Agroex­por­ta­cio­nes en ries­go

Una ley de EUA ele­va los es­tán­da­res de ca­li­dad al agua que usan los pro­duc­to­res me­xi­ca­nos.

Manufactura - - CLUSTER - POR ER­NES­TO PE­REA

Con la FSMA el gran re­to es que si no aprue­bas no po­drás ex­por­tar: Ca­na­cin­tra.

T res pie­zas de pa­pa­ya Ma­ra­dol de un mer­ca­do de Bal­ti­mo­re bas­ta­ron pa­ra se­ña­lar a las ex­por­ta­cio­nes de ese pro­duc­to, ba­jo la mar­ca Ca­ri­be­ña, co­mo por­ta­do­ras de ce­pas de sal­mo­ne­la. Es­tas prue­bas que reali­zó el De­par­ta­men­to de Sa­lud de Mary­land tras la sos­pe­cha de que el pro­duc­to es­ta­ba re­la­cio­na­do con un bro­te, ter­mi­nó en un re­ti­ro aún no cuan­ti­fi­ca­do del pro­duc­to me­xi­cano en Es­ta­dos Uni­dos.

El ca­so es uno de tan­tos que se han re­gis­tra­do a lo lar­go de más de 20 años de re­la­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro po­dría con­ver­tir­se en una cons­tan­te a par­tir de 2018 cuan­do en­tre ple­na­men­te en ope­ra­ción la Ley de Mo­der­ni­za­ción de la Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (FSMA, por sus si­glas en in­glés) en Es­ta­dos Uni­dos, in­de­pen­dien­te­men­te del rum­bo que to­me el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN).

La FSMA en­du­re­ce las me­di­das de sa­ni­dad apli­ca­das a to­dos los ali­men­tos que deseen in­gre­sar a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se. Es­ta le­gis­la­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA) po­ne es­pe­cial én­fa­sis en la ca­li­dad del agua que se usa en los cul­ti­vos, al­go na­da fá­cil de ga­ran­ti­zar en Mé­xi­co.

En el país, la prác­ti­ca agrí­co­la se desa­rro­lla con rie­go “ro­da­do” o por inun­da­ción, por lo que el agua arras­tra to­do ti­po de sus­tan­cias, lo que ha­ce pro­ba­ble un ni­vel más al­to de con­ta­mi­na­ción mi­cro­bio­ló­gi­ca.

“Nues­tra agua es­tá con­ta­mi­na­da y con la FSMA el gran re­to es que, si no aprue­bas no po­drás ex­por­tar”, re­co­no­ce el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Agroin­dus­tria de la Ca­na­cin­tra, Car­los Agui­le­ra.

Con la Ley, el agua re­to­ma un pa­pel fun­da­men­tal en inocui­dad, re­co­no­ce Be­lem Aven­da­ño Ruiz, in­ves­ti­ga­do­ra de la Fa­cul­tad de Economía y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ba­ja Ca­li­for­nia. “Re­quie­re apli­car un en­fo­que pre­ven­ti­vo, ha­cer aná­li­sis de agua de rie­go, la de uso en cul­ti­vos o en el em­pa­que”, co­men­ta. Aun­que lo an­te­rior ya se ha­cía con el Sis­te­ma de Re­duc­ción de Ries­go de Con­ta­mi­na­ción del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­ni­dad, Inocui­dad y Ca­li­dad Agroa­li­men­ta­ria (Se­na­si­ca), aho­ra se tie­ne que ha­cer aná­li­sis no so­lo del agua sino en su­per­fi­cie de pro­duc­to, pa­ra cu­brir to­do el es­pec­tro don­de es­te se ma­ni­pu­la.

De es­ta ma­ne­ra, “una em­pre­sa tie­ne que ha­cer aná­li­sis con ma­yor fre­cuen­cia y en un ma­yor nú­me­ro de pun­tos crí­ti­cos, de­pen­dien­do de su ope­ra­ción”, aña­de la es­pe­cia­lis­ta en sa­ni­dad e inocui­dad agrí­co­la.

Es­ta nor­ma­ti­vi­dad es­ta­dou­ni­den­se po­ne én­fa­sis des­de el agua des­ti­na­da al la­va­do de ma­nos du­ran­te y des­pués de la co­se­cha, la que se usa en su­per­fi­cies que ten­gan con­tac­to di­rec­to con ali­men­tos y con los pro­duc­tos du­ran­te o des­pués de la co­se­cha, así co­mo el lí­qui­do que se em­plea pa­ra el rie­go de ger­mi­na­dos.

EL NI­VEL DE EXI­GEN­CIA La Ley de Mo­der­ni­za­ción de la Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria re­quie­re va­rias mues­tras y aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio del agua de rie­go em­plea­da en cul­ti­vos agrí­co­las y duarn­te el pro­ce­so pos­te­rior a la co­se­cha.

En el ca­so de rie­go su­per­fi­cial sin tra­tar, la FDA re­quie­re que las gran­jas reali­cen un “re­co­no­ci­mien­to ini­cial”, uti­li­zan­do un mí­ni­mo de 20 mues­tras, re­co­gi­das en el mo­men­to más pró­xi­mo po­si­ble a la co­se­cha en el trans­cur­so de dos a cua­tro años. Con lo an­te­rior se ten­drá un “per­fil de ca­li­dad mi­cro­bia­na del agua” y se de­ter­mi­na­rá ini­cial­men­te si se cum­ple con la ca­li­dad re­que­ri­da.

Des­pués se­rá ne­ce­sa­rio un es­tu­dio anual de un mí­ni­mo de cin­co mues­tras por año pa­ra ac­tua­li­zar los cálcu­los. A ellas se su­ma­rán las 15 mues­tras an­te­rio­res más re­cien­tes pa­ra al­can­zar las 20 que con­fir­ma­rán si el agua es apro­pia­da pa­ra es­te uso.

Los es­tán­da­res en rie­go con agua su­per­fi­cial son “com­ple­jos de en­ten­der e im­ple­men­tar”, se­gún re­co­no­ce la pro­pia FDA. Por ejem­plo, es­ta­ble­cen que la me­dia geo­mé­tri­ca (GM) de mues­tras de­be ser igual o in­fe­rior a 126 uni­da­des for­ma­do­ras de co­lo­nias (CFU) de Es­che­ri­chia co­li ge­né­ri­co y el “um­bral es­ta­dís­ti­co”—STV, que re­fle­ja la va­ria­bi­li­dad en la ca­li­dad del agua al con­si­de­rar que la llu­via o una cre­ci­da de río pue­den mo­di­fi­car los ni­ve­les de E. co­li— pro­por­cio­ne mues­tras con un con­teo igual o in­fe­rior a 410 CFU de E. co­li ge­né­ri­co. Am­bas por ca­da 100 ml de agua.

Los ex­per­tos se­ña­lan que, en ge­ne­ral, hay me­nos pro­ba­bi­li­da­des de que el agua sub­te­rrá­nea sin tra­tar es­té con­ta­mi­na­da con al­tos ni­ve­les de mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos que el agua su­per­fi­cial, pues las ca­pas de suelo sir­ven co­mo un fil­tro na­tu­ral, por lo que las exi­gen­cias de la FSMA son me­no­res.

No obs­tan­te, so­li­ci­tan “un re­co­no­ci­mien­to ini­cial, uti­li­zan­do un mí­ni­mo de cua­tro mues­tras, re­co­gi­das en el mo­men­to más pró­xi­mo po­si­ble a la co­se­cha, du­ran­te el pe­rio­do ve­ge­ta­ti­vo o por un pe­rio­do de un año”. Con es­tos re­sul­ta­dos se cal­cu­lan los va­lo­res GM y STV pa­ra de­ter­mi­nar si el agua cum­ple con los cri­te­rios de ca­li­dad mi­cro­bia­na re­que­ri­dos.

MÁS ALLÁ DEL TLCAN

La en­tra­da en vi­gor de la FSMA fue apla­za­da de ma­yo de 2017 al 26 de ju­lio de 2018 pa­ra pro­duc­to­res gran­des; pa­ra los pe­que­ños, se ex­tien­de a 2019 y pa­ra muy pe­que­ños a 2020.

Por ello, in­de­pen­dien­te­men­te del rum­bo que to­men las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN las re­glas pa­ra el campo me­xi­cano se en­du­re­ce­rán pa­ra la ma­yo­ría de los cul­ti­vos. Pe­ro otros ten­drán ma­yor pre­sión.

Es el ca­so de las berrries, un seg­men­to que en los úl­ti­mos años ha ga­na­do un pro­ta­go­nis­mo en el co­mer­cio ex­te­rior del país: 1,501 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015 se­gún los Fi­dei­co­mi­sos Ins­ti­tui­dos en Re­la­ción con la Agri­cul­tu­ra (FI­RA).

Ese año, las ex­por­ta­cio­nes re­pre­sen­ta­ron ca­si 12% del va­lor to­tal de las ven­tas al ex­te­rior de agroa­li­men­tos, se­gún el do­cu­men­to Pa­no­ra­ma Agroa­li­men­ta­rio de Be­rries 2016 ela­bo­ra­do FI­RA. Diez años atrás, la pro­por­ción era de 3.6%. Más de 90% de las ven­tas tie­nen co­mo des­tino Es­ta­dos Uni­dos. El ve­cino pais vi­gi­la muy de cer­ca la pro­duc­ción de be­rries por­que se em­pa­ca di­rec­ta­men­te en campo

El ins­pec­tor de Inocui­dad de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ex­por­ta­do­res de Be­rries (Ane­be­rries) –que aglu­ti­na 22 em­pre­sas que apor­tan 90% de la pro­duc­ción na­cio­nal– Nohel Guz­mán Nie­bla, ase­gu­ra que en­tre 80 y 85% de los agre­mia­dos cum­plen con el re­qui­si­to hí­dri­co de la FSMA. El ries­go es­tá en los no aso­cia­dos: “si in­cum­plen se ce­rra­rá la fron­te­ra a to­dos”, ad­vier­te.

Por ello, el or­ga­nis­mo abrió la capacitación en inocui­dad y tec­no­lo­gías de de­sin­fec­ción de agua pa­ra rie­go a los pro­duc­to­res.

Be­lem Aven­da­ño es­ti­ma que 80% de las agroex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas –de las cua­les 85% van al mer­ca­do es­tao­dou­ni­den­se– las rea­li­zan em­pre­sas que ya cuen­tan con sis­te­mas de inocui­dad —que in­clu­yen el uso del agua en sus pro­ce­sos— y pue­den cum­plir con li­nea­mien­tos de FSMA. Otro 20 por cien­to de­ben tra­ba­jar in­ten­sa­men­te y ha­cer ajus­tes pa­ra cum­plir­los, “no só­lo pe­que­ños, sino me­dia­nos y gran­des pro­duc­to­res, quie­nes tie­nen años ex­por­tan­do”.

Se­gún el di­rec­tor de Co­mer­cio Ex­te­rior de la Se­cre­ta­ría de Economía, Juan Díaz Ma­za­die­go, el co­mer­cio de fru­tas y ve­ge­ta­les fres­cos de Mé­xi­co ha­cia Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­ta 12,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mmdd).

La FSMA, apun­ta Aven­da­ño, to­ma­rá en cuen­ta el his­to­rial de ca­da uno de los ex­por­ta­do­res, por lo que las em­pre­sas de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, Si­na­loa, Gua­na­jua­to y Ja­lis­co —ex­por­ta­do­ras de fru­tas y hor­ta­li­zas—, es­ta­rán en el “fo­co” de aten­ción.

90 % DE LA CO­MER­CIA­LI­ZA­CIÓN al ex­te­rior de be­rries me­xi­ca­nas tie­nen co­mo des­tino Es­ta­dos Uni­dos.

La nor­ma­ti­vi­dad re­quie­re apli­car un en­fo­que pre­ven­ti­vo, ha­cer aná­li­sis de agua de rie­go, la de uso en cul­ti­vos o en el em­pa­ques.

Los gran­des pro­duc­to­res de­be­rán cum­plir con la Ley a par­tir del 26 de ju­lio 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.