La re­vo­lu­ción de las má­qui­nas

Manufactura - - EDITORIAL - LOS EDI­TO­RES

La era de la es­ca­sez po­dría te­ner sus días con­ta­dos, pa­ra dar pa­so a la era del Nue­vo Cre­ci­mien­to (New Growth). Una fa­se en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ba­sa­da en la ri­que­za que ge­ne­ra­rán las má­qui­nas que, en un fu­tu­ro muy cer­cano, se­rán ca­pa­ces de to­mar su pro­pias de­ci­sio­nes pa­ra pro­du­cir, per­so­na­li­zar y aten­der de for­ma efec­ti­va, y a ba­jo cos­to, la ma­nu­fac­tu­ra de una can­ti­dad in­men­sa de pro­duc­tos, que ha­rán po­si­ble, por ejem­plo, di­se­ñar y or­de­nar un au­to­mó­vil en lí­nea que lue­go de ‘im­pri­mir­se’ se en­tre­ga­rá a do­mi­ci­lio.

Por más fu­tu­ris­ta que sue­nen es­tas ideas, pro­pues­tas por Erik Bryn­jolfs­son y An­drew McA­fee en su li­bro The se­cond age of ma­chi­ne (edi­ta­do por el MIT), es­tán ba­sa­das en mu­chas de las in­no­va­cio­nes que hoy es­tá adop­tan­do la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, co­mo los pa­ra­dig­mas de In­dus­tria 4.0, la au­to­ma­ti­za­ción de plan­tas, la im­pre­sión 3D, el aná­li­sis de Big Da­ta, la evo­lu­ción del Nears­ho­re y otras me­ga­ten­den­cias que con­du­cen ha­cia lo que ya mu­chos lla­man una nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial.

En la his­to­ria de por­ta­da de es­ta edi­ción, Ma­nu­fac­tu­ra pre­sen­ta no só­lo cuá­les son las nue­vas ten­den­cias, sino el im­pac­to que, en opi­nión de va­rios lí­de­res in­dus­tria­les y aca­dé­mi­cos, ten­drán en la in­dus­tria me­xi­ca­na, don­de te­mas co­mo el uso in­te­li­gen­te de la ener­gía tam­bién se su­man a los que las em­pre­sas de­be­rán aten­der.

Sin em­bar­go, la tec­no­lo­gía y la au­to­ma­ti­za­ción no son las úni­cas preo­cu­pa­cio­nes pa­ra los fa­bri­can­tes. En con­tras­te, pro­po­ne­mos tam­bién una re­vi­sión so­bre las ne­ce­si­da­des que de­be aten­der el país en cuan­to al res­ca­te, —des­pués de va­rias dé­ca­das de des­man­te­la­mien­to— de una nue­va po­lí­ti­ca in­dus­trial.

Una de las ma­yo­res coin­ci­den­cias en la Cum­bre de Ne­go­cios, —un fo­ro que reúne a los em­pre­sa­rios más po­de­ro­sos del país, rea­li­za­da ha­ce al­gu­nas se­ma­nas en Gua­da­la­ja­ra— es que hay al­gu­nos pa­ra­dig­mas que es­tán cam­bian­do el de­ve­nir eco­nó­mi­co del país y que tie­nen es­pe­cial eco en la ma­nu­fac­tu­ra. Uno de ellos es que Mé­xi­co pa­só de ser un atrac­tor de In­ver­sión Ex­tran­je­ra Di­rec­ta a un imán de ca­pi­tal pa­ra las em­pre­sas; es de­cir que las rmas glo­ba­les bus­can un so­cio me­xi­cano pa­ra desa­rro­llar sus pro­yec­tos de pro­ve­du­ría en in­dus­trias de al­to va­lor, co­mo la au­to­mo­triz o la ae­ro­náu­ti­ca, con lo que los lo­ca­les ad­quie­ren tec­no­lo­gía y la po­si­bi­li­dad de que des­de sus com­pa­ñías crez­ca la in­no­va­ción.

El otro cam­bio de pa­ra­dig­ma es que la ‘so­cie­dad’ co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos evo­lu­cio­na­rá ha­cia una in­te­gra­ción de ca­de­nas pro­duc­ti­vas re­gio­na­les, es­pe­cial­men­te aho­ra que la Unión Ame­ri­ca­na busca re­gre­sar a su te­rri­to­rio a las pro­duc­to­ras fa­bri­les, que en los años 90 des­pla­zó, por cos­tos, ha­cia Chi­na, In­dia y otras na­cio­nes, aun­que el re­gre­so es­tá sig­na­do por una ca­rac­te­rís­ti­ca irre­nun­cia­ble: la in­no­va­ción.Por es­tas ra­zo­nes, aten­der a una nue­va po­lí­ti­ca in­dus­trial no só­lo es prio­ri­ta­rio, sino in­elu­di­ble.

“Hay pa­ra­dig­mas que es­tán cam­bian­do y tie­nen es­pe­cial eco en la ma­nu­fac­tu­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.