El di­le­ma del sa­la­rio

Se­guir el rit­mo de la in­fla­ción es im­po­si­ble, pe­ro man­te­ner a los empleados con­ten­tos y gra­ti­fi­ca­dos no de­be es­tar en du­da.

Manufactura - - FINANCIAMIENTO - Por Sa­mant­ha Álvarez

A umen­tar ca­da año los suel­dos pa­re­ce im­pen­sa­ble pa­ra la ma­yo­ría de las em­pre­sas, pe­ro pue­de lo­grar­se. Incluso si es­te in­cre­men­to no pue­de re­fle­jar­se en una re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca in­me­dia­ta, hay otros me­ca­nis­mos que los ha­rán sen­tir gra­ti­fi­ca­dos.

Re­por­tes de Santander, Ban­co Bx+ y Ban­co Ba­se han ade­lan­ta­do que se es­pe­ra que la in­fla­ción anual cie­rre en 5.6 o 6%, lo que afec­ta­rá los sa­la­rios reales de los tra­ba­ja­do­res.

“No hay nin­gu­na ley que obli­gue a las em­pre­sas a au­men­tar los sa­la­rios, a me­nos que se ri­jan por el sa­la­rio mí­ni­mo”, di­ce Ar­tu­ro Lu­na, di­rec­tor del área de Wealth de Mer­cer Mé­xi­co, fir­ma de con­sul­to­ría en re­cur­sos hu­ma­nos. Los sa­la­rios que to­man co­mo ba­se la ac­tua­li­za­ción del sa­la­rio mí­ni­mo sí de­ben mo­di­fi­car­se.

El aná­li­sis del in­cre­men­to sa­la­rial de­be ha­cer­se de ma­ne­ra anual, du­ran­te el úl­ti­mo tri­mes­tre del año. Uno de los pun­tos más im­por­tan­tes es co­no­cer el ni­vel de sol­ven­cia de la com­pa­ñía. “Una em­pre­sa que es­tá en una si­tua­ción fi­nan­cie­ra com­pli­ca­da di­fí­cil­men­te pen­sa­rá en ele­var el sa­la­rio”, re­fie­re Le­ti­cia Ar­men­ta, pro­fe­so­ra in­ves­ti­ga­do­ra del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, cam­pus Ciu­dad de Mé­xi­co. Agre­ga que el au­men­to ten­drá que fi­jar­se con ba­se en los ran­gos del mer­ca­do, la in­fla­ción y el desem­pe­ño del em­plea­do.

“Las em­pre­sas suben los sa­la­rios en­tre 3 y 5%, no en ni­ve­les que su­peren la in­fla­ción; por eso bus­can otras for­mas de re­tri­buir a los empleados”, apun­ta Lean­dro Ri­bei­ro, di­rec­tor de Nue­vos Ne­go­cios de Mer­cer Mé­xi­co.

En el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro, los empleados bus­can in­cen­ti­vos que van des­de ca­pa­ci­ta­ción, me­jo­res he­rra­mien­tas y condiciones de tra­ba­jo, has­ta ho­ra­rios fle­xi­bles y tra­ba­jo des­de casa, so­bre to­do en áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Se­gún la fir­ma Hays Mé­xi­co, los mo­ti­va­do­res pa­ra un cam­bio de tra­ba­jo en 2016 fue­ron pa­ra el 53% de los en­cues­ta­dos un me­jor sa­la­rio, se­gui­do de cre­ci­mien­to (51%), más sa­tis­fac­ción la­bo­ral (49%), be­ne­fi­cios so­cia­les (16%), ma­yor mo­ti­va­ción (15%) y un ba­lan­ce en­tre su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal (12%).

Es­to in­di­ca que el sa­la­rio no es­tá com­pues­to úni­ca­men­te por la re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca, así que es necesario ver­lo co­mo un pa­que­te to­tal de re­com­pen­sas: suel­do, más pres­ta­cio­nes de ley, más be­ne­fi­cios adi­cio­na­les.

Las pres­ta­cio­nes adi­cio­na­les tie­nen un cos­to pa­ra la com­pa­ñía, co­men­ta Leo­pol­do Fi­gue­roa, ca­te­drá­ti­co de pos­gra­do en la Es­cue­la Ban­ca­ria y Co­mer­cial, pe­ro son de­du­ci­bles de im­pues­tos en­tre 30 y 50%. El es­pe­cia­lis­ta tam­bién ha­ce una ad­ver­ten­cia: si el au­men­to se da di­rec­ta­men­te al suel­do del em­plea­do, la ba­se gra­va­ble au­men­ta­rá y, por lo tan­to, pa­ga­rá más im­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.