MA­NU­FAC­TU­RA ADITIVA

Manufactura - - INFORMES -

La ma­nu­fac­tu­ra aditiva es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la in­dus­tria de la me­di­ci­na. Plan­ti­llas anató­mi­cas, apa­ra­tos au­di­ti­vos, im­plan­tes o pró­te­sis a la me­di­da, con po­lí­me­ros o me­ta­les, son al­gu­nos de los dis­po­si­ti­vos que ya pue­den ser fa­bri­ca­dos a par­tir de im­pre­so­ras 3D. Hoy, tam­bién es po­si­ble crear mo­de­los tri­di­men­sio­na­les de ór­ga­nos, con la tex­tu­ra, el co­lor y la flui­dez real, con el fin de ‘prac­ti­car’ ci­ru­gías an­tes de rea­li­zar­las y así dis­mi­nuir el tiem­po y el ín­di­ce de error en el qui­ró­fano.

De acuer­do con Héc­tor Si­ller, di­rec­tor de la maes­tría en Cien­cias con es­pe­cia­li­dad en Sis­te­mas de Ma­nu­fac­tu­ra, del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, tam­bién hay avan­ces re­gis­tra­dos en la im­pre­sión de te­ji­do vi­vo, pe­ro es­to aún no es de ín­do­le co­mer­cial. Lo que sí es una reali­dad es la in­ge­nie­ría de te­ji­do: “Ma­llas y an­da­mios al­re­de­dor de los cua­les pue­den cre­cer cé­lu­las”, que pos­te­rior­men­te se con­vier­ten en un te­ji­do y de esa for­ma es po­si­ble re­ge­ne­rar ór­ga­nos.

Si­ller des­ta­ca la ‘per­so­na­li­za­ción’ co­mo uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios: “Con la re­cons­truc­ción de imá­ge­nes a par­tir de to­mo­gra­fías o re­so­nan­cia mag­né­ti­ca y la ma­nu­fac­tu­ra aditiva es po­si­ble per­so­na­li­zar to­da cla­se de dis­po­si­ti­vos, en con­tras­te con las tec­no­lo­gías con­ven­cio­na­les que re­quie­ren de un pro­gra­ma de cos­tos nu­mé­ri­cos, de una má­qui­na gran­de o de mol­des y ma­tri­ces”.

Joa­quim Min­gue­lla, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co de la Fun­da­ción CIM, co­men­ta que es­ta tec­no­lo­gía va más allá del sim­ple fe­nó­meno de im­pri­mir al­go; sig­ni­fi­ca cam­biar el mo­de­lo de ne­go­cio, la lo­gís­ti­ca y los há­bi­tos de vi­da. In­clu­so mo­di­fi­ca­rá los mo­de­los de pro­duc­ción, pues se­rá po­si­ble fa­bri­car don­de se pro­du­ce la de­man­da.

La ma­yor des­ven­ta­ja que ob­ser­van es el cos­to. Min­gue­lla ase­gu­ra que, si bien la im­pre­sión de una pie­za en plás­ti­co os­ci­la en­tre 5 y 500 dó­la­res, en me­tal po­dría ele­var el cos­to has­ta 10 ve­ces. Por su par­te, Si­ller afir­ma que una im­pre­so­ra pa­ra plás­ti­co ron­da los cien­tos de dó­la­res, mien­tras que una pa­ra com­po­nen­tes me­tá­li­cos va de 300,000 has­ta 1 mi­llón de dó­la­res, pues la tec­no­lo­gía aún con­ti­núa en desa­rro­llo, aun­que se es­pe­ra que con el tiem­po es­te cos­to se es­ta­bi­li­ce y es­té al al­can­ce de las em­pre­sas, in­clu­so de las Py­mes.

La em­pre­sa tam­bién in­cor­po­ró la im­pre­sión 3D a la me­di­ci­na. Dos de sus ca­sos de éxi­to son el de Em­ma, una ni­ña con ar­tro­gri­po­sis múl­ti­ple con­gé­ni­ta (AMC) que gra­cias a un dis­po­si­ti­vo ex­terno, ela­bo­ra­do con plás­ti­co e im­pre­so en 3D, ad­qui­rió mo­vi­li­dad en sus ex­tre­mi­da­des. El otro es el de Mía Gon­zá­lez, de 4 años, una ni­ña con una mal­for­ma­ción en el co­ra­zón que le ha­cía di­fí­cil res­pi­rar y co­mer. Una ré­pli­ca del ór­gano, he­cha en 3D, per­mi­tió a un doc­tor de Mia­mi ope­rar­la con éxi­to al te­ner un pa­trón más cla­ro de ac­ción.

¿La im­pre­sión en 3D re­vo­lu­cio­na­rá la me­di­ci­na y la ela­bo­ra­ción de pró­te­sis? Esa es mi apli­ca­ción fa­vo­ri­ta. Es una trans­for­ma­ción en el nú­cleo de la tec­no­lo­gía, ya que es al­ta­men­te per­so­na­li­za­da, de ba­jo cos­to y tie­ne una gran im­pac­to. La usa­mos pa­ra pró­te­sis, mo­de­los mé­di­cos, edu­ca­ción.

Mi me­jor ami­go es un ci­ru­jano to­rá­ci­co es­ta­ble­ci­do en Bos­ton. Hoy, pa­ra ca­da ci­ru­gía com­pli­ca­da con­si­gue un mo­de­lo en 3D del área to­rá­ci­ca del pa­cien­te, el per­so­nal mé­di­co se co­lo­ca al­re­de­dor de la me­sa y ha­cen un si­mu­la­cro de la ci­ru­gía en el pro­to­ti­po, así pue­de prac­ti­car exac­ta­men­te lo que va a ha­cer.

Es­ta apli­ca­ción es­tá cam­bian­do el mun­do. Creo que to­ma­rá po­co tiem­po pa­ra que las com­pa­ñías de se­gu­ros en EU in­clu­yan las im­pre­sio­nes 3D en­tre sus ser­vi­cios. No soy un ex­per­to, pe­ro la na­ción ame­ri­ca­na tie­ne uno de los sis­te­mas de sa­lud más de­fi­cien­tes del mun­do.

Mien­tras la in­dus­tria 3D cre­ce, mi pro­yec­ción es que en al­gún pun­to en el fu­tu­ro cer­cano ha­brá una com­pa­ñía de se­gu­ros que le ase­gu­re a los hos­pi­ta­les: “Si usan tec­no­lo­gía de im­pre­sión 3D pa­ra ci­ru­gías com­pli­ca­das, re­du­ci­rán los cos­tos de sus se­gu­ros”.

¿El uso de la im­pre­sión 3D ha­rá más ac­ce­si­bles las pró­te­sis pa­ra los paí­ses po­bres? Ya es­tá re­du­cien­do cos­tos. Pien­so en pró­te­sis pa­ra ni­ños en EU. Re­sul­ta una in­ver­sión muy al­ta por­que los ni­ños cre­cen muy rá­pi­do, las fa­mi­lias no pue­den cos­tear re­em­pla­zar las pró­te­sis tan se­gui­do, y es­ta tec­no­lo­gía es per­fec­ta pa­ra ellos. No sé si ha­ya ro­to la ba­rre­ra de los paí­ses con al­tos ni­ve­les de po­bre­za. Pe­ro, al fi­nal, se­rá un ser­vi­cio ac­ce­si­ble y per­so­na­li­za­do, lo que nos ha­ce sen­tir muy or­gu­llo­sos.

An­tes de en­trar a Stra­tasys, yo era un eje­cu­ti­vo en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, y esa fue una ex­pe­rien­cia muy di­fe­ren­te. Aquí sien­to que en ver­dad es­toy ayu­dan­do a las per­so­nas, re­vo­lu­cio­nan­do la for­ma que rea­li­za­mos las co­sas a tra­vés de tec­no­lo­gía y crea­ti­vi­dad.

Es­ta tec­no­lo­gía se in­ven­tó pa­ra per­du­rar y cre­cer. La NASA es­tá ex­pe­ri­men­tan­do con im­pre­sión 3D. Es real, no son so­lo dia­gra­mas, y no­so­tros es­ta­mos com­pro­me­ti­dos a li­de­rar­la.†

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.