La nue­va eco­no­mía de la pro­duc­ción

La ola di­gi­tal ha pro­pi­cia­do el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía pa­ra una ma­yor can­ti­dad de pro­ce­sos in­dus­tria­les.

Manufactura - - COLUMNA - So­cio res­pon­sa­ble de Ma­nu­fac­tu­ra de De­loit­te Con­sul­ting Group Me­xi­co. BJua­nes@de­loit­temx.com

n las dos en­tre­gas pa­sa­das re­vi­sa­mos el im­pac­to de la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial en la co­nec­ti­vi­dad en­tre má­qui­nas y en el uso de nue­vos ma­te­ria­les. Pe­ro el pro­gre­so va más allá. Uno de los ma­yo­res efec­tos del desa­rro­llo ex­po­nen­cial de la in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal es su ca­pa­ci­dad pa­ra de­rrum­bar ba­rre­ras, pro­yec­tan­do el mun­do de la ma­nu­fac­tu­ra a nue­vos ju­ga­do­res.

Con­for­me el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción son di­gi­ta­li­za­dos, es más fá­cil apren­der o co­nec­tar con ex­per­tos de cual­quier cam­po pa­ra co­mer­cia­li­zar un pro­duc­to, ha­cer un ne­go­cio o en­trar a un mer­ca­do in­ci­pien­te. Es­tos be­ne­fi­cios, siem­pre evi­den­tes en el mun­do di­gi­tal, es­tán lle­gan­do al mun­do fa­bril don­de, con se­gu­ri­dad, im­pul­sa­rán tan­to el cre­ci­mien­to co­mo el cam­bio.

¿Qué ha­ce un ‘mi­llen­nial’ (o ca­si cual­quie­ra) pa­ra apren­der al­go nue­vo? Bus­car en lí­nea. En You­Tu­be hay vi­deos prác­ti­cos so­bre ca­si cual­quier te­ma; los si­tios web ta­les co­mo Ins­truc­ta­bles, Hacks­ter, y Ma­ker­zi­ne, en­tre otros, pre­sen­tan pa­so a pa­so mi­les de tu­to­ria­les en for­ma­to de tex­to y vi­deo; los fo­ros de dis­cu­sión de co­mu­ni­da­des de in­te­rés pro­fun­di­zan en el apren­di­za­je me­dian­te con­ver­sa­cio­nes y de­ba­tes so­bre pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos.

Las lec­cio­nes en lí­nea se ex­tien­den a la “vi­da real” uti­li­zan­do he­rra­mien­tas co­mo Mee­tup, que fa­ci­li­tan re­unir a un gru­po de per­so­nas en una se­sión te­má­ti­ca o de “apren­di­za­je/hac­keo”. Exis­ten co­mu­ni­da­des al­re­de­dor de las ins­ti­tu­cio­nes Te­chShops y Fab Labs, o even­tos co­mo Ma­ke­rFai­re, Ma­ke­rCon, SOLID y la Open Hard­wa­re Sum­mit, que in­clu­yen se­sio­nes de apren­di­za­je prác­ti­co.

En po­cas pa­la­bras, la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to tá­ci­to, ad­qui­ri­do en el tra­ba­jo, se ha fa­ci­li­ta­do con la dis­po­ni­bi­li­dad de even­tos en lí­nea, que se vin­cu­lan y en­ri­que­cen con las prác­ti­cas pre­sen­cia­les.

Tan­to los fa­bri­can­tes tra­di­cio­na­les co­mo las nue­vas em­pre­sas que se ad­hie­ren a es­tas co­mu­ni­da­des in­cre­men­tan el nú­me­ro de ju­ga­do­res en el mer­ca­do.

Si bien los nue­vos con­ten­dien­tes no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra com­pe­tir di­rec­ta­men­te con las em­pre­sas do­mi­nan­tes, re­pre­sen­tan un pe­li­gro po­ten­cial pa­ra los in­vo­lu­cra­dos en el ne­go­cio.

Las ba­rre­ras de edu­ca­ción han dis­mi­nui­do no so­lo en torno al di­se­ño y la pro­duc­ción, sino tam­bién a lo lar­go del pro­ce­so que va de la ma­nu­fac­tu­ra a las ven­tas, sur­gien­do to­do un eco­sis­te­ma que ayu­da a fa­bri­can­tes in­ci­pien­tes a desa­rro­llar ma­ne­ras de di­se­ñar, ma­nu­fac­tu­rar y ven­der un pro­duc­to.

Ca­si cual­quier ju­ga­dor no­va­to dis­po­ne de, por ejem­plo, mo­de­los de pa­go por uso, que per­mi­ten el ac­ce­so a una in­gen­te ca­pa­ci­dad de cómpu­to por me­dio de ofer­tas, co­mo el ser­vi­cio en la nu­be de Ama­zon.

Otras com­pa­ñías brin­dan es­ca­la­bi­li­dad en di­se­ño, in­ge­nie­ría, ma­nu­fac­tu­ra, lo­gís­ti­ca o co­mer­cia­li­za­ción a pre­cios muy re­du­ci­dos y con mo­de­los de pa­go por uso. El si­tio Fi­ver.com ofre­ce asis­ten­cia ad hoc por tan so­lo 5 dó­la­res la ho­ra. Hub y Ci­ti­zens­pa­ce son es­pa­cios de co­la­bo­ra­ción que pro­por­cio­nan ofi­ci­nas com­par­ti­das, re­du­cien­do así la in­ver­sión y el es­fuer­zo re­que­ri­dos pa­ra ini­ciar un ne­go­cio.

Tam­bién se han de­mo­cra­ti­za­do la tec­no­lo­gía de fa­bri­ca­ción y el ac­ce­so a he­rra­mien­tas. Por ejem­plo, el si­tio Te­chShop ofre­ce a sus afi­lia­dos ac­ce­so a equi­pos de di­se­ño, pro­to­ti­pa­do y fa­bri­ca­ción com­ple­jos por el cos­to apro­xi­ma­do de una mem­bre­sía men­sual de un gim­na­sio.

Un cú­mu­lo de tec­no­lo­gías avan­za­das, des­de im­pre­so­ras 3D y má­qui­nas de con­trol nu­mé­ri­co has­ta im­pre­so­ras de tar­je­tas de circuitos im­pre­sos (PCB) han ace­le­ra­do la ve­lo­ci­dad del pro­to­ti­pa­do y la ma­nu­fac­tu­ra a pe­que­ña es­ca­la.

La com­pa­ñía PCH In­ter­na­tio­nal brin­da a nue­vos fa­bri­can­tes las ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra dar­les es­ca­la en to­dos los pro­ce­sos de su ci­clo de vi­da, a tra­vés de di­ver­sas sub­si­dia­rias: des­de el mo­men­to de star­tup (PCH Ac­cess), pos­te­rior­men­te el di­se­ño y la in­ge­nie­ría (PCH Li­me Labs) has­ta la ven­ta on­li­ne (Fab.com) y la dis­tri­bu­ción fí­si­ca (TNS). Hoy en día, cual­quier em­pre­sa, con in­de­pen­den­cia de su al­can­ce, pue­de en­con­trar có­mo apa­lan­car­se pa­ra com­pe­tir en cual­quier mer­ca­do. †

“Se han de­mo­cra­ti­za­do la tec­no­lo­gía de fa­bri­ca­ción y el ac­ce­so a he­rra­mien­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.