Au­to­mo­triz avan­za ha­cia la di­gi­ta­li­za­ción

Es una de las prin­ci­pa­les ten­den­cias que se man­ten­drán vi­gen­tes has­ta 2025 en es­te sec­tor a ni­vel mun­dial. En Mé­xi­co, su desa­rro­llo es in­ci­pien­te.

Manufactura - - COLUMNA - So­cio lí­der de la In­dus­tria Au­to­mo­triz de KPMG en Mé­xi­co

as ten­den­cias ha­cia la di­gi­ta­li­za­ción de las co­sas y el uso de da­tos (de in­ge­nie­ría in­for­má­ti­ca y pro­ce­sa­mien­to ana­lí­ti­co) mo­di­fi­can drás­ti­ca­men­te a las so­cie­da­des y a las re­la­cio­nes en­tre em­pre­sas y clien­tes, lo que abre nue­vas po­si­bi­li­da­des ha­cia la op­ti­ma­ción de los pro­ce­sos in­dus­tria­les. El desafío pa­ra in­no­var no pue­de de­te­ner­se.

To­das las in­dus­trias han ex­pe­ri­men­ta­do es­tos cam­bios y la au­to­mo­triz no es la ex­cep­ción. De he­cho, la co­nec­ti­vi­dad y la di­gi­ta­li­za­ción son las prin­ci­pa­les ten­den­cias que se man­ten­drán vi­gen­tes has­ta 2025 en es­te sec­tor, se­gún la 17ª En­cues­ta Glo­bal de Di­rec­ti­vos Au­to­mo­tri­ces 2016. El aná­li­sis in­te­gra la vi­sión de 800 di­rec­ti­vos del sec­tor en 38 paí­ses, in­clu­yen­do a Mé­xi­co, so­bre las dis­rup­cio­nes y po­si­bi­li­da­des más des­ta­ca­das en sus mo­de­los de ne­go­cio.

Uno de los re­sul­ta­dos a des­ta­car es que al me­nos 82% de es­tos di­rec­ti­vos es­ti­ma que en los pró­xi­mos cin­co años, es pro­ba­ble que ha­ya una gran dis­rup­ción en los pro­ce­sos la­bo­ra­les del mer­ca­do, un da­to que con­tras­ta am­plia­men­te con el del es­tu­dio del año pa­sa­do, en el que ape­nas 12% de los lí­de­res em­pre­sa­ria­les con­tes­ta­ron que es­ta se­ría una ten­den­cia des­ta­ca­ble.

EL VA­LOR DE LA IN­FOR­MA­CIÓN

Los gran­des vo­lú­me­nes de da­tos que se es­tán ge­ne­ran­do en los di­ver­sos ni­ve­les del sec­tor, im­pul­san cam­bios pro­fun­dos que la in­dus­tria de­be sa­ber apro­ve­char, pues es­ta es una for­ma en la que los fa­bri­can­tes pue­den agre­gar va­lor y ofre­cer ex­pe­rien­cias per­so­na­li­za­das al clien­te.

Pen­se­mos, por ejem­plo, en lo útil que es­ta ten­den­cia pue­de ser en la lí­nea de pro­duc­ción de un auto: mien­tras más tem­prano sea de­tec­ta­da y re­por­ta­da una fa­lla en el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, más rá­pi­do se­rá po­si­ble apli­car los co­rrec­ti­vos, lo que se tra­du­ce en aho­rro de re­cur­sos (tiem­po y di­ne­ro) y pue­de evi­tar­le a la em­pre­sa un pro­ble­ma que afec­te su ima­gen y repu­tación.

Pe­ro, pese a las ven­ta­jas que pro­por­cio­na el uso de da­tos en es­te sec­tor, aún no se apro­ve­cha al má­xi­mo. La ma­yo­ría de los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes en la in­dus­tria au­to­mo­triz (70%) in­di­ca que el em­pleo de he­rra­mien­tas de in­ge­nie­ría in­for­má­ti­ca es­tá to­da­vía en una eta­pa tem­pra­na. Al­gu­nos, in­clu­so, men­cio­na­ron que, en reali­dad, no las uti­li­zan.

EN FA­SE DE ARRAN­QUE

En Mé­xi­co, el mer­ca­do tie­ne gran­des opor­tu­ni­da­des. Pa­ra ima­gi­nar sus di­men­sio­nes, bas­ta re­vi­sar el sa­lu­da­ble cre­ci­mien­to de sus indicadores. El país ocu­pa el sép­ti­mo lu­gar en fa­bri­ca­ción de au­to­mó­vi­les en el mun­do, con una pro­duc­ción de 3.4 mi­llo­nes, lo que re­pre­sen­ta un au­men­to de ca­si 10% con­tra el año an­te­rior. Las ex­por­ta­cio­nes tam­bién cre­cie­ron 10%.

Las ven­tas na­cio­na­les re­gis­tra­ron un his­tó­ri­co in­cre­men­to de ca­si 20%, con 1.4 mi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das. Del to­tal de ven­tas, 40% co­rres­pon­de a au­tos com­pac­tos y sub­com­pac­tos.

Pa­ra 2016, las pro­yec­cio­nes son igual­men­te alen­ta­do­ras. Se es­pe­ra que la in­dus­tria au­to­mo­triz re­pre­sen­te al­re­de­dor de 3% del PIB del país, gra­cias a la aper­tu­ra de nue­vas plan­tas.

To­do es­to con­fir­ma que las con­di­cio­nes es­tán da­das pa­ra im­pul­sar la in­no­va­ción y el uso de da­tos es, sin du­da, una fuen­te fun­da­men­tal pa­ra lo­grar­lo. Sin em­bar­go, aún no se al­can­za el ma­yor po­ten­cial, ya que cua­tro de ca­da 10 au­tos que se ven­den en Mé­xi­co son com­pac­tos y sub­com­pac­tos. Así, la co­nec­ti­vi­dad y la di­gi­ta­li­za­ción to­da­vía no desem­pe­ñan un pa­pel pre­pon­de­ran­te, co­mo sí lo tie­nen en el mer­ca­do eu­ro­peo o el es­ta­dou­ni­den­se.

Aun­que la de­man­da de co­nec­ti­vi­dad es­tá co­bran­do re­le­van­cia en nues­tro mer­ca­do, el pre­cio y el efi­cien­te con­su­mo de com­bus­ti­ble son to­da­vía los im­pul­so­res de la de­ci­sión de com­pra. Pe­ro los rit­mos de cam­bio son ver­ti­gi­no­sos y, en un abrir y ce­rrar de ojos, po­de­mos apre­ciar evo­lu­cio­nes ace­le­ra­das.

Es pro­ba­ble que ha­ya in­dus­trias me­jor adap­ta­das a la in­no­va­ción y vea­mos que sus mo­to­res se mue­ven a ma­yor ve­lo­ci­dad pa­ra adop­tar las ten­den­cias de di­gi­ta­li­za­ción de sus pro­ce­sos la­bo­ra­les, tan­to a ni­vel in­ter­na­cio­nal, co­mo lo­cal. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.