IN­NO­VA­CIÓN CO­LEC­TI­VA

Po­co a po­co, las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas asu­men su rol co­mo se­mi­lle­ros de in­no­va­ción al ser­vi­cio de la in­dus­tria.

Manufactura - - SUMARIO - Por Dino Ro­zen­berg

La aca­de­mia al ser­vi­cio de la in­dus­tria.

La co­la­bo­ra­ción en­tre la aca­de­mia y la in­dus­tria ca­da vez es más fre­cuen­te. Ford, Shell, Au­di, Volks­wa­gen, Her­dez, Syg­ma Ali­men­tos, Ma­be, Pe­mex y CFE han rea­li­za­do pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción con la UNAM, el Tec de Mon­te­rrey y otras uni­ver­si­da­des me­xi­ca­nas. Pe­se a es­to, la aca­de­mia aún es­tá le­jos de ser un mo­tor de desa­rro­llo e in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca.

Un ca­so es el del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT): tie­ne con­tra­tos con más de 700 em­pre­sas que, en 2016, le apor­ta­ron 182 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd). Re­ci­bió 1,500 mdd en pa­tro­ci­nios pa­ra la in­no­va­ción; pu­bli­có 900 in­ven­tos y desa­rro­llos, y so­li­ci­tó 340 pa­ten­tes.

El fe­nó­meno ape­nas des­pe­ga en Mé­xi­co. Una mo­di­fi­ca­ción a la Ley de Cien­cia y Tec­no­lo­gía per­mi­te rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes y com­par­tir con los in­ves­ti­ga­do­res has­ta 70% de los in­gre­sos. El Con­se­jo Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (Co­nacyt) ofre­ce re­cur­sos a fon­do per­di­do pa­ra las em­pre­sas que con­tra­ten in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo con uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción.

“El pa­no­ra­ma es­tá cam­bian­do y las re­la­cio­nes con la in­dus­tria son más fre­cuen­tes y pro­duc­ti­vas”, di­ce Úr­su­la Dá­vi­la Gar­cía, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Uni­dad de Vin­cu­la­ción de la Quí­mi­ca (UVQ), una em­pre­sa cons­ti­tui­da co­mo S.A. de C.V. y apo­ya­da por el Pa­tro­na­to de la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca de la UNAM, que ne­go­cia ser­vi­cios, con­sul­to­rías y li­cen­cia­mien­to de pro­duc­tos. En­tre sus clien­tes fi­gu­ran Pe­mex, CFE y la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos co­mo Pro­bio­med, Lands­tei­ner Scien­ti­fic y Pi­sa, que con­tra­tan la Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Pre­clí­ni­ca (Uni­prec). En 2016, UVQ fac­tu­ró seis mi­llo­nes de pe­sos (mdp).

Otro ca­so es el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes de Di­se­ño In­dus­trial (CIDI) de la UNAM, que di­se­ña pro­duc­tos pa­ra fa­bri­car­los de ma­ne­ra in­dus­trial y co­lo­car­los en los mer­ca­dos, ex­pli­ca En­ri­que Ri­cal­de Gam­boa, coor­di­na­dor ge­ne­ral. El or­ga­nis­mo tie­ne acuer­dos de co­la­bo­ra­ción con Whirl­pool, Goo­gle, Phi­lips, No­kia Tech­no­lo­gies, Volks­wa­gen, LG, Lock­heed Mar­tin, Au­di, Ford, Bosch, Shell, Ma­be y Tup­per­wa­re.

Ri­cal­de des­ta­ca que el CIDI for­ma par­te de la red de in­no­va­ción de la Es­cue­la de Di­se­ño de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, co­no­ci­da co­mo d-school. “Las em­pre­sas to­da­vía lle­gan pa­ra que les me­jo­re un pro­duc­to o un

pro­ce­so, cuan­do lo ideal es pen­sar en in­ver­sio­nes de me­diano pla­zo y la per­se­cu­ción de una so­lu­ción in­no­va­do­ra”, ex­pli­ca. Por re­gla, la

d-school con­si­de­ra que un pro­yec­to de in­no­va­ción de­be du­rar al me­nos 10 me­ses.

El Tec de Mon­te­rrey ha desa­rro­lla­do su vo­ca­ción de co­la­bo­rar con la in­dus­tria. Pa­tri­cia Mo­ra, di­rec­to­ra de la Red de Ofi­ci­nas de Trans­fe­ren­cia Tec­no­ló­gi­ca (Re­dOTT), ex­pli­ca que sus más de 40 líneas de in­ves­ti­ga­ción bus­can co­nec­tar re­sul­ta­dos con el sec­tor in­dus­trial, clús­ters, y áreas de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de las em­pre­sas. “En 2016 se mo­di­fi­có la po­lí­ti­ca pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción y el em­pren­di­mien­to —apun­ta—, de mo­do que los in­ves­ti­ga­do­res pue­den re­ci­bir has­ta 50% de los in­gre­sos ge­ne­ra­dos”.

Un ca­so es el de Hor­mel Foods, que se de­di­ca al em­pa­ca­do y ven­ta de agua­ca­te, con la que el Tec ha desa­rro­lla­do adi­ti­vos y pro­ce­sos que agre­gan va­lor a la pro­duc­ción.

Pe­dro Gra­sa So­ler, rec­tor del cam­pus Pue­bla del Tec y ex­per­to en ma­nu­fac­tu­ra y me­ca­tró­ni­ca, opi­na que tam­bién los in­dus­tria­les de­ben ha­cer su par­te. “A ve­ces lle­gan en bus­ca de so­lu­cio­nes que les den un re­torno de cor­to pla­zo, cuan­do se ne­ce­si­ta una in­ver­sión con ma­yor al­can­ce”.

Rolando Ber­nal, es­pe­cia­lis­ta en em­pren­di­mien­to en la UVQ, di­ce que han con­cre­ta­do pro­yec­tos con la in­dus­tria de ali­men­tos, pe­tro­quí­mi­ca y plás­ti­cos. “Mu­chas em­pre­sas acos­tum­bran ad­qui­rir tec­no­lo­gías lis­tas pa­ra pro­du­cir, pe­ro cuan­do se tra­ta de una in­no­va­ción el ca­mino pa­sa por es­ca­lar los re­sul­ta­dos del la­bo­ra­to­rio a la plan­ta. El in­dus­trial no es­tá com­pran­do un pro­ce­so que tam­bién tie­nen los de­más, sino una ex­clu­si­vi­dad que re­pre­sen­ta una ven­ta­ja”.

Ri­cal­de, del CIDI, con­clu­ye que una cla­ve de las em­pre­sas exi­to­sas es que crean des­de la na­da. “No se tra­ta de cam­biar el di­se­ño de un re­fri­ge­ra­dor, sino de in­ves­ti­gar ha­cia dón­de va la re­fri­ge­ra­ción y qué ten­drán que ha­cer los fa­bri­can­tes en los pró­xi­mos 10 o 20 años”.

Las re­la­cio­nes en­tre aca­de­mia e in­dus­tria son más fre­cuen­tes y pro­duc­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.