Una familia ins­ti­tu­cio­nal

La em­pre­sa ace­re­ra Ace­ro­cin­ta adop­tó el es­que­ma de go­bierno cor­po­ra­ti­vo pa­ra im­pul­sar su cre­ci­mien­to

Manufactura - - CONTENIDO - -Sa­mant­ha Ál­va­rez

La em­pre­sa ace­re­ra Ace­ro­cin­ta adop­tó el es­que­ma de go­bierno cor­po­ra­ti­vo pa­ra im­pul­sar su cre­ci­mien­to

Alos 23 años, Cé­sar Bra­vo Oro­na to­mó la di­rec­ción de Ace­ro­cin­ta, una em­pre­sa de 40 em­plea­dos que pro­ce­sa ace­ro pa­ra con­ver­tir­lo en lá­mi­nas y tu­bos que se em­plean en la in­dus­tria au­to­mo­triz, mue­ble­ra y de la cons­truc­ción.

Bra­vo Oro­na aca­ba­ba de gra­duar­se de la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría In­dus­trial en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na en 2012, cuan­do su pa­dre y su tío bus­ca­ban a al­guien de con an­za pa­ra que di­ri­gie­ra la em­pre­sa que ha­bían ad­qui­ri­do, pues ellos lle­va­ban la di­rec­ción de la ace­re­ra Mi­ra­ce­ro.

Pa­ra to­mar las rien­das del ne­go­cio, Bra­vo se ro­deo de es­pe­cia­lis­tas en ad­mi­nis­tra­ción, ope­ra­ción y ven­tas, ade­más de aten­der los con­se­jos de su pa­dre, tío y abue­lo. “Cuan­do lle­gué a la em­pre­sa fal­ta­ba es­truc­tu­ra, no ha­bía co­mu­ni­ca­ción en­tre Ace­ro­cin­ta y Mi­ra­ce­ro, no coor­di­na­ban es­fuer­zos, ta­len­to, ma­qui­na­ria y know how, pues no se po­nían de acuer­do”, ex­pli­ca.

Aho­ra, a me­di­da que la em­pre­sa crez­ca, los pri­mos y her­ma­nas de Cé­sar Bra­vo, aún en la uni­ver­si­dad, se uni­rán al ne­go­cio. “Lo im­por­tan­te es que la gen­te que lle­gue ven­ga a su­mar y no vean só­lo por sus in­tere­ses”, di­ce.

Por ello, des­de sep­tiem­bre de 2015, la com­pa­ñía pa­sa por un pro­ce­so de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción y adop­ción de go­bierno cor­po­ra­ti­vo, que busca po­ner las re­glas del jue­go en pa­pel pa­ra evi­tar con ic­tos fa­mi­lia­res pos­te­rio­res y ayu­dar al ne­go­cio a cre­cer.

El go­bierno cor­po­ra­ti­vo es “un re­gla­men­to de con­duc­tas pa­ra ilu­mi­nar el ca­mino (de la or­ga­ni­za­ción), de nir lí­neas de ac­ción y evi­tar ries­gos com­pro­me­te­do­res”, de ne la con­sul­to­ra PMG. De­be con­tem­plar tres ór­ga­nos: el con­se­jo fa­mi­liar, el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción y la asam­blea de ac­cio­nis­tas, agre­ga José Tru­ji­llo, di­rec­tor de Em­pre­sas Fa­mi­lia­res y Go­bierno Cor­po­ra­ti­vo del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, cam­pus San­ta Fe.

En el ca­so de Ace­ro­cin­ta, es ne­ce­sa­rio de nir pues­tos, res­pon­sa­bi­li­da­des y re­vi­sar que no se du­pli­quen fun­cio­nes pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad.

Has­ta hoy, la em­pre­sa re­gis­tra un cre­ci­mien­to positivo en su pro­duc­ción y ven­tas. De 2014 a oc­tu­bre de 2015 ha au­men­ta­do su pro­duc­ción de ace­ro pro­ce­sa­do en 23.04% y sus ven­tas se han ele­va­do 17.68% en el mis­mo pe­rio­do. Pe­ro to­do el avan­ce se ba­sa en un mo­de­lo em­pí­ri­co, no hay ma­nua­les es­cri­tos, me­tas, ob­je­ti­vos y re­sul­ta­dos a los que se les pue­da dar se­gui­mien­to pun­tual.

“El go­bierno cor­po­ra­ti­vo ayu­da a ha­cer una aná­li­sis de­ta­lla­do de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la em­pre­sa, a re­vi­sar már­ge­nes de ga­nan­cia y a ha­llar es­tra­te­gias pa­ra blin­dar a la em­pre­sa cuan­do es­tá mal el mer­ca­do”, co­men­ta Gui­ller­mo Eduar­do Cruz, so­cio y di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de la con­sul­to­ra Ase­so­res de Con­se­jo y Alta Di­rec­ción (ACAD), quien es­tá tra­ba­jan­do con Ace­ro­cin­ta.

En Mé­xi­co, po­cas em­pre­sas ins­ti­tu­cio­na­li­zan sus pro­ce­sos. El es­tu­dio Em­pre­sas Fa­mi­lia­res en Mé­xi­co: desafío de cre­cer, ma­du­rar y per­ma­ne­cer, pa­ra el que PMG en­cues­tó a 200 di­rec­to­res de em­pre­sas me­dia­nas, in­di­ca que 59% de los par­ti­ci­pan­tes di­jo que no te­nía ma­nua­les de go­bierno cor­po­ra­ti­vo, mien­tras que 23% con­ta­ba par­cial­men­te con uno. Só­lo 12% sí te­nía y 6% no es­ta­ba se­gu­ro.

“La ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del ne­go­cio de­be em­pe­zar con un có­di­go fa­mi­liar don­de que­de cla­ro qué es lo que quie­re la familia de la em­pre­sa, de lo con­tra­rio los in­te­gran­tes de la com­pa­ñía no se pon­drán de acuer­do”, agre­ga Ale­jan­dro Do­mín­guez, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na.

En el cor­to pla­zo, ins­tau­rar un go­bierno cor­po­ra­ti­vo pa­ra Ace­ro­cin­ta se­rá una in­ver­sión fuer­te, pe­ro a fu­tu­ro lo­gra­rá ma­yor con an­za de in­ver­sio­nis­tas, menor cos­to del ca­pi­tal y nan­cia­mien­to, ge­ne­ra­rá es­ta­bi­li­dad y sus­ten­ta­bi­li­dad, di­ce Tru­ji­llo.

Do­mín­guez in­clu­so des­ta­ca la im­por­tan­cia de que el jo­ven di­rec­tor Bra­vo cur­se un MBA, pa­ra con­ti­nuar con el éxi­to del ne­go­cio.†

to­ne­la­das de ace­ro pro­ce­só Ace­ro­cin­ta en 2015, 23.04% más

que en 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.