Mue­bles sin des­per­di­cio

PM Stee­le ope­ra en Ler­ma, Es­ta­do de Mé­xi­co, su plan­ta más grande y efi­cien­te en el país.

Manufactura - - VISITA A PLANTA - Por Ro­sa­lía La­ra

Fun­da­da en 1950, PM Stee­le es una firma me­xi­ca­na que di­se­ña y fa­bri­ca mue­bles de ofi­ci­na. La de­man­da que han te­ni­do sus pro­duc­tos la lle­vó a cre­cer en los úl­ti­mos años: ade­más de la plan­ta de Ler­ma, Es­ta­do de Mé­xi­co, tie­ne otras dos fac­to­rías en esa en­ti­dad que en to­tal su­man 61,110 m2 de su­per­fi­cie. La de Tlal­ne­pantla se es­pe­cia­li­za en lí­neas eje­cu­ti­vas de chapa y me­sas de jun­tas. La otra, en Oco­yoa­cac, pro­du­ce si­lle­ría, ga­bi­ne­tes, loc­kers, sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to y ar­chi­vo mó­vil.

El com­ple­jo de Ler­ma em­plea a 278 per­so­nas y ope­ra con dos áreas, una en­fo­ca­da a la pro­duc­ción con ace­ro y otra con pro­duc­tos de­ri­va­dos de la ma­de­ra. En la fá­bri­ca se ela­bo­ran mue­bles mo­du­la­res, de al­ma­ce­na­mien­to y si­lle­ría li­ge­ra.

Du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años, el au­men­to de las ven­tas de PM Stee­le ha si­do de un dí­gi­to, des­con­tan­do los efec­tos de la in­fla­ción, di­ce Jai­me Hirsch­feld, di­rec­tor in­dus­trial de PM Stee­le.

Mue­bles ver­des

La plan­ta de PM Stee­le en Ler­ma se en­cuen­tra a 20 mi­nu­tos del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de To­lu­ca, en una su­per­fi­cie de 50,000 m2. La plan­ta nor­mal­men­te tra­ba­ja un so­lo turno, y evi­tar ope­rar de no­che “por­que es don­de las ta­ri­fas eléc­tri­cas son más ca­ras”, co­men­ta Lau­ro Me­jía, res­pon­sa­ble de la plan­ta.

La plan­ta fun­cio­na con ma­qui­na­ria pro­ve­nien­te de Ita­lia, Ale­ma­nia, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos. Ha­ce po­co, la em­pre­sa in­vir­tió 52 mi­llo­nes de pe­sos en la ad­qui­si­ción de dos cor­ta­do­ras de lá­mi­na lá­ser y dos pren­sas.

Hirsch­feld di­ce que es­tá en pla­nes la re­no­va­ción del sis­te­ma de pin­tu­ra y otras má­qui­nas pa­ra man­te­ner la edad de los equi­pos en un ran­go de 10 y 12 años. Si bien la ma­qui­na­ria y al­gu­nos com­po­nen­tes, co­mo ro­da­jas, pis­to­nes y el me­ca­nis­mo de si­lle­ría, pro­vie­nen del ex­tran­je­ro, al­re­de­dor de 80% del to­tal de la ma­te­ria pri­ma que uti­li­za, co­mo ace­ro, la­mi­na­dos plás­ti­cos, pin­tu­ra, te­las y ma­de­ra, la ad­quie­re de pro­vee­do­res me­xi­ca­nos.

Al­gu­nos de los pro­duc­tos que se fa­bri­can en la plan­ta de Ler­ma son es­cri­to­rios, ar­chi­ve­ros, ga­bi­ne­tes y si­lle­ría li­ge­ra.

Área de ma­de­ra

En es­ta zo­na el pro­ce­so ini­cia con el su­mi­nis­tro de los ta­ble­ros. Su pro­vee­dor es Gru­po Ma­si­sa, al que le com­pra tan­to aglo­me­ra­do co­mo MDF (Me­dium Den­sity Fi­ber­board). Los ta­ble­ros son de un ta­ma­ño de 122 x 244 cm y de 152 x 244 con un es­pe­sor de 12, 16, 22 o 28 mm, de acuer­do con el di­se­ño y la pie­za que se va­ya a tra­ba­jar.

Esos ta­ble­ros pa­san por una cor­ta­do­ra rec­ta con con­trol nu­mé­ri­co, de don­de se ob­tie­nen las pie­zas con las me­di­das re­que­ri­das. De ahí, es­tas pa­san por la cha­pea­do­ra de can­tos pa­ra la co­lo­ca­ción de las mol­du­ras. “En ma­de­ra te­ne­mos tec­no­lo­gía ale­ma­na, que son rou­ters mar­ca

PM Stee­le in­vier­te al­re­de­dor de 52 mi­llo­nes de pe­sos en la ad­qui­si­ción de cor­ta­do­ras y pren­sas, así co­mo en la ac­tua­li­za­ción de los equi­pos del sis­te­ma de pin­tu­ra, a fin de que la an­ti­güe­dad de su ma­qui­na­ria per­ma­nez­ca en­tre 10 y 12 años.

CNC, tan­to pa­ra cu­bier­tas rec­tas co­mo de fi­gu­ra”, in­di­ca Hirsch­feld. El úl­ti­mo pa­so, des­pués de pa­sar por la mol­du­ra, es lim­piar la cu­bier­ta, em­pa­car y en­tre­gar al al­ma­cén.

Área de ace­ro

Aquí pro­du­cen ga­bi­ne­tes me­tá­li­cos, loc­kers, ar­chi­ve­ros y la es­truc­tu­ra pa­ra mon­tar los es­cri­to­rios.

Di­ver­sos cen­tros de ser­vi­cio sur­ten ro­llos de ace­ro a la plan­ta, los cua­les pa­san por una má­qui­na cor­ta­do­ra. Le si­gue el pro­ce­so de pun­zo­na­do, don­de se usan má­qui­nas que cor­tan la lá­mi­na por me­dio de fi­bra óp­ti­ca y un ra­yo lá­ser, en­tre cu­yas ven­ta­jas es­tán que el cor­te que­da sin las lla­ma­das re­ba­bas, por lo que re­du­ce los des­per­di­cios.

Aun­que el pro­ce­so con lá­ser dis­mi­nu­ye las mer­mas, no to­da la lá­mi­na se apro­ve­cha. El ace­ro res­tan­te del pro­ce­so se ven­de co­mo cha­ta­rra.

Des­pués del cor­te, el pro­duc­to pa­sa al pro­ce­so de do­bla­do, don­de la má­qui­na rea­li­za cam­bios de he­rra­mien­tas de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca en un tiem­po de 1.4 mi­nu­tos —sue­le ser de 20 mi­nu­tos—, lo que ha da­do co­mo re­sul­ta­do “la dis­mi­nu­ción de tiem­pos muer­tos”, se­ña­la Me­jía.

Lue­go si­gue el área de pun­tea­do, que es don­de se em­pie­za a ar­mar el cuer­po del mue­ble. Se rea­li­za en dos pro­ce­sos: el pri­me­ro es a tra­vés de un pun­to de sol­da­du­ra que fun­de la lá­mi­na; el segundo es la sol­da­du­ra con ayu­da de ro­bots.

Más tar­de, el es­que­le­to del mue­ble se di­ri­ge al pro­ce­so de pin­tu­ra. La pie­za, que vie­ne con gra­sa y pol­vo, se cuel­ga de una ban­da que la lle­va a lo lar­go del pro­ce­so. Pri­me­ro pa­sa por unas ti­nas don­de la pie­za se la­va con fos­fa­to pa­ra qui­tar­le la gra­sa y pre­pa­rar la lá­mi­na pa­ra que pue­da ad­he­rir­se la pin­tu­ra. La pie­za pa­sa al horno pa­ra su se­ca­do y cru­za por la ca­se­ta de apli­ca­ción, don­de, me­dian­te car­gas eléc­tri­cas, el pol­vo de la pin­tu­ra se ad­hie­re a la pie­za pa­ra lue­go di­ri­gir­se al fi­ja­do, don­de el pro­duc­to se in­tro­du­ce a otro horno pa­ra de­rre­tir la pin­tu­ra y fi­jar­la en el mue­ble.

Por úl­ti­mo, lle­ga a las áreas de en­sam­ble, don­de se in­te­gran las di­fe­ren­te par­tes pro­du­ci­das y se ar­ma el mue­ble, se co­lo­can las ga­ve­tas, ce­rra­du­ras, co­rre­de­ras, se le ha­cen prue­bas, se ajus­tan, se em­pa­ca y se va al al­ma­cén de pro­duc­to ter­mi­na­do.

Tras el pro­ce­so de en­sam­bla­do, los mue­bles de ma­de­ra y ace­ro sa­len ha­cia el al­ma­cén, que sur­te a más de 24 pun­tos de ven­ta en la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na.

Vis­ta de la lí­nea de pro­duc­ción pa­ra ar­tícu­los de­ri­va­dos del ace­ro.

Vis­ta de la lí­nea de pro­duc­ción pa­ra mue­bles de ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.