La fór­mu­la de la me­jo­ra con­ti­nua

Las em­pre­sas tie­nen en el OEE (Ove­rall Equip­ment Ef­fi­ciency) una de las me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra in­cre­men­tar su efi­cien­cia y ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción; sin em­bar­go, a pe­sar de los be­ne­fi­cios tan­gi­bles que apor­ta el se­gui­mien­to a sus pro­ce­sos con ba­se en mé

Manufactura - - OPINIÓN - Por Ju­lio Ser­na y Ale­jan­dro Mar­tí­nez*

El OEE (Ove­rall Equip­ment Ef­fi­ciency o Efi­cien­cia Ge­ne­ral de los Equi­pos) es el es­tán­dar en la in­dus­tria pa­ra me­dir la efi­cien­cia y ca­pa­ci­da­des de los pro­ce­sos, pe­ro no to­das las em­pre­sas lo uti­li­zan co­mo una mé­tri­ca que ayu­da a la me­jo­ra con­ti­nua.

La uti­li­dad del OEE es in­ne­ga­ble pues in­di­ca las pér­di­das en la pro­duc­ción de­ri­va­das de tiem­pos muer­tos, ren­di­mien­tos li­mi­ta­dos y pro­ble­mas de ca­li­dad, lo que per­mi­te iden­ti­fi­car dón­de es­tán ocu­rrien­do los prin­ci­pa­les pro­ble­mas pa­ra prio­ri­zar ini­cia­ti­vas de me­jo­ra.

Pa­ra lo­grar que es­te in­di­ca­dor real­men­te ayu­de a la em­pre­sa a me­jo­rar y no se con­vier­ta en una mé­tri­ca que so­lo se re­por­ta es im­por­tan­te con­si­de­rar al me­nos tres ele­men­tos: 1. Es­tan­da­ri­zar el pro­ce­so de me­di­ción y los com­po­nen­tes de las pér­di­das de pro­duc­ción; 2. In­cluir den­tro del Sis­te­ma de Ges­tión de la Pro­duc­ción un mo­de­lo de me­jo­ra con­ti­nua que uti­li­ce la me­di­ción del OEE, y 3. Lo­grar una co­ne­xión cla­ra en­tre los in­di­ca­do­res cla­ves de desem­pe­ño (KPI) de ni­vel 1, 2 y 3.

Un pri­mer pa­so pa­ra apro­ve­char la me­di­ción del OEE es ase­gu­rar que a lo lar­go de la or­ga­ni­za­ción se en­tien­da lo mis­mo cuan­do se ha­bla de es­ta mé­tri­ca y, más allá, que se mi­da de la mis­ma ma­ne­ra. Par­te im­por­tan­te pa­ra lo­grar­lo es de­fi­nir el ti­po de OEE que se me­di­rá: OEE 1 con­si­de­ra en el de­no­mi­na­dor del cálcu­lo la pro­duc­ción má­xi­ma teó­ri­ca; mien­tras que el OEE 2 des­cuen­ta la pro­duc­ción má­xi­ma por tiem­pos muer­tos pla­nea­dos. Una vez de­fi­ni­do es­to es ne­ce­sa­rio de­fi­nir có­di­gos de tiem­pos muer­tos es­tán­dar y acep­ta­dos por to­das las plan­tas/ pro­ce­sos que se me­di­rán.

Pos­te­rior­men­te, es re­le­van­te de­ter­mi­nar có­mo se me­di­rá la ta­sa de pro­duc­ción má­xi­ma teó­ri­ca de la lí­nea (pue­de ser ba­sa­da en es­tán­da­res del fa­bri­can­te de las má­qui­nas o la pro­duc­ción má­xi­ma de­mos­tra­da; es im­por­tan­te me­dir con­tra un es­tán­dar má­xi­mo y no una pla­nea­ción).

Tam­bién es ne­ce­sa­rio en­ten­der có­mo se ge­ne­ra, cap­tu­ra y re­por­ta el des­per­di­cio.

Por úl­ti­mo, es im­por­tan­te es­tan­da­ri­zar el mé­to­do de me­di­ción, de dón­de sal­drá la in­for­ma­ción en ca­da una de las plan­tas/pro­ce­sos y có­mo nos ase­gu­ra­mos de que to­das las plan­tas/pro­ce­sos es­tén mi­dien­do to­da es­ta in­for­ma­ción de ma­ne­ra ho­mo­gé­nea.

*Los au­to­res os­ten­tan los si­guien­tes car­gos en AT Kear­ney. Ju­lio Ser­na, Di­rec­tor, y Ale­jan­dro Mar­tí­nez, So­cio.

Cual­quier mo­de­lo ope­ra­ti­vo re­quie­re la de­fi­ni­ción de una es­tra­te­gia, pro­ce­sos, es­truc­tu­ra y go­bierno, y ha­bi­li­ta­do­res/so­por­te.

El Sis­te­ma de Ges­tión de la Pro­duc­ción en una em­pre­sa no es di­fe­ren­te, pe­ro es po­si­ble im­ple­men­tar un pro­ce­so de re­por­teo sim­ple que ayu­de a lo­grar me­jo­ras de ma­ne­ra fá­cil y rá­pi­da apro­ve­chan­do la me­di­ción del OEE.

Una vez de­fi­ni­do có­mo se me­di­rá el OEE, es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer for­ma­tos que ca­da plan­ta de­be lle­nar, y que se pue­den agre­gar cen­tral­men­te pa­ra te­ner in­for­ma­ción his­tó­ri­ca y per­mi­tan rea­li­zar com­pa­ra­cio­nes en­tre plan­tas, uni­da­des de ne­go­cio, et­cé­te­ra.

Con es­tos for­ma­tos es pre­ci­so de­ter­mi­nar los di­fe­ren­tes fo­ros con ob­je­ti­vos y scripts prees­ta­ble­ci­dos se­gún el ni­vel y la au­dien­cia. Por lo nor­mal, hay 4 ni­ve­les: uni­dad de ne­go­cio, di­vi­sión, plan­ta/gru­po, lí­nea/ turno. Por ejem­plo, el ob­je­ti­vo de las reunio­nes en la lí­nea/turno con­sis­te en me­dir el desem­pe­ño de ca­da turno, con la idea de re­vi­sar los pro­ble­mas, iden­ti­fi­car so­lu­cio­nes y “me­jo­res prác­ti­cas” que se pue­den im­ple­men­tar, así co­mo dar se­gui­mien­to a las ac­ti­vi­da­des que se ha­brán de rea­li­zar. Es im­por­tan­te se­ña­lar que pe­se a que exis­ta una reunión es­pe­cí­fi­ca pa­ra es­te fin, la ges­tión del desem­pe­ño de los tur­nos es una ac­ti­vi­dad con­ti­nua, es de­cir se re­vi­sa a me­nu­do me­dian­te he­rra­mien­tas vi­sua­les y se eje­cu­tan ac­ti­vi­da­des de me­jo­ra.

Fi­nal­men­te, pa­ra lo­grar una ver­da­de­ra cul­tu­ra de me­jo­ra con­ti­nua es ne­ce­sa­rio te­ner una co­ne­xión cla­ra en­tre los KPI a to­dos los ni­ve­les pa­ra ge­ne­rar una res­pon­sa­bi­li­dad den­tro de la em­pre­sa ali­nean­do los in­cen­ti­vos en la or­ga­ni­za­ción.

Nor­mal­men­te pen­sa­mos en tres ni­ve­les de KPI, el 1 es la com­pa­ñía y tí­pi­ca­men­te in­clu­ye in­di­ca­do­res fi­nan­cie­ros co­mo uti­li­dad ope­ra­ti­va o COGS co­mo por­cen­ta­je de ven­tas, y ope­ra­ti­vos co­mo OTIF o pro­duc­ti­vi­dad del ca­pi­tal de tra­ba­jo, y sir­ven pa­ra ali­near la es­tra­te­gia de la em­pre­sa con la ma­nu­fac­tu­ra.

El ni­vel 2 es la plan­ta. Aquí es don­de se en­cuen­tra el OEE, que sir­ve pa­ra en­fo­car a la plan­ta en los pro­ble­mas de desem­pe­ño cla­ve. Y el ni­vel 3 es pa­ra los in­di­ca­do­res en el turno/lí­nea.

El ob­je­ti­vo del OEE de­be es­tar cla­ra­men­te li­ga­do a al­gún ob­je­ti­vo de ni­vel 1 y de­be ser cla­ro có­mo cam­bios en el OEE afec­tan a los in­di­ca­do­res en es­te ni­vel.

Asi­mis­mo, del OEE de­ben des­pren­der­se KPI a ni­vel pi­so de plan­ta/turno que ayu­den a la to­ma de de­ci­sión en el día a día y que cla­ra­men­te ten­gan un im­pac­to en el OEE e im­pul­sen el mo­de­lo de me­jo­ra con­ti­nuo de­fi­ni­do.

El OEE es una he­rra­mien­ta de me­jo­ra con­ti­nua po­de­ro­sa si se usa co­rrec­ta­men­te. Las em­pre­sas tie­nen que ase­gu­rar­se de cum­plir cier­tas pre­mi­sas pa­ra apro­ve­char su po­ten­cial y lo­grar una ver­da­de­ra cul­tu­ra de me­jo­ra y una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.