In­no­va­ción, cla­ve del fu­tu­ro

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca tras­to­ca la vi­sión de las em­pre­sas pa­ra mi­grar ha­cia una di­ná­mi­ca de in­no­va­ción cons­tan­te que par­te desde el in­te­rior.

Manufactura - - COLUMNA -

El mun­do se ha frag­men­ta­do. No so­lo el mun­do ma­nu­fac­tu­re­ro, sino el mun­do con ma­yús­cu­las. Si en 2005 Tho­mas Fried­man nos ex­pli­ca­ba a to­dos có­mo fun­cio­na­ba el mun­do glo­ba­li­za­do en su ex­ce­len­te li­bro La tie­rra es pla­na SZ [c\R] RS $ g Z]a si­guien­tes años, es una ver­sión con es­te­roi­des.

Cla­ra­men­te, la tec­no­lo­gía lle­gó pa­ra transformar to­dos y ca­da uno de los sec­to­res de nues­tras vi­das: la po­lí­ti­ca, la edu­ca­ción, la me­di­ci­na, la abo­ga­cía, los ser­viQW]a ’\O\QWS`]a ZO [O\cTOQbc`O… b]R] Sab¥ QO[PWO\R] al rit­mo ace­le­ra­do de las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas.

Las re­des so­cia­les cam­bia­ron la ma­ne­ra de hacer po­lí­ti­ca; las apli­ca­cio­nes edu­ca­ti­vas, la forma de en­se­ñar; los ro­bots y la se­cuen­cia­ción del genoma trans­for­ma­ron a la me­di­ci­na; la in­te­li­gen­cia O`bW’QWOZ ZO OP]UOQØO) PW­bQ]W\ g block­chain, a las no­ta­rías y las OcRWb]`ØOa) ZOa ’\bSQV SZ aSQb]` ban­ca-se­gu­ros tra­di­cio­nal; el in­ter­net de las co­sas y los co­nQS^b]a " ZO [O\cTOQbc`O b`ORWQW]\OZ… b]R] Sab¥ S\ c\ pro­ce­so de evo­lu­ción.

Hoy por hoy, los mo­de­los de ne­go­cio clá­si­cos se ven su­pe­ra­dos por más y me­jo­res com­pe­ti­do­res del mun­do di­gi­tal, y es­to es so­lo el ini­cio.

Las se­ña­les del mer­ca­do, como tam­bo­res de gue­rra, avi­san que es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar­se pa­ra los cam­bios, pe­ro ¿con qué ar­mas en­fren­ta­mos es­ta si­tua­ción?, ¿qué hacer en un mo­men­to como el ac­tual?, ¿en qué me pue­do apo­yar pa­ra me­jo­rar?

La res­pues­ta, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es una vie­ja co­no­ci­da nues­tra: la in­no­va­ción, pe­ro re­for­mu­la­da pa­ra adap­tar­la a los tiem­pos ac­tua­les.

In­no­va­ción es la crea­ción de una nue­va ofer­ta de ne­go­cio via­ble. In­no­var es dis­tin­to de in­ven­tar, no de­pen­de de la exis­ten­cia de ge­nios crea­ti­vos en la or­ga­ni­za­ción, sino de pro­ce­sos, de una sis­te­má­ti­ca de tra­ba­jo, de una vo­lun­tad de la di­rec­ción y de la dis­po­si­ción de mé­tri­cas e in­cen­ti­vos que la mi­dan y fo­men­ten.

La no­ve­dad pue­de ser tan sim­ple como traer a nues­tro mer­ca­do so­lu­cio­nes que ya fun­cio­nan en otros mer- ca­dos. Por ejem­plo, el mo­de­lo de ven­ta de ‘an­zue­lo y ce­bo’ em­plea­do en la in­dus­tria de las im­pre­so­ras pa­ra ven­der má­qui­nas y car­tu­chos de tó­ner ya se co­no­cía en el mer­ca­do de las ma­qui­ni­llas de afei­tar de ca­be­zal desecha­ble desde ini­cios del si­glo XX.

La via­bi­li­dad de la in­no­va­ción tie­ne que traer reb]`\] ’\O\QWS`] `SOZ O Z]a OQQW]\Wa­bOa RS Z] Q]\b`O`W] la po­dría­mos lla­mar ‘jue­go’ o ‘ex­pe­ri­men­ta­ción’, pe­ro no in­no­va­ción. Y en cuan­to a la ofer­ta, con­si­de­re­mos lo si­guien­te:

La in­no­va­ción, es­pe­cial­men­te en los en­tor­nos ma­nu­fac­tu­re­ros, se ha cen­tra­do en tres ám­bi­tos: los pro­ce­sos de pro­duc­ción como en lí­neas de mon­ta­je, lean ma­nu­fac­tu­ring, en­tre otros.

El se­gun­do de ellos se en­fo­ca en el producto y su ren­di­mien­to; es de­cir, las ca­rac­te­rís­ti­cas aso­cia­das al bien que se pro­du­ce y que lo dis­tin­guen de la com­pe­ten­cia. El úl­ti­mo de ellos in­vo­lu­cra al ser­vi­cio aso­cia­do al producto, que in­te­gra las ven­ta­jas ofre­ci­das al com­pra­dor pa­ra de­can­tar la ba­lan­za a mi fa­vor.

Al cen­trar­se en el producto, la in­no­va­ción tie­ne un lí­mi­te. Pon­ga­mos un ejem­plo: ¿có­mo se ven­den las ca­mio­ne­tas pic­kup? La res­pues­ta es ‘por tes­tos­te­ro­na’. Mo­to­res más po­ten­tes, llan­tas más gran­des, ma­yor dis­tan­cia en­tre ejes, sis­te­mas de trac­ción, et­cé­te­ra; pe­ro, ¿qué hacer cuán­do se aca­ba la tes­tos­te­ro­na?, ¿có­mo se­guir ven­dien­do pic­kups?

La res­pues­ta es mi­rar a los la­dos: ha­cia el la­do in­terno y sus ac­ti­vos, ha­cia el mo­do en que la em­pre­sa ge­ne­ra di­vi­den­dos, así como a su mo­de­lo de ne­go­cio; y ha­cia el la­do ex­terno, que com­pren­de al clien­te, los ca­na­les, la ex­pe­rien­cia, y la mar­ca; to­do ello sin des­cui­dar los as­pec­tos del producto o ser­vi­cio.

Con ba­se en una in­ves­ti­ga­ción em­pí­ri­ca rea­li­za­da por De­loit­te-Do­blin —la prác­ti­ca de la in­no­va­ción den­tro de Mo­ni­tor de De­loit­te— en la que se ana­li­za­ron [¥a RS \]dSRORSa ^]RS[]a WRS\bW’QO` bW^]a bá­si­cos de in­no­va­ción que pue­den ser em­plea­dos por to­do ti­po de com­pa­ñías ma­nu­fac­tu­re­ras y de otros ru­bros, pa­ra ga­ran­ti­zar su po­si­ción com­pe­ti­ti­va de ma­ne­ra sos­te­ni­ble y se­guir ge­ne­ran­do in­gre­sos ren­ta­bles. Pe­ro eso se­rá te­ma de pró­xi­mos ca­pí­tu­los.†

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.