CÓ­MO ELE­GIR UNA AGEN­CIA

Manufactura - - COLUMNA -

Mau­ri­cio Me­ri­kans­kas, di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to de Lawn & Gar­den Me­xi­ca­na, se­ña­la los pun­tos a to­mar en cuen­ta: Ex­pe­rien­cia en el ra­mo o mo­de­lo de ne­go­cio de la fir­ma pa­ra ga­ran­ti­zar un en­ten­di­mien­to pleno de las ne­ce­si­da­des de co­mu­ni­ca­ción, ya que se de­be pen­sar en to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la cadena, des­de dis­tri­bui­do­res y con­tra­tis­tas has­ta el usua­rio fi­nal. Co­rres­pon­den­cia en­tre el ta­ma­ño de la agen­cia y la em­pre­sa. Si se tie­ne una fir­ma me­dia­na o pe­que­ña y se quie­re una gran agen­cia la aten­ción se­rá me­nor y, en con­tra­par­te, si una gran­de con­tra­ta una agen­cia pe­que­ña, és­ta se que­da­rá cor­ta. Sa­ber lo que se bus­ca: si la agen­cia só­lo se en­fo­ca­rá a eje­cu­tar la idea ge­ne­ra­da en la em­pre­sa, de­fi­nir en con­jun­to la es­tra­te­gia o de­jar­se guiar por los ex­per­tos. Quí­mi­ca, ya que lo ideal es que las per­so­na­li­da­des de la fir­ma y la agen­cia con­ge­nien pa­ra ga­ran­ti­zar una co­mu­ni­ca­ción flui­da y no te­ner jun­tas ca­da tres me­ses.

Las ex­pe­rien­cias con me­jo­res re­sul­ta­dos, a de­cir de los ex­per­tos, son aque­llas en don­de la mar­ca tie­ne un ros­tro: de­mos­tra­cio­nes en plan­ta, ac­ti­va­cio­nes, pro­mo­cio­nes con téc­ni­cos, ca­pa­ci­ta­cio­nes y has­ta ex­po­si­cio­nes. Lo im­por­tan­te es lle­gar con quie­nes in“cgS\ S\ ZO RSQWaWÚ\ RS Q][^`O Q][] Z]a in­ge­nie­ros de ca­li­dad, de pro­duc­ción e, in­clu­so, el téc­ni­co es­pe­cia­li­za­do que lo im­plan­bO`¥ A]\ ^S`’ZSa O _cWS\Sa @]PZSa WRS\bW’QO co­mo “de­ci­so­res téc­ni­cos”. “Nos di­cen qué les gus­ta, qué no, qué ha­cen otras mar­cas que pue­den lle­gar a uti­li­zar”, ex­pli­ca Ro­bles.

La pu­bli­ci­dad ex­te­rior di­ri­gi­da es útil en zo­nas in­dus­tria­les don­de a tra­vés de un es­tu­dio de mer­ca­do se des­cu­bra que exis­te la ne­ce­si­dad de cier­to pro­duc­to, re­co­mien­da Díaz. Re­vis­tas o si­tios es­pe­cia­li­za­dos son otra op­ción, aun­que ca­da se­lec­ción de me­dios aca­ta la ne­ce­si­dad de la com­pa­ñía.

“No pue­des ir a me­dios ma­si­vos por­que tie­nes que di­ri­gir el pre­su­pues­to. En mar­ke­ting B2B no son del ta­ma­ño de los de con­su­mo, ya que se si­gue mi­ran­do co­mo un gas­to, más que co­mo una in­ver­sión”, di­ce Díaz.

In­ver­tir en mar­ke­ting es au­men­tar el co­no­ci­mien­to del mer­ca­do y el mon­to de­be ele­var­se en pro­por­ción a los re­sul­ta­dos. Con una me­jor in­for­ma­ción, se ge­ne­ra­rán me­jo­res de­ci­sio­nes, opi­na el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra con­tar con un la­bo­ra­to­rio que re­ve­le el com­por­ta­mien­to an­tro­po­ló­gi­co de los dis­tri­bui­do­res o com­pra­do­res de las so­lu­cio­nes in­dus­tria­les, que cons­tru­ya la his­to­ria del pro­duc­to y que re­ve­le las ten­den­cias ma­cro y mi­cro­eco­nó­mi­cas, se re­quie­re de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que in­te­gre, al [S\]a O [S`QORÚZ]U]a ^cPZWQWa­bOa ’\O\ QWS`]a g ^S`’ZSa RS a]QW]Z]UØO ] ^aWQ]Z]UØO

En cuan­to a ha­bi­li­da­des del ‘mar­que­te­ro’ in­dus­trial, pa­ra Ro­bles lo ideal es con­tar con una per­so­na dis­pues­ta a sa­lir a la ca­lle, co­no­cer las ru­tas de ven­ta, sa­ber có­mo se des­pla­za su pro­duc­to y que se me­ta a las lí­neas de pro­duc­ción pa­ra en­ten­der la in­dus­tria.

“Te­ner un diag­nós­ti­co de lo que ocu­rre con tus pro­duc­tos es in­va­lua­ble. Si una em­pre­sa no lo ha­ce, al­guien más lo ha­rá. La co­mu­ni­ca­ción es im­por­tan­te y se de­be sa­car pro­ve­cho”, re­co­mien­da Me­ri­kans­kas. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.