¿EL RE­NA­CER DE TA­KA­TA?

La ja­po­ne­sa quie­re vol­ver al mer­ca­do.

Manufactura - - MANUFACTURA - Por Jes­si­ca Bi­gio

La plan­ta de he­rra­mien­tas de pre­ci­sión que ope­ra Stampl en To­rreón, Coahui­la, fun­cio­na con nor­ma­li­dad, a pe­sar de que Ta­ka­ta, su prin­ci­pal clien­te, se de­cla­ró en quie­bra ha­ce dos me­ses. “La ban­ca­rro­ta ha si­do un te­ma fis­cal que ma­ne­ja el cor­po­ra­ti­vo”, di­ce Jo­sé Luis Ho­te­ma, director ge­ne­ral de Stampl y pre­si­den­te del Clús­ter Au­to­mo­triz La­gu­na, al que per­te­ne­ce Ta­ka­ta. “Te­ne­mos pe­di­dos en pro­ce­so, se si­guen ge­ne­ran­do ór­de­nes de com­pra y re­ci­bien­do pa­gos en tiem­po y for­ma”.

Ta­ka­ta, la se­gun­da fa­bri­can­te de bol­sas de ai­re más gran­de del mun­do, en­tró en nú­me­ros ro­jos en 2014, cuan­do la Na­tio­nal High­way Traf­fic Sa­fety Ad­mi­nis­tra­tion (NHTSA) ini­ció una in­ves­ti­ga­ción por muer­tes aso­cia­das a fa­llas en los in­fla­do­res de sus pro­duc­tos. Des­de en­ton­ces, las ar­ma­do­ras en Es­ta­dos Uni­dos han lla­ma­do a re­vi­sión 70 mi­llo­nes de

air­bags. En Mé­xi­co, las au­to­mo­tri­ces han lla­ma­do a re­call a 521,515 de las mar­cas Hon­da, Acu­ra, Mit­su­bis­hi, To­yo­ta, Jeep, Dod­ge y Chrys­ler. A es­ca­la mun­dial se han vin­cu­la­do 18 muer­tes y 180 he­ri­dos por es­tos su­ce­sos.

El ca­so de Ta­ka­ta es la ma­yor quie­bra de una com­pa­ñía ja­po­ne­sa. La si­tua­ción se­ría preo­cu­pan­te pa­ra sus tres plan­tas en Mé­xi­co —to­das en Coahui­la— y sus pro­vee­do­res me­xi­ca­nos, si la em­pre­sa no aca­ba­ra de ven­der­le sus ac­ti­vos a la es­ta­dou­ni­den­se Key Sa­fety Sys­tems por 1,572 mi­llo­nes de dó­la­res. La nue­va due­ña, ba­sa­da en Mi­chi­gan y pro­pie­dad de la chi­na Ning­bo Joy­son Elec­tro­nic Cor­po­ra­tion, ha pro­me­ti­do se­guir fa­bri­can­do las re­po­si­cio­nes de las bol­sas de Ta­ka­ta y no des­pe­dir gen­te. “He­mos pla­ti­ca­do con los di­rec­to­res de la plan­ta en Mon­clo­va-Fron­te­ra y se man­tie­nen las ope­ra­cio­nes”, apun­ta Ho­te­ma.

Sin em­bar­go, los pro­ble­mas de repu­tación y las deu­das que en­fren­ta la em­pre­sa au­gu­ran un fu­tu­ro in­cier­to, in­clu­so si cam­bia de nom­bre. “Cuan­do pier­des cre­di­bi­li­dad en el sec­tor au­to­mo­triz, aun­que sa­nees tu si­tua­ción fi­nan­cie­ra es di­fí­cil que quie­ran com­prar­te”, se­ña­la Gui­ller­mo Ab­del, director de es­tu­dios de com­pe­ti­ti­vi­dad del ITAM.

Au­to­liv, la fa­bri­can­te de sis­te­mas de se­gu­ri­dad pa­ra au­to­mó­vi­les, ya apro­ve­chó la si­tua­ción pa­ra ga­nar. En 2016 tu­vo ven­tas por más de 10,000 mi­llo­nes de dó­la­res, una ci­fra ré­cord. Ven­dió 10% más que el año an­te­rior, y el éxi­to se de­be en gran par­te a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.