Da­tos: la nueva ve­ta pe­tro­le­ra

Tra­di­cio­nal­men­te, la ma­nu­fac­tu­ra se ha en­ten­di­do co­mo la ge­ne­ra­ción de va­lor a par­tir de la pro­duc­ción de ob­je­tos, pe­ro la su­per­vi­ven­cia de las ma­nu­fac­tu­re­ras en el fu­tu­ro pa­sa­rá por en­ten­der que hay que mu­dar de “fa­bri­car pro­duc­tos” a “cap­tu­rar va­lor” en

Manufactura - - OPINIÓN - Por Bruno Jua­nes

Los pro­duc­tos exi­to­sos se­rán aque­llos que es­tén co­nec­ta­dos a la red, que ex­trai­gan da­tos en tiem­po real, y den in­for­ma­ción so­bre su es­ta­do y/o el en­torno don­de es­tén in­mer­sos. Des­de un sim­ple pul­sí­me­tro di­gi­tal que ofrez­ca da­tos so­bre la ten­sión ar­te­rial del pa­cien­te (y so­bre su pro­pio es­ta­do ope­ra­ti­vo) has­ta una fábrica di­gi­tal lle­na de sen­so­res in­ter­co­nec­ta­dos, to­dos los pro­duc­tos ge­ne­ra­rán una gran can­ti­dad de da­tos que pro­du­ci­rán nue­vas fuen­tes de in­gre­so pa­ra quien los se­pa ex­plo­tar. ¿A quién le pue­de in­tere­sar la da­ta que ge­ne­ran to­dos los pul­sí­me­tros di­gi­ta­les?... se­gu­ra­men­te las ase­gu­ra­do­ras, el go­bierno y otros ac­to­res es­ta­rían en­can­ta­dos de po­der ac­ce­der a esa in­for­ma­ción, pa­gan­do por ella y ge­ne­ran­do nue­vas fuen­tes de in­gre­so pa­ra un fa­bri­can­te que, unos me­ses an­tes, so­lo desa­rro­lla­ba apa­ra­tos analó­gi­cos no co­nec­ta­dos.

A eso me re­fie­ro cuan­do ha­blo de eco­sis­te­mas am­plia­dos. Los fa­bri­can­tes de­be­rán en­ten­der dón­de jue­gan aho­ra, dón­de pue­den ju­gar en el fu­tu­ro y qué ca­pa­ci­da­des de­ben desa­rro­llar o aso­ciar pa­ra te­ner éxi­to. El de­no­mi­na­dor co­mún de es­te cam­bio, con in­de­pen­den­cia del sec­tor, in­dus­tria o pro­duc­to en el que se ope­re, son los da­tos.

Pa­ra ha­cer­nos una idea de vo­lu­men, ten­ga­mos pre­sen­te que en 2010 se ge­ne­ró en el mun­do el pri­mer zet­taby­te de da­tos, que equi­va­le a 36 mi­llo­nes de años de vi­deo en al­ta de­fi­ni­ción. Pa­ra 2020 se pre­vé que se ge­ne­ren 44 zet­taby­tes de da­tos, es de­cir, 1.5 bi­llo­nes de años de vi­deo en al­ta de­fi­ni­ción. Se es­ti­ma que la can­ti­dad se du­pli­que ca­da dos años.

Los da­tos fun­gi­rán en el si­glo XXI co­mo el pe­tró­leo en el pa­sa­do; se­rán un cau­dal inago­ta­ble de ri­que­za y opor­tu­ni­da­des. Su ex­plo­ta­ción abri­rá nue­vas opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les y la­bo­ra­les, y ten­drán un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la ri­que­za de los paí­ses. Las em­pre­sas de­be­rán dis­po­ner de nue­vas ha­bi­li­da­des y ta­len­tos se­gu­ra­men­te no pre­sen­tes en sus or­ga­ni­gra­mas ac­tua­les. Al igual que en el sec­tor pe­tro­le­ro, se re­quie­ren in­ge­nie­ros es­pe­cia­li­za­dos y tec­no­lo­gías in­ten­si­vas, el tra­ba­jo so­bre los da­tos re­quie­re per­fi­les, com­pe­ten­cias y tec­no­lo­gías de ma­ne­jo ex­per­tos. La bue­na noticia es que ese co­no­ci­mien­to es abun­dan­te y es­tá dis­po­ni­ble… pa­ra quien quie­ra apro­ve­char­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.