LA LLA­VE DE LA DI­VER­SI­FI­CA­CIÓN

Co­no­ce las re­glas y ex­por­ta a Eu­ro­pa.

Manufactura - - MANUFACTURA - Por Eri­ka Urbina

Un so­bre con 500 mi­li­li­tros de tra­ta­mien­to pa­ra ali­sar el ca­be­llo se con­vir­tió en el peor alia­do de los es­ti­lis­tas de Eu­ro­pa en 2012. El pro­duc­to, ela­bo­ra­do por la em­pre­sa me­xi­ca­na TCQP­lus, fue ca­ta­lo­ga­do por el sis­te­ma de aler­tas rá­pi­das pa­ra pro­duc­tos no co­mes­ti­bles, co­no­ci­do co­mo Ra­pex, co­mo un ries­go pa­ra la sa­lud.

¿La ra­zón? ex­ce­día las con­cen­tra­cio­nes de for­mal­dehí­do —quí­mi­co in­co­lo­ro, in­fla­ma­ble y de olor fuer­te— pre­sen­te en pro­duc­tos pa­ra el ho­gar, cos­mé­ti­cos y plás­ti­cos, en­tre otros, que pue­de cau­sar irri­ta­ción en ojos, na­riz, gar­gan­ta y piel, tos o di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar y náu­seas.

En 2011 es­ta sus­tan­cia fue ca­ta­lo­ga­da co­mo “car­ci­nó­geno hu­mano” por el Pro­gra­ma Na­cio­nal de To­xi­co­lo­gía de Es­ta­dos Uni­dos.

Me­ses des­pués el Ra­pex —an­te el lla­ma­do de Fran­cia— or­de­nó el re­ti­ro del TCQP­lus Pha­se 2-Nano Hy­dra Ke­ra­tin del mer­ca­do eu­ro­peo. Te­nía 2.3% de con­cen­tra­ción má­xi­ma de for­mal­dehí­do cuan­do el Re­gla­men­to CE 1223/2009 so­bre pro­duc­tos cos­mé­ti­cos es­ta­ble­ce 0.2%.

Par­te de la es­tra­te­gia

El des­co­no­ci­mien­to de normatividades co­mo es­ta —que en­tró en vi­gor en 2013 en sus­ti­tu­ción de otra de 1976— pue­den re­pre­sen­tar ba­rre­ras al comercio, se­gún plan­tea la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Comercio (OMC) en su Acuer­do so­bre Obs­tácu­los al Comercio (OTC).

Es­ta si­tua­ción es cru­cial pa­ra empresas de me­nor ta­ma­ño que ana­li­zan otros mer­ca­dos pa­ra di­ver­si­fi­car sus ex­por­ta­cio­nes, re­co­no­ce Cé­sar Buen­ros­tro, so­cio Lí­der de Comercio In­ter­na­cio­nal y Adua­nas de KPMG.

“En su es­tra­te­gia es vi­tal que las empresas reali­cen prue­bas de la­bo­ra­to­rio a sus pro­duc­tos, de tal ma­ne­ra que pue­dan cer­ti­fi­car que cum­plen con los re­que­ri­mien­tos de los paí­ses a don­de quie­ren lle­gar y que no son no­ci­vos pa­ra el con­su­mi­dor”, afir­ma Li­lian Pe­re­gri­na, di­rec­to­ra de Pro­duc­tos de Con­su­mo de SGS Mé­xi­co, la­bo­ra­to­rio in­ter­na­cio­nal que ofre­ce so­lu­cio­nes pa­ra ana­li­zar y cer­ti­fi­car mer­can­cías pa­ra ex­por­ta­ción a mer­ca­dos, in­clui­do Me­dio Orien­te y Eu­ro- pa, dos mer­ca­dos con más de 2,200 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res, se­gún da­tos de Promé­xi­co y la Unión Eu­ro­pea.

Car­los Bau­tis­ta, es­pe­cia­lis­ta de la Uni­dad de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad La Sa­lle, agre­ga que in­gre­sar a nue­vos mer­ca­dos re­quie­re que las empresas ava­len tres ver­tien­tes en sus pro­duc­tos en ma­yor o me­nor pro­por­ción: las me­di­das sa­ni­ta­rias y fi­to­sa­ni­ta­rias, el eti­que­ta­do y la ca­li­dad.

Eu­ro­pa, se­gún Pe­re­gri­na, de SGS Mé­xi­co, tiene las nor­mas más es­tric­tas, pues tam­bién re­gu­la el des­tino fi­nal del pro­duc­to cuan­do lle­ga a los re­lle­nos sa­ni­ta­rios, o si su des­com­po­si­ción va a con­ta­mi­nar man­tos acuí­fe­ros, la tie­rra o la at­mós­fe­ra.

Por ejem­plo, aña­de Bau­tis­ta, de La Sa­lle, si al­guien quie­re ex­por­tar ju­gue­tes de Mé­xi­co al blo­que eu­ro­peo, los fa­bri­can­tes de­ben de­mos­trar que sus pro­duc­tos no con­tie­nen plo­mo. De te­ner­lo, ya sea en el plás­ti­co que lo com­po­ne, la pin­tu­ra o el pa­pel del em­pa­que, no po­drá in­gre­sar, toda vez que esa re­gión tiene un es­tán­dar de ca­li­dad muy al­to.

Buen­ros­tro, de KPMG, agre­ga que las me­di­das sa­ni­ta­rias y fi­to­sa­ni­ta­rias son las más re­le­van­tes que se de­ben cum­plir pa­ra ex­por­tar, con el fin de pro­te­ger la sa­lud pú­bli­ca, hu­ma­na y ani­mal, y, en cier­to mo­do, el me­dio ambiente.

Pa­ra pro­bar que una mer­can­cía no tiene plo­mo u otros com­po­nen­tes no­ci­vos, di­ce Pe­re­gri­na, de­be cum­plir con el es­tu­dio de sus­tan­cias tó­xi­cas.

“Pa­ra las com­pa­ñías que re­cién in­cur­sio­nan en la ex­por­ta­ción a es­tos nue­vos mer­ca­dos, lo más fac­ti­ble es re­cu­rrir a un ex­terno pa­ra ob­te­ner las mé­tri­cas so­li­ci­ta­das”, re­co­no­ce el ex­per­to de KPMG.

Al­gu­nas com­pa­ñías pue­den op­tar por con­fron­tar el cos­to de las prue­bas que os­ci­lan en­tre 33,000 y 100,000 dó­la­res, que re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor si se com­pa­ra con las in­ver­sio­nes de más de un mi­llón de dó­la­res que cos­ta­ría ins­ta­lar la­bo­ra­to­rios, so­la­men­te pa­ra tes­teo quí­mi­co, se­ña­la Pe­re­gri­na.

El mon­to, aña­de, es si­mi­lar a la in­ver­sión que hi­zo SGS Mé­xi­co pa­ra am­pliar su la­bo­ra­to­rio de análisis de pro­duc­tos de con­su­mo co­mo ro­pa, la­bia­les, pla­tos, ju­gue­tes, úti­les, en­tre otros. Aun­que ins­ta­lar un la­bo­ra­to­rio den­tro de una em­pre­sa ma­nu­fac­tu­re­ra tam­bién re­quie­re una cer­ti­fi­ca­ción que ava­le el re­sul­ta­do de los es­tu­dios, co­no­cer la nor­ma ISO 17-025, ex­per­tos que reali­cen las prue­bas, man­te­ni­mien­to de equi­pos y ga­ran­ti­zar que no hay con­flic­tos de in­te­rés.

El ex­per­to de La Sa­lle la­men­ta que al­gu­nas empresas pre­fie­ran con­cen­trar­se en des­ti­nos con re­gu­la­cio­nes más la­xas co­mo el mer­ca­do in­terno, an­te la in­ver­sión que re­pre­sen­ta es­te ti­po de prue­bas, sin pen­sar que pier­den la opor­tu­ni­dad de in­gre­sar a mer­ca­dos más so­fis­ti­ca­dos y con ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.