EL AU­TO CON ADN DE AVIÓN

Des­pués de Mas­tret­ta, VUHL in­ten­ta pro­bar suer­te en el seg­men­to de au­tos de­por­ti­vos.

Manufactura - - SUMARIO - Por Ivet Ro­drí­guez

VUHL prue­ba suer­te en de­por­ti­vos.

Fue ca­si inevi­ta­ble que los her­ma­nos Echeverría se de­di­ca­ran al di­se­ño y la fa­bri­ca­ción de co­ches de pis­ta. Am­bos cre­cie­ron en es­te am­bien­te, pues ca­da se­ma­na acom­pa­ña­ban a su pa­dre, el pi­lo­to Guillermo Echeverría, al Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Ro­drí­guez.

En 2010, Guillermo e Iker en­tra­ron a es­te ne­go­cio con su mar­ca VUHL, con la que fa­bri­can 25 co­ches al año en una plan­ta en Que­ré­ta­ro. Mo­de­los de 109,900 dó­la­res (ca­si 2 mi­llo­nes de pe­sos), que gra­cias a su es­truc­tu­ra ul­tra­li­ge­ra, si­mi­lar a la de los avio­nes, pa­san de los 0 a los 100 km/h en 3.2 se­gun­dos. Ca­da VUHL pe­sa en­tre 500 y 800 ki­los, me­nos que un Smart.

Ubi­car la plan­ta en Que­ré­ta­ro fue es­tra­té­gi­co pa­ra te­ner ac­ce­so al clús­ter de pro­vee­du­ría ae­roes­pa­cial ins­ta­la­do en la en­ti­dad y a in­ge­nie­ros ae­ro­es­pa­cia­les y me­ca­tró­ni­cos. A so­lo dos años de su lan­za­mien­to, el au­to me­xi­cano ya se ven­de en cin­co paí­ses.

Los au­tos de­por­ti­vos ul­tra­li­ge­ros son un ni­cho que, a es­ca­la glo­bal, ge­ne­ra ven­tas por unos 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Dos me­xi­ca­nos aho­ra quie­ren una re­ba­na­da de es­te pas­tel.

El desa­rro­llo del vehícu­lo du­ró 38 me­ses. El pro­to­ti­po es­tu­vo lis­to en 2013 y, un año des­pués, ini­ció la pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.