Un ma­te­má­ti­co em­pren­de­dor

Es pio­ne­ro en uti­li­zar y co­mer­cia­li­zar la tec­no­lo­gía de trans­mi­sión de in­ter­net a tra­vés de luz led. Su me­ta si­guien­te es de­mo­cra­ti­zar ese sis­te­ma, y lan­zar una ver­sión pa­ra el mer­ca­do ma­si­vo.

Manufactura - - COLUMNA - Fi­de­lity), Li-Fi (Light

Na­cí el 10 de enero de 1974, en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Des­de pe­que­ño tu­ve cu­rio­si­dad por los te­mas cien­tí­fi­cos y la tec­no­lo­gía. En mi afán por ex­pe­ri­men­tar, des­com­pu­se mu­chas co­sas; por ejem­plo, los te­le­vi­so­res de mis abue­los. Tam­bién me gus­ta­ba apren­der so­bre los ani­ma­les y sus mo­vi­mien­tos. En­tien­do que ahí na­ció mi in­te­rés por los circuitos y las co­ne­xio­nes, pe­ro no pen­sa­ba en ser ma­te­má­ti­co, sino mé­di­co. De he­cho, aún me lla­ma la aten­ción esa pro­fe­sión. En Ins­ta­gram si­go a mu­cho neu­ro­ci­ru­ja­nos; los circuitos del ce­re­bro me pa­re­cen sor­pren­den­tes. Tras la muer­te de mi pa­dre, in­ves­ti­gué so­bre

es de­cir, so­bre la trans­mi­sión de in­ter­net a tra­vés de luz led. Así, des­cu­brí que las in­ter­fe­ren­cias de las ra­dio­fre­cuen­cias, por ejem­plo de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res o de pue­den al­te­rar las lec­tu­ras de los apa­ra­tos mé­di­cos. Fui pio­ne­ro en co­mer­cia­li­zar esa tec­no­lo­gía, cu­yas in­ves­ti­ga­cio­nes da­tan de me­dio si­glo atrás, y fue­ron per­fec­cio­na­das por Ha­rald Haas, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go. Mis pri­me­ros clien­tes fue­ron com­pa­ñías tu­rís­ti­cas y de­pen­den­cias gu­ber­na­men­ta­les. Las pri­me­ras bus­ca­ban crear ex­pe­rien­cias me­mo­ra­bles pa­ra sus clien­tes; las otras, que­rían au­men­tar la se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción que trans­mi­ten den­tro de los edi­fi­cios. Da­do que las se­ña­les trans­mi­ti­das por

no son ca­pa­ces de tras­pa­sar un mu­ro, son más se­gu­ras. En ma­yo de 2016, pre­sen­ta­ré la ver­sión de esa tec­no­lo­gía pa­ra con­su­mo ma­si­vo. Has­ta aho­ra só­lo ha­bía lan­za­do ver­sio­nes de prue­ba y al­gu­nas pa­ra clien­tes es­pe­cí­fi­cos. Es­ta tec­no­lo­gía al­can­za­rá ve­lo­ci­da­des de en­tre cin­co y has­ta 20 MB por se­gun­do. Ade­más, en­via­rá y re­ci­bi­rá se­ña­les de ma­ne­ra bi­di­rec­cio­nal, y lo más im­por­tan­te, es que es­tas emi­sio­nes son li­bres de ra­dio­fre­cuen­cias, es de­cir, ino­cuas pa­ra los se­res hu­ma­nos y pa­ra los ani­ma­les.

EL GE­NIO DE LOS NÚ­ME­ROS

Ad­mi­to que de ni­ño no fui un alumno muy destacado. No me da pe­na de­cir­lo. Eso cam­bió cuan­do em­pe­cé la carrera de Ma­te­má­ti­cas. Ahí me sen­tía bien. To­dos es­tá­ba­mos en nues­tro mun­do. Ha­blá­ba­mos de di­men­sio­nes, de ho­yos ne­gros... Por pri­me­ra vez de­jé de sen­tir­me ra­ro. Cuan­do ter­mi­né los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios tu­ve una cri­sis per­so­nal. No me ha­lla­ba en nin­gún em­pleo. Em­pe­cé a leer bio­gra­fías de per­so­nas ta­len­to­sas,co­mo Ste­ve Jobs o Bill Ga­tes, y pen­sa­ba en có­mo po­dría ser co­mo ellos. No sa­bía qué iba a ha­cer o có­mo te­nía que ha­cer­lo, pe­ro sa­bía que que­ría ser co­mo ellos. En el año 2000 re­gre­sé a la uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar un pos­gra­do, y con ello lle­gó una gran opor­tu­ni­dad: ir a Seattle, Was­hing­ton, pa­ra tra­ba­jar en una com­pa­ñía de tec­no­lo­gía, Ae­gis Group. Allí me en­tre­na­ron pa­ra rea­li­zar có­di­gos pa­ra ro­bot, du­ran­te un año y me­dio. Al vol­ver a Mé­xi­co, pen­sé que en­con­tra­ría em­pleo rá­pi­do. No fue así; caí en una gran de­pre­sión. Tiem­po des­pués tra­ba­jé en la ban­ca pri­va­da; ahí da­ba in­for­ma­ción a los ban­que­ros pa­ra que pu­die­ran co­no­cer a sus clien­tes, to­dos mi­llo­na­rios de al­to per­fil. En 2003, en­tré a co­la­bo­rar con la fir­ma Ac­cen­tu­re, que ofre­ce ser­vi­cio de con­sul­to­ría en tec­no­lo­gía y con­tra­ta­ción, don­de es­tu­ve dos años. Me to­có ser par­te del pro­yec­to de im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas de pla­ni­fi­ca­ción de re­cur­sos em­pre­sa­ria­les (ERP, por sus si­glas en in­glés) de Bim­bo pa­ra lle­gar a Ar­gen­ti­na.

UNA APUES­TA POR EL DESA­RRO­LLO

Pe­ro que­ría te­ner mi pro­pia em­pre­sa. En 2005 de­jé la con­sul­to­ría. Con un so­cio fun­dé Real Soft­wa­re. Nues­tro pri­mer pro­yec­to fue la mi­gra­ción de Vi­sual Basic a Ja­va, en la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res (BMV). Tiem­po des­pués, tu­vi­mos di­fe­ren­cias. La em­pre­sa ce­rró. Lue­go tra­ba­jé pa­ra Ei­don Soft­wa­re, de­di­ca­da al desa­rro­llo de sis­te­mas. Así sur­gió la cu­rio­si­dad y la opor­tu­ni­dad de fun­dar mi se­gun­da com­pa­ñía: Si­soft Mé­xi­co. A la se­ma­na de abrir, ga­né el pri­mer con­tra­to con el des­pa­cho de abo­ga­dos Ríos Fe­rrer, Gui­llén-Lla­re­na, Treviño y Ri­ve­ra. Tam­bién tra­ba­ja­mos con Co­mex, HDS (una em­pre­sa de sa­lud fun­da­da por Jaime Ca­ter) y Li­ver­pool. En 2011 lan­za­mos nues­tra pri­me­ra pa­ten­te y a la fe­cha he­mos re­gis­tra­do cin­co. Hoy, la em­pre­sa Si­soft Mé­xi­co ge­ne­ra in­gre­sos por desa­rro­llo de soft­wa­re y apli­ca­cio­nes. No he de­ja­do de in­ver­tir en tec­no­lo­gía. Re­cien­te­men­te ad­qui­ri­mos va­rias má­qui­nas pa­ra pro­du­cir circuitos de for­ma au­to­má­ti­ca, an­tes lo ha­cía­mos de for­ma ma­nual. To­do ha si­do con ca­pi­tal pro­pio. Nos ha cos­ta­do va­rios mi­llo­nes de pe­sos. Can­sa­do de la fal­ta de apo­yos en Mé­xi­co, de­ci­dí bus­car opor­tu­ni­da­des en San Die­go, Ca­li­for­nia. En mar­zo de 2015 ini­cia­ron las ope­ra­cio­nes de nues­tras ofi­ci­nas en Es­ta­dos Uni­dos, don­de es­ta­rá la se­de prin­ci­pal de nues­tra hol­ding.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.