po que arran­ca­rán la plan­ta jun­to con él. “Un buen ma­na­ge­ment con­sis­te en de­tec­tar el ta­len­to de la gen­te y en­cau­sar­lo, eso es lo que yo le quie­ro trans­mi­tir al equi­po”.

El di­rec­ti­vo no cree en fór­mu­las pre­de­ter­mi­na­das, aun­que él ha par­ti­ci­pa­do en el arran­que de va­rias plan­tas (Su­dá­fri­ca, Es­ta­dos Unidos, Reino Uni­do), y ase­gu­ra que, en el ca­so de Mé­xi­co, ten­drá una es­tra­te­gia di­fe­ren­te.

“Ca­da ex­pe­rien­cia es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. La ma­qui­na­ria y los equi­pos pue­den ser los mis­mos en to­das las plan­tas, pe­ro la gen­te es di­fe­ren­te. Es­to ha­ce que ca­da plan­ta ten­ga su pro­pia di­ná­mi­ca pro­duc­ti­va”, agre­ga.

Du­ran­te sus es­tan­cias en Mé­xi­co (aún vi­ve en Mú­nich, por lo que va y vie­ne cons­tan­te­men­te), Boh­rer per­ci­be dos cua­li­da­des en la gen­te “son muy exi­bles y par­ti­cu­lar­men­te há­bi­les pa­ra los tra­ba­jos ma­nua­les. Los ale­ma­nes so­mos más es­truc­tu­ra­dos. Creo que sal­drán bue­nas co­sas de es­ta com­bi­na­ción”, di­ce.

OR­DEN ANTE TO­DO

Son las 9:00 de la noche y 10 co­men­sa­les pi­den una me­sa al ca­pi­tán del res­tau­ran­te del ho­tel Wes­tin, ubi­ca­do en el cen­tro de la ciu­dad ale­ma­na de Leip­zig. El ca­pi­tán in­di­ca que só­lo se pue­den ocu­par al­gu­na de las me­sas del fon­do, pues las ubi­ca­das en la pri­me­ra sec­ción ya es­tán aco­mo­da­das pa­ra el de­sa­yuno del día si­guien­te. Ta­sas de ca­fé, ser­vi­lle­tas, azú­car, pla­tos y cu­bier­tos so­bre los man­te­les de te­la. Im­po­si­ble cam­biar el or­den dis­pues­to.

– Hermann Boh­rer, BMW.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.