El ma­te­má­ti­co in­glés

Aun­que nun­ca pu­do cons­truir sus má­qui­nas ‘in­te­li­gen­tes’, sus mo­de­los sen­ta­ron las ba­ses de la compu­tación

Manufactura - - COLUMNA -

Na­cí el 26 de di­ciem­bre de 1792 en Lon­dres, In­gla­te­rra. Des­de muy jo­ven me apa­sio­na­ron las ma­te­má­ti­cas, por lo que co­men­cé a es­tu­diar­las de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. Así, al en­trar al Tri­nity Co­lle­ge de Cam­brid­ge, en 1811, ya su­pe­ra­ba a mis tu­to­res en co­no­ci­mien­tos de ál­ge­bra. A los 20 años, co­men­cé a tra­ba­jar co­mo ma­te­má­ti­co y, en 1816, me con­ver­tí en miem­bro de la Real So­cie­dad de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. En esa épo­ca ad­qui­rí el in­te­rés por el cálcu­lo apli­ca­do a la ma­qui­na­ria, lo que se con­vir­tió en mi gran pa­sión por el res­to de mi vi­da. Así, en 1821 cons­truí mi pri­me­ra má­qui­na, que po­día su­mar nú­me­ros has­ta de seis ci­fras y, en 1823, di­se­ñé una más ela­bo­ra­da, a la que lla­mé ‘má­qui­na di­fe­ren­cial’. Pa­ra fa­bri­car el pri­mer mo­de­lo ne­ce­si­ta­ba 1,500 li­bras es­ter­li­nas, por lo que so­li­ci­té ayu­da al go­bierno, com­pro­me­tién­do­me a en­tre­gar­lo en dos años. Sin em­bar­go, al cum­plir­se el pla­zo, en 1827, la má­qui­na aún no es­ta­ba ter­mi­na­da. Se­guí tra­ba­jan­do en ella has­ta 1834, cuan­do uno de los me­cá­ni­cos de mi equi­po renunció. Fi­nal­men­te, no pu­de ter­mi­nar­la. Al fi­na­li­zar 1832, con­ce­bí la idea de un ar­te­fac­to ca­paz de rea­li­zar no só­lo una ta­rea ma­te­má­ti­ca, sino cual­quier ti­po de cálcu­lo. Así co­men­cé a desa­rro­llar la ‘má­qui­na ana­lí­ti­ca’, que te­nía al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las compu­tado­ras de hoy. El di­se­ño es­ta­ba ba­sa­do en el telar de Jo­seph Ma­rie Jac­quard, que usa­ba tar­je­tas per­fo­ra­das pa­ra rea­li­zar di­se­ños en el te­ji­do. Yo adap­té su di­se­ño pa­ra con­se­guir cal­cu­lar fun­cio­nes ana­lí­ti­cas. Ada Lo­ve­la­ce, ma­te­má­ti­ca con­si­de­ra­da co­mo la pri­me­ra pro­gra­ma­do­ra de la his­to­ria, me apo­yó du­ran­te el pro­ce­so. En 1835, ter­mi­né el di­se­ño ini­cial; no obs­tan­te, de­bi­do a pro­ble­mas si­mi­la­res a los de la má­qui­na di­fe­ren­cial, nun­ca pu­de con­cluir mi in­ven­ción. Sin em­bar­go, gra­cias a mi la­bor, soy con­si­de­ra­do el pa­dre de las compu­tado­ras.

DI­CIEM­BRE 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.