Reali­dad au­men­ta­da, el nue­vo so­cio in­dus­trial

Las in­dus­trias ae­roes­pa­cial y au­to­mo­triz lle­van ven­ta­ja en el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías.

Manufactura - - TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN - POR LEO­NAR­DO PE­RAL­TA

En un mun­do de dis­po­si­ti­vos ca­da vez más pe­que­ños, se ol­vi­da la can­ti­dad de in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra en­sam­blar­los y el es­ca­so mar­gen de ma­nio­bra al co­lo­car sus par­tes. Un iWatch es­tá ar­ma­do con 16 pie­zas, pe­ro 11 son pro­ce­sa­do­res elec­tró­ni­cos, se­gún la con­sul­to­ra IHS, por lo que un error de di­se­ño de po­cas mi­cras pue­de des­en­ca­de­nar to­do ti­po de pro­ble­mas.

El uso de ro­bots pue­de ayu­dar en al­gu­nos ca­sos, pe­ro en otros las ma­nos hu­ma­nas se­gui­rán sien­do res­pon­sa­bles del di­se­ño, ma­nu­fac­tu­ra y su­per­vi­sión de los pro­duc­tos. La reali­dad au­men­ta­da (RA), la su­per­po­si­ción de una ca­pa de imá­ge­nes y da­tos en­ci­ma de la ima­gen per­ci­bi­da con los ojos pue­de ser de enor­me ayu­da de acuer­do con Mark Sa­ge, di­rec­tor en la Aug­men­ted Reality for En­ter­pri­se Allian­ce (AREA), “los hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos ayu­das vi­sua­les pa­ra iden­ti­fi­car pie­zas o en­ten­der el pro­ce­di­mien­to de ar­ma­do, sin em­bar­go, mu­cha de es­ta in­for­ma­ción es­tá en pla­nos o ma­nua­les, lo que im­pli­ca pér­di­das de tiem­po y po­ten­cia­les erro­res”.

La reali­dad au­men­ta­da no es pre­ci­sa­men­te nue­va, pe­ro ha­ce unos años co­men­zó a ser ac­ce­si­ble.

La reali­dad au­men­ta­da no es pre­ci­sa­men­te nue­va, pe­ro ha­ce unos años co­men­zó a ser ac­ce­si­ble, se­gún Ja­vier Fla­vio Fi­gue­ras, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San Luis Po­to­sí (UASLP) y ex­per­to en reali­dad au­men­ta­da, “des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se hi­cie­ron ex­pe­ri­men­tos pro­yec­tan­do en los cris­ta­les de las ca­bi­nas de avio­nes mi­li­ta­res in­for­ma­ción con un prin­ci­pio lla­ma­do head-up dis­play (HUD)”.

La rá­pi­da evo­lu­ción y po­pu­la­ri­za­ción de los teléfonos in­te­li­gen­tes des­de la dé­ca­da pa­sa­da ha­bi­li­tó su em­pleo co­mo vi­sua­li­za­dor de RA y co­mo uni­dad de pro­ce­sa­mien­to de da­tos, “to­dos pen­sa­mos en RA co­mo ga­fas o cas­cos cuan­do al mo­men­to de con­sul­tar un ma­pa con el ce­lu­lar es­ta­mos apli­can­do la reali­dad au­men­ta­da”, di­ce Mark Sa­ge. A es­to se su­ma la apa­ri­ción de dis­po­si­ti­vos co­mo Goo­gle Glass en 2013 y el Mi­cro­soft Ho­loLens en 2016, “por pri­me­ra vez, em­pre­sas de tec­no­lo­gía de con­su­mo ma­si­vo crea­ron dis­po­si­ti­vos de reali­dad au­men­ta­da dis­po­ni­bles pa­ra el pú­bli­co”, agre­ga Sa­ge.

Al­gu­nas em­pre­sas ya han co­men­za­do a des­ple­gar so­lu­cio­nes de RA en sus plan­tas o a crear so­lu­cio­nes pa­ra me­jo­rar su adop­ción en la in­dus­tria, pe­ro aún tie­nen un ca­mino que re­co­rrer, “es­ta tec­no­lo­gía se adop­ta­rá en la in­dus­tria a me­di­da que ba­rre­ras co­mo el cos­to dis­mi­nu­yan, ya que aho­ra las so­lu­cio­nes pro­fe­sio­na­les más eco­nó­mi­cas ron­dan en pro­me­dio los 25,000 eu­ros”, se­ña­la Sa­ge.

La tec­no­lo­gía su­per­po­ne imá­ge­nes a mo­de­los de pie­zas o au­tos com­ple­tos en lu­gar de pan­ta­llas o ga­fas de RA.

VW uti­li­za la reali­dad au­men­ta­da en el pro­to­ti­pa­do de in­te­rio­res y el cha­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.