Es­tra­te­gias pa­ra for­ta­le­cer el su­mi­nis­tro

Iden­ti­fi­car las opor­tu­ni­da­des y los ries­gos es fun­da­men­tal pa­ra que las em­pre­sas au­men­ten sus be­ne­fi­cios en un en­torno com­ple­jo y de alta vo­la­ti­li­dad

Manufactura - - COLUMNA -

n los pri­me­ros me­ses de 2015, co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta del for­ta­le­ci­mien­to del dó­lar, la ma­yo­ría de las mo­ne­das su­frie­ron una de­pre­cia­ción: unas han per­di­do más que otras y, en el ca­so de Mé­xi­co, se es­ti­ma que la pér­di­da de va­lor ha­ya si­do de al­re­de­dor de 20% des­de ju­nio de 2014.

En­tre 50 y 80% de los cos­tos de un pro­duc­to o ser­vi­cio es­tán re­la­cio­na­dos con la ca­de­na de su­mi­nis­tro, de­pen­dien­do de la in­dus­tria en la que nos en­con­tre­mos, par­ti­cu­lar­men­te en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro.

Por tal mo­ti­vo, ac­tuar con agi­li­dad es fun­da­men­tal. Se re­quie­re ana­li­zar las áreas de opor­tu­ni­dad con las que se cuen­ta, an­tes de tras­la­dar los cos­tos adi­cio­na­les al con­su­mi­dor, da­do que ac­tual­men­te es­tán más in­for­ma­dos, lo que ha cam­bia­do sus há­bi­tos de com­pra.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer un en­fo­que pre­ven­ti­vo y pre­dic­ti­vo en las pa­lan­cas e ini­cia­ti­vas en la ca­de­na de su­mi­nis­tro, lo que per­mi­ti­rá que las com­pa­ñías sean más ági­les y efec­ti­vas an­te los ries­gos del en­torno.

Por ejem­plo, las co­ber­tu­ras cam­bia­rias son úti­les pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes más ex­pues­tas a ne­go­cia­cio­nes en di­vi­sas; otro ti­po de pa­lan­cas son la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, la mo­di­fi­ca­ción de fór­mu­las o in­su­mos uti­li­za­dos en la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos, en­tre otras.

Sin em­bar­go, es­tas he­rra­mien­tas con­ven­cio­na­les cu­bren los ries­gos de ma­ne­ra tran­si­to­ria, sin cons­ti­tuir una so­lu­ción de fon­do; si lo que se busca es pro­te­ger la ren­ta­bi­li­dad y se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vos, las em­pre­sas re­quie­ren me­di­das más pro­fun­das.

An­te una si­tua­ción de cri­sis, si la caí­da en las ven­tas y la con­trac­ción de las in­ver­sio­nes en ca­pi­tal fi­jo y en pro­yec­tos de ries­go se pro­lon­gan, las em­pre­sas del sec­tor de­ben en­fo­car­se en desa­rro­llar pla­nes a largo pla­zo, ade­cua­dos a es­te es­ce­na­rio de ba­jo cre­ci­mien­to y cos­tos cre­cien­tes.

Iden­ti­fi­car las opor­tu­ni­da­des y los ries­gos pa­ra cons­truir un ca­so de ne­go­cio que per­mi­ta ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios pa­ra la or­ga­ni­za­ción en un en­torno de ries­go, pue­de ser la so­lu­ción.

Hay di­ver­sos es­la­bo­nes don­de es po­si­ble iden­ti­fi­car opor­tu­ni­da­des pa­ra op­ti­mar los cos­tos y las in­ver­sio­nes en be­ne­fi­cio de la ren­ta­bi­li­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad, co­mo mano de obra, lo­gís­ti­ca, trans­por­te, in­ven­ta­rios, gas­tos ge­ne­ra­les y otros con­cep­tos, ade­más de pro­vee­do­res de in­su­mos y ma­te­rias pri­mas, tec­no­lo­gía, ad­mi­nis­tra­ción, fi­nan­zas y dis­tri­bu­ción.

El uso de ma­tri­ces que per­mi­tan la seg­men­ta­ción del pro­ble­ma y que co­rre­la­cio­nen as­pec­tos bá­si­cos co­mo la con­di­ción crí­ti­ca de los in­su­mos y su dis­po­ni­bi­li­dad, o bien, el im­pac­to en cos­tos y el ries­go cam­bia­rio, es una me­to­do­lo­gía que pue­de ser útil en el aná­li­sis.

En es­te ca­so, un seg­men­to se­rá de alta prio­ri­dad cuan­do la ba­ja dis­po­ni­bi­li­dad re­sul­te cru­cial, o tam­bién cuan­do exis­ta un cos­to ele­va­do o ex­pues­to a un al­to ries­go cam­bia­rio. Un es­ce­na­rio crí­ti­co, por ejem­plo, se­ría con­tar con dis­po­ni­bi­li­dad ba­ja mez­cla­da con un al­to ries­go cam­bia­rio.

Cuan­do un pro­duc­to se ubi­ca en un cua­dran­te de alta cri­ti­ci­dad y po­ca dis­po­ni­bi­li­dad, al mis­mo tiem­po que re­pre­sen­ta un cos­to y un ries­go cam­bia­rio ele­va­dos, al­gu­nas ac­cio­nes pa­ra mi­ti­gar la si­tua­ción son: Ga­ran­ti­zar el apro­vi­sio­na­mien­to al ne­go­ciar el me­jor cos­to to­tal Au­men­tar la ba­se de pro­vee­do­res Au­men­tar com­po­nen­tes con menor im­pac­to cam­bia­rio Aun­que si ha­blá­ra­mos de una or­ga­ni­za­ción me­dia­na o gran­de, con di­fe­ren­tes plan­tas, lí­neas de pro­duc­tos y ca­de­nas de su­mi­nis­tro, po­dría con­ver­tir­se rá­pi­da­men­te en un pro­ble­ma. En ta­les cir­cuns­tan­cias, es ne­ce­sa­rio el uso de tec­no­lo­gía y he­rra­mien­tas de con­sul­to­ría es­pe­cia­li­za­das.

Ex­plo­rar opor­tu­ni­da­des a lo largo de la ca­de­na e iden­ti­fi­car cos­tos ocul­tos y po­si­bles efi­cien­cias ayu­dan a mi­ni­mi­zar ries­gos pa­ra en­fren­tar una si­tua­ción eco­nó­mi­ca com­pro­me­ti­da.

De­fi­nir es­tra­te­gias y eje­cu­tar­las de for­ma prio­ri­za­da de­be ser una eta­pa en el mo­de­lo de ges­tión. Con­tar con las pa­lan­cas ade­cua­das, un ma­ne­jo del ries­go cam­bia­rio efi­cien­te y una eje­cu­ción opor­tu­na se­rá ideal pa­ra que las em­pre­sas su­peren los obs­tácu­los y con­ser­ven o au­men­ten su ren­ta­bi­li­dad. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.