La re­vo­lu­ción en má­qui­nas y ma­te­ria­les

En­tre las ten­den­cias de la ma­nu­fac­tu­ra 4.0, des­ta­can el uso de ro­bots en más ac­ti­vi­da­des en la plan­ta y los ma­te­ria­les co­mo fi­bra y na­no­tu­bos de car­bono.

Manufactura - - COLUMNA - So­cio Res­pon­sa­ble de Ma­nu­fac­tu­ra de De­loit­te Con­sul­ting Group Me­xi­co BJua­nes@de­loit­temx.com

emos vis­to que los avan­ces en la tec­no­lo­gía, han re­vo­lu­cio­na­do la for­ma de pro­du­cir de las em­pre­sas. En es­ta oca­sión ha­bla­re­mos de los ro­bots y de nue­vos ma­te­ria­les. En el pri­mer ca­so, tra­di­cio­nal­men­te han si­do uti­li­za­dos pa­ra la rea­li­za­ción de ta­reas que re­que­rían fuer­za ex­cep­cio­nal y pre­ci­sión co­mo mo­ver ar­tícu­los pe­sa­dos, sol­da­du­ra, pa­le­ti­za­ción y trans­por­te de ma­te­rial, en­tre otras ac­ti­vi­da­des.

Así, los ro­bots de­man­da­ban una fuer­te in­ver­sión ini­cial, ca­pa­ci­da­des de pro­gra­ma­ción, y nor­mal­men­te es­ta­ban an­cla­dos al pi­so y en­jau­la­dos co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad pa­ra los hu­ma­nos que tra­ba­ja­ban cer­ca de ellos. Por lo tan­to, su uso es­ta­ba li­mi­ta­do a la ma­nu­fac­tu­ra a gran es­ca­la.

La ecua­ción era sim­ple: ro­bots ca­ros y mano de obra ba­ra­ta fa­vo­re­cen al ser hu­mano co­mo ac­ti­vo en la in­dus­tria. Aho­ra, la ecua­ción es­tá cam­bian­do a to­da ve­lo­ci­dad. El sa­la­rio mí­ni­mo en el área de Shenz­hen, en Chi­na, ha subido 64% en los úl­ti­mos cua­tro años.

Al­gu­nos ana­lis­tas es­ti­man que pa­ra 2019, los cos­tos de mano de obra por ho­ra en Chi­na se­rán el equi­va­len­te a 177% de aque­llos en Viet­nam, y 218% los de la In­dia. Con es­tas pre­vi­sio­nes, no es sor­pren­den­te que la ven­ta de ro­bots in­dus­tria­les cre­cie­ra ca­si 60% en Chi­na en 2013. En 2014, el dra­gón asiá­ti­co se vol­vió el ma­yor com­pra­dor de ro­bots in­dus­tria­les, al ad­qui­rir más de 36,000. El nue­vo bi­no­mio es: ro­bots ba­ra­tos y mano de obra ca­ra. Es­to no va a fa­vo­re­cer al ser hu­mano co­mo ac­ti­vo en la in­dus­tria. Por ejem­plo, Bax­ter, un ro­bot mul­tiu­sos desa­rro­lla­do por Ret­hink Ro­bo­tics, se pue­de ad­qui­rir por 22,000 dó­la­res y es ca­paz de tra­ba­jar con se­gu­ri­dad jun­to a los hu­ma­nos. Ade­más, re­em­pla­za la pro­gra­ma­ción tra­di­cio­nal, re­ser­va­da a in­ge­nie­ros de al­to cos­to, por ins­truc­cio­nes sen­ci­llas y vi­sua­les, lo que per­mi­te ser re­en­tre­na­do pa­ra otra ta­rea, sim­ple­men­te con mo­ver sus bra­zos pa­ra co­piar la nue­va pau­ta.

Aun­que los ro­bots no re­em­pla­za­rán la mano de obra hu­ma­na en la ma­nu­fac­tu­ra en el fu­tu­ro in­me­dia­to, es­tán lis­tos pa­ra abar­car una por­ción cre­cien­te del pi­so de fa­bri­ca­ción. Es­to se­gu­ra­men­te re­du­ci­rá el nú­me­ro de em­pleos de ba­jo sa­la­rio y ba­ja des­tre­za, mien­tras que ge­ne­ra­rá una can­ti­dad me­nor de em­pleos es­pe­cia­li­za­dos de al­to sa­la­rio en pro­gra­ma­ción y man­te­ni­mien­to.

LOS MA­TE­RIA­LES DEL FU­TU­RO

La cien­cia de ma­te­ria­les avan­za sin de­te­ner­se des­de la dé­ca­da de los 60. La pri­me­ra ge­ne­ra­ción de es­tos in­su[]a Sa^c[Oa Q]\ [S[]`WO ’P`O RS QO`P]\] \O\] ma­te­ria­les, re­cu­bri­mien­tos óp­ti­cos, etc.) ya es de uso co­mún. Con­for­me se crean nue­vos, los más an­ti­guos em­pie­zan a ha­cer­se ac­ce­si­bles a to­do ti­po de pú­bli­co y pa­ra to­das las apli­ca­cio­nes.

La fi­bra de car­bono, an­te­rior­men­te em­plea­da en vehícu­los y pie­zas de al­to va­lor, se ha po­pu­la­ri­za­do y hoy es po­si­ble ha­llar­la en los mar­cos de bi­ci­cle­tas, tri­piés fo­to­grá­fi­cos, así co­mo en di­ver­sos pro­duc­tos. Por ejem­plo, un fa­bri­can­te au­to­mo­triz de ori­gen ja­po­nés desa­rro­lló una te­je­do­ra de fi­bra de car­bono que pue­de ela­bo­rar ob­je­tos tri­di­men­sio­na­les sin cos­tu­ra.

La tec­no­lo­gía pa­ra la fa­bri­ca­ción de ba­te­rías ha ex­pe­ri­men­ta­do drás­ti­cas mejoras en ren­di­mien­to a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da, co­mo re­sul­ta­do de las in­no­va­cio­nes en la cien­cia de ma­te­ria­les. Los avan­ces en quí­mi­ca per­mi­ti­rán in­cre­men­tos in­ter­anua­les de en­tre 8 y 9% en la den­si­dad ener­gé­ti­ca de las ba­te­rías.

Otros in­su­mos re­cien­tes son los na­no­tu­bos de car­bono, que tie­nen una de las re­sis­ten­cias a la trac­ción más al­tas en com­pa­ra­ción con cual­quier otro ma­te­rial, mien­tras sir­ven co­mo los me­jo­res con­duc­to­res, tan­to de ca­lor co­mo de elec­tri­ci­dad. Son ca­pa­ces de car­gar cua­tro ve­ces más ener­gía que el co­bre, mien­tras tie­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de un pe­da­zo de hi­lo.

Ma­te­ria­les di­ná­mi­cos co­mo los po­lí­me­ros elec­tro­ac­ti­vos (que cam­bian de for­ma cuan­do son ex­pues­tos a una car­ga eléc­tri­ca) y bi­me­ta­les tér­mi­cos (me­ta­les que mo­di­fi­can su es­truc­tu­ra con­for­me ba­ja o su­be la tem­pe­ra­tu­ra) han de­mos­tra­do te­ner po­ten­cial pa­ra su uso en la ar­qui­tec­tu­ra adap­ta­ble. Si se uti­li­zan co­mo la piel ex­te­rior de un edi­fi­cio, pue­den ex­pan­dir­se cuan­do ha­ce ca­lor y ce­rrar­se cuan­do ha­ce frío. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.