Reali­dad en 3D

La in­cor­po­ra­ción de sis­te­mas ‘in­te­li­gen­tes’ ge­ne­ra in­no­va­ción en los pro­ce­sos in­dus­tria­les.

Manufactura - - CLUSTER - -Sil­via Sán­chez de la Bar­que­ra

Mon­te­rrey, NL.- 18 de fe­bre­ro de 2021, 6:30 am. Sue­na el des­per­ta­dor. Luis se le­van­ta y rea­li­za su ru­ti­na nor­mal an­tes de sa­lir de casa. Des­de su smartp­ho­ne, pro­gra­ma la ba­rre­do­ra au­to­má­ti­ca, en­vía una se­ñal pa­ra que las lu­ces de casa se en­cien­dan pa­sa­das las 7:30pm y or­de­na al GPS que lo guíe has­ta su des­tino. Su au­to­mó­vil, co­nec­ta­do a la se­ña­li­za­ción de trán­si­to, le in­di­ca que dis­mi­nu­ya su ve­lo­ci­dad: se es­tá acer­can­do a una luz ro­ja de se­má­fo­ro.

To­do es­to es­tá li­ga­do a dos con­cep­tos: di­gi­ta­li­za­ción y Big da­ta, tér­mi­nos que ame­na­zan con trans­for­mar la vi­da co­ti­dia­na y los pro­ce­sos in­dus­tria­les.

Ha­ce cin­co años, una plan­ta te­nía au­to­ma­ti­za­dos to­dos sus pro­ce­sos; pe­ro hoy, las má­qui­nas, las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo y los pro­ce­sos de pro­duc­ción no só­lo es­tán au­to­ma­ti­za­dos, sino in­ter­co­nec­ta­dos en­tre sí. In­clu­so, la plan­ta es ca­paz de si­mu­lar to­do el pro­ce­so de pro­duc­ción an­tes de po­ner­lo en mar­cha.

De acuer­do con Ale­jan­dro Prein­falk, vi­ce­pre­si­den­te de In­dus­tria de Sie­mens Me­soa­mé­ri­ca, la di­gi­ta­li­za­ción re­pre­sen­ta RW­dS`a]a PS\S’QW]a ^O`O ZO W\Rcab`WO Q][] aho­rros de 20 a 30% en con­su­mo de ener­gía y de 30% en cos­tos de pro­duc­ción, así co­mo una re­duc­ción en los des­per­di­cios y en el ín­di­ce de error.

El eje­cu­ti­vo ex­pli­ca que, in­clu­so, si hay un pa­ro en la lí­nea de pro­duc­ción por al­gún equi­po da­ña­do, es po­si­ble co­nec­tar­se con el cen­tro de so­por­te, a tra­vés de len­tes de reali­dad au­men­ta­da, con trans­mi­sión en tiem­po real, pa­ra que és­te sea el que ase­so­re a los téc­ni­cos du­ran­te la re­pa­ra­ción de la má­qui­na.

Es­ta his­to­ria, que ha­bla de un puen­te en­tre el mun­do vir­tual y la reali­dad, en don­de no só­lo es po­si­ble “con­tro­lar una má­qui­na, sino to­do el pi­so de pro­duc­ción”, Q][] O’`[O /ZSXO\R`] >`SW\TOZY g _cS po­drá ser apli­ca­do no só­lo en la ma­nu­fac­tu­ra, sino en sec­to­res co­mo agri­cul­tu­ra o [SRWQW\O ^O`SQS ’QQWÚ\ AW\ S[PO`U] S\ só­lo al­gu­nos años es­ta­re­mos ex­pe­ri­men­tan­do to­das es­tas po­si­bi­li­da­des.

Pe­ro pa­ra que las em­pre­sas se in­cor­po­ren al no­ve­do­so uni­ver­so, lla­ma­do cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, Da­vid Ro­me­ro, pro­fe­sor ti­tu­lar, in­ves­ti­ga­dor, con­sul­tor y ad­mi­nis­tra­dor de pro­yec­tos de ba­se tec­no­ló­gi­ca del Tec­no­ló­gi­co de Mon­bS``Sg O’`[O _cS \SQSaW­bO\ Q][S\hO` ^]` una in­te­gra­ción in­ter­na y con sus clien­tes, pro­vee­do­res y de­más miem­bros de la cadena pro­duc­ti­va, pa­ra pos­te­rior­men­te mu­dar­se a la di­gi­ta­li­za­ción, don­de po­drán cap­tu­rar, pro­ce­sar y uti­li­zar la in­for­ma­ción que se ge­ne­re, y así me­jo­rar tan­to sus pro­ce­sos, co­mo sus pro­duc­tos.

An­te el te­mor de que la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial eli­mi­ne em­pleos, Ale­jan­dro Prein­falk co­men­ta que es­to es a]ZO[S\bS c\ ‰QO[PW] RS ^S`’ZŠ _cS `S que­ri­rá ma­yo­res co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des y una cons­tan­te ac­tua­li­za­ción por par­te de los em­plea­dos. “El ti­po de tra­ba­jo se­rá di­fe­ren­te, pe­ro no se aca­ba­rá”. Y gra­cias a que en Mé­xi­co se gra­dúan más in­ge­nie­ros que en EU y Ale­ma­nia, y que en los úl­ti­mos años se ha fo­men­ta­do la ma­nu­fac­tu­ra y la in­dus­tria­li­za­ción, exis­te una ba­se mu­cho más só­li­da pa­ra cre­cer y “sor­tear las tem­pes­ta­des”, pe­ro to­da­vía nos fal­ta un ca­mino am­plio por re­co­rrer. “El si­guien­te pa­so es ge­ne­rar fuen­tes de co­no­ci­mien­to y cen­tros de di­se­ño pa­ra que es­to sea to­da­vía más sus­ten­ta­ble”, pre­ci­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.