CLAVES PA­RA IN­VER­TIR EN TI

¿Por dón­de em­pe­zar la re­no­va­ción?

Manufactura - - MANUFACTURA - Por Ve­ró­ni­ca Díaz

Cuán­to, có­mo y por dón­de em­pe­zar cuan­do quie­res rea­li­zar in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gía pa­ra tu plan­ta.

Un te­lé­fono, una compu­tado­ra y una per­so­na más eran los ac­ti­vos prin­ci­pa­les con los que con­ta­ba Wendy Mal­do­na­do Ra­mí­rez cuan­do fun­dó Pro­qui­nat, co­mer­cia­li­za­do­ra de pro­duc­tos quí­mi­cos y na­tu­ris­tas en Eca­te­pec, Es­ta­do de Mé­xi­co.

Diez años des­pués su “equipo” cre­ció a 17 per­so­nas y mi­gró sus ope­ra­cio­nes de su ca­sa a una pe­que­ña plan­ta con equipo au­to­ma­ti­za­do que le per­mi­tió in­cre­men­tar 80% su pro­duc­ción y sus ven­tas.

“Aho­ra te­ne­mos pro­ce­sos fi­jos y bien de­fi­ni­dos. Al prin­ci­pio la ma­nu­fac­tu­ra te­nía que ser a mano, y nos tar­dá­ba­mos mu­cho en la en­tre­ga”, se­ña­la Mal­do­na­do Ra­mí­rez.

Pa­ra cam­biar la for­ma de ope­rar, Pro­qui­nat in­vir­tió una fuer­te can­ti­dad, que no re­ve­ló a Ma­nu­fac­tu­ra, en má­qui­nas de pul­ve­ri­za­do, cor­te y lle­na­do, que die­ran a la em­pre­sa la po­si­bi­li­dad de en­tre­gar más pie­zas en me­nos tiem­po.

De la mano de la tec­no­lo­gía, la em­pre­sa no solo pa­só de fac­tu­rar 200,000 pe­sos men­sua­les a más de un mi­llón, re­du­jo su pro­ce­so de nó­mi­na de 2 días a 20 mi­nu­tos, y lo­gró un “ma­yor con­trol del in­ven­ta­rio”, se­gún la em­pren­de­do­ra.

Dio­ni­sio Castillo, director ge­ne­ral de In­te­li­sis, re­sal­ta que los sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos per­mi­ten a las pe­que­ñas y me­dia­nas empresas (py­mes) ahorrar tiem­po y di­ne­ro a lar­go pla­zo: “lo que an­tes se re­sol­vía a mano y con una cal­cu­la­do­ra, aho­ra se ha­ce con un solo clic”. Por ello, es im­por­tan­te que es­tas empresas co­noz­can có­mo in­ver­tir en tec­no­lo­gía, no solo al eva­luar las pro­pias con­di­cio­nes de la em­pre­sa, sino tam­bién el en­torno en el que se desen­vuel­ven.

“Co­noz­co a un fa­bri­can­te me­xi­cano de bol­sas de plás­ti­co que cam­bió su ma­qui­na­ria sin con­tar que más ade­lan­te se abri­ría el comercio con Chi­na. Así, mien­tras a él le cos­ta­ba 5 pe­sos pro­du­cir ca­da bol­sa, Chi­na las ven­día en 50 cen­ta­vos. De ha­ber es­ta­do in­for­ma­do ha­bría to­ma­do una me­jor de­ci­sión”, co­men­ta Éd­gar Ortiz, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.