¿Có­mo in­ver­tir en ac­ti­vos?

An­tes de to­mar una de­ci­sión, va­le la pe­na con­si­de­rar las re­per­cu­sio­nes que se pre­sen­tan pa­ra las em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras en los ám­bi­tos fi­nan­cie­ro y fis­cal.

Manufactura - - COLUMNA -

os in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros eva­lúan la po­si­bi­li­dad de se­guir in­vir­tien­do —o de ha­cer­lo por pri­me­ra vez— en plan­tas de ma­nu­fac­tu­ra ubi­ca­das en Mé­xi­co, una si­tua­ción que cau­sa po­ca sor­pre­sa si se to­ma en cuen­ta que nues­tro país tie­ne mano de obra al­ta­men­te ca­li­fi­ca­da, ubi­ca­ción te­rri­to­rial es­tra­té­gi­ca, in­fra­es­truc­tu­ra en co­mu­ni­ca­cio­nes y un cos­to ope­ra­ti­vo ac­tual muy atrac­ti­vo, da­da la apre­cia­ción del dó­lar ame­ri­cano fren­te al pe­so.

Por es­tos fac­to­res, di­ver­sos gru­pos na­cio­na­les y mul­ti­na­cio­na­les es­tán re­vi­san­do pro­yec­tos de in­ver­sión en ac­ti­vos, ya sea equi­pos de cómpu­to, ma­qui­na­ria o in­mue­bles, lo que im­pli­ca con­si­de­rar dis­tin­tos fac­to­res pa­ra que las in­ver­sio­nes sean efi­cien­tes en lo con­cer­nien­te a cos­to y ren­ta­bi­li­dad.

En es­te sen­ti­do, exis­ten va­rios ca­mi­nos pa­ra lle­var a ca­bo in­ver­sio­nes en ac­ti­vos, ta­les co­mo ad­qui­si­ción di­rec­ta, arren­da­mien­to pu­ro, arren­da­mien­to fi­nan­cie­ro, ren­ta o usu­fruc­to, en­tre otras. Sin em­bar­go, ca­da es­que­ma de­man­da un aná­li­sis que con­tem­ple las dis­tin­tas re­per­cu­sio­nes que se pue­den pre­sen­tar en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro o fis­cal, al igual que com­pro­mi­sos que se ad­quie­ren con ter­ce­ros.

ES­TÍ­MU­LOS PA­RA IN­VER­TIR

Has­ta 2013, la Ley del Im­pues­to so­bre la Ren­ta (LISR) es­ta­ble­cía, pa­ra efec­tos fis­ca­les, la al­ter­na­ti­va de de­du­cir a va­lor pre­sen­te di­ver­sas in­ver­sio­nes en ac­ti­vos fi­jos nue­vos, en la me­di­da en que se cum­plie­ra con al­gu­nos re­qui­si­tos; sin em­bar­go, con la pro­mul­ga­ción de la nue­va LISR se eli­mi­nó di­cho es­tí­mu­lo, pe­ro en 2016 se es­ta­ble­ce de nue­vo es­ta al­ter­na­ti­va, aun­que so­lo pue­den ejer­cer­la aque­llas per­so­nas que no ha­yan ob­te­ni­do in­gre­sos pro­pios de su ac­ti­vi­dad por más de 100 mi­llo­nes de pe­sos, lo que en al­gu­nos ca­sos pue­de re­pre­sen­tar una li­mi­tan­te.

Por otra par­te, es­te in­cen­ti­vo ofre­ce la op­ción de de­du­cir pro­por­cio­nal­men­te el mon­to de la de­duc­ción in­me­dia­ta en los pa­gos pro­vi­sio­na­les que se de­ben efec­tuar, lo que se tra­du­ce en un be­ne­fi­cio de fi­nan­cia­mien­to pa­ra el con­tri­bu­yen­te.

En ca­so de que la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra in­vier­ta de ma­ne­ra di­rec­ta en ac­ti­vos nue­vos, o en aque­llos en que por pri­me­ra vez se uti­li­cen en Mé­xi­co, y asu­mien­do que se cum­plen los re­qui­si­tos pre­vis­tos en el es­tí­mu­lo men­cio­na­do, de­be es­ti­mar­se que los por­cen­ta­jes de de­duc­ción va­rían en­tre 2016 y 2017, sien­do ma­yo­res en el pri­mer ca­so, por lo que es im­por­tan­te de­ci­dir si la in­ver­sión se lle­va a ca­bo es­te año o el si­guien­te.

Por otra par­te, tam­bién es pro­pi­cio eva­luar la al­ter­na­ti­va de que al­gu­na em­pre­sa del gru­po que reúna los re­qui­si­tos res­pec­ti­vos reali­ce la in­ver­sión, y que a su vez ren­te sus be­ne­fi­cios a las em­pre­sas del gru­po que los re­quie­ran.

Es­te es­que­ma po­dría ser útil cuan­do, por ra­zo­nes es­tra­té­gi­cas, se desea man­te­ner los ac­ti­vos se­pa­ra­dos del ne­go­cio de ma­nu­fac­tu­ra.

Con ba­se en es­ta pro­pues­ta, la em­pre­sa pro­duc­to­ra no ten­dría que li­diar con as­pec­tos co­mo la ob­ten­ción de fi­nan­cia­mien­to, que en mu­chas oca­sio­nes im­pli­ca con­tar con un aval o en­fren­tar res­tric­cio­nes cor­po­ra­ti­vas; asi­mis­mo, evi­ta la pro­ble­má­ti­ca de des­ha­cer­se de ac­ti­vos ob­so­le­tos por un va­lor mí­ni­mo, si­tua­ción que con­du­ce a la rein­ver­sión de ac­ti­vos mo­der­nos.

Lo an­te­rior re­sul­ta re­le­van­te por­que la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra que ope­ra ac­tual­men­te en el país, au­nan­do los nue­vos ju­ga­do­res que se es­ta­ble­ce­rán, re­quie­re in­ver­tir en ac­ti­vos nue­vos y tec­no­lo­gía re­cien­te que sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des pri­ma­rias que tie­nen los dis­tin­tos mer­ca­dos.

Al­gu­nos ejem­plos son las in­dus­trias de co­mu­ni­ca­cio­nes, tec­no­lo­gía, au­to­mo­triz, ener­gé­ti­ca, en­tre otras. Pa­ra ela­bo­rar los pro­duc­tos que de­man­dan los clien­tes ac­tual­men­te, y si se pro­yec­ta una ten­den­cia ex­po­nen­cial de di­cha de­man­da, se re­quie­re ma­qui­na­ria, equi­pos e in­fra­es­truc­tu­ra mo­der­na, con la ca­pa­ci­dad de cam­biar los ac­ti­vos exis­ten­tes por nue­vos.

Da­do que la ma­nu­fac­tu­ra de di­ver­sos bie­nes re­quie­re di­na­mis­mo pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des de los mer­ca­dos lo­ca­les y glo­ba­les, es im­por­tan­te eva­luar las im­pli­ca­cio­nes de las dis­tin­tas for­mas de in­ver­tir en nue­vos ac­ti­vos, y con­si­de­rar las al­ter­na­ti­vas fis­ca­les que ac­tual­men­te es­ti­pu­la la LISR. †

“La in­dus­tria re­quie­re in­ver­tir en ac­ti­vos nue­vos que sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des de los mer­ca­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.