El po­ten­cial 3D

En cua­tro años, es­ta in­dus­tria ten­drá un va­lor de mer­ca­do glo­bal su­pe­rior a los 10,000 mdd.

Manufactura - - TECNOLOGÍA - Por Fran­cis­co Igle­sias

Pa­ra Cu­prum, el prin­ci­pal fa­bri­can­te de es­ca­le­ras en Mé­xi­co y el se­gun­do más gran­de en el mun­do, la im­pre­sión 3D le ha ayu­da­do a abrir nue­vas lí­neas de ne­go­cio, co­mo la in­cor­po­ra­ción de ta­bu­re­tes en su por­ta­fo­lio. Des­de ha­ce nue­ve años tra­ba­ja con es­ta tec­no­lo­gía, y aun­que en su in­dus­tria es­tá a la van­guar­dia en tér­mi­nos in­ter­na­cio­na­les, su pro­pio ge­ren­te de In­ge­nie­ría y Nue­vos Pro­duc­tos, Car­los Ro­drí­guez, re­co­no­ce que en Mé­xi­co y otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na su adop­ción es más len­ta.

La im­pre­sión 3D tiene 30 años de desa­rro­llo, sin em­bar­go, en Amé­ri­ca La­ti­na sus apli­ca­cio­nes son in­ci­pien­tes y hoy se per­fi­lan co­mo un sal­to ha­cia el fu­tu­ro, so­bre to­do en la ma­nu­fac­tu­ra me­xi­ca­na.

“Me aho­rra cos­tos y tiem­po, de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­ro lo que más per­mi­te es re­du­cir el ti­me

to mar­ket. El tiem­po en que desa­rro­lla­mos un nue­vo pro­duc­to, des­de que lo pro­po­ne­mos al área co­mer­cial has­ta que es­tá lis­to, se re­du­jo bas­tan­te con es­ta tec­no­lo­gía”, ex­pli­ca Ro­drí­guez.

Cu­prum se apo­ya en la tec­no­lo­gía de im­pre­sión 3D pa­ra la crea­ción de pro­to­ti­pos. Un equipo de nue­ve in­te­gran­tes, en­tre di­se­ña­do­res y per­so­nal de man­te­ni­mien­to, em­plea dia­rio la im­pre­so­ra es­pe­cia­li­za­da pa­ra crear di­se­ños no­ve­do­sos y más com­ple­jos, ade­más de­mol­des pa­ra efec­tuar prue­bas.

A la ma­nu­fac­tu­ra adi­ti­va se le ha en­ca­si­lla­do en los pro­to­ti­pos, que has­ta aho­ra si­guen sien­do su fuer­te. No obs­tan­te, la po­pu­la­ri­za­ción de los equi­pos, así co­mo los nue­vos ma­te­ria­les y téc­ni­cas, han abier­to una nue­va ga­ma de po­si­bi­li­da­des que vuel­ven más efi­cien­tes los pro­ce­sos y dis­mi­nu­yen los tiem­pos. Se­gún el

Woh­lers Re­port 2017, de la con­sul­to­ra ba­jo el mis­mo nom­bre, la in­dus­tria de im­pre­sión 3D tiene un va­lor de 6,030 mi­llo­nes de dó­la­res. En tér­mi­nos anua­les, de 2015 a 2016 re­gis­tró un cre­ci­mien­to glo­bal de 17.4%, y pa­ra 2021 se es­ti­ma que re­ba­se los 10,000 mi­llo­nes de dó­la­res.

El in­for­me anual, ca­li­fi­ca­do por sus crea­do­res co­mo “la bi­blia de la im­pre­sión 3D” —des­de ha­ce 22 años se rea­li­za de for­ma con­se­cu­ti­va—, de­ta­lla que 97 fa­bri­can­tes pro­du­cen y ven­den sis­te­mas de ma­nu­fac­tu­ra adi­ti­va, 35 más que un año an­tes y ca­si el do­ble de los que lo ha­cían en 2014. El es­tu­dio re­co­ge la opi­nión de 100 pro­vee­do­res de ser­vi­cio, 61 fa­bri­can­tes de sis­te­mas y 19 pro­duc­to­res de ma­te­ria­les de ter­ce­ros. Ade­más, do­cu­men­ta la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo gu­ber­na­men­tal, lo mis­mo que la ac­ti­vi­dad de 113 aca­dé­mi­cos y 11 ins­ti­tu­tos de to­do el mun­do.

Si bien en la úl­ti­ma dé­ca­da la im­pre­sión 3D ha cre­ci­do en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, en Amé­ri­ca La­ti­na su adop­ción es más len­ta. “Es­ta­mos 5 o 10 años atrás que Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa”, co­men­ta Car­los Ra­mí­rez, el ge­ren­te re­gio­nal de Stra­tasys Mé­xi­co, com­pa­ñía con ca­si tres dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en el te­ma. Es­ta em­pre­sa crea apli­ca­cio­nes que van des­de la in­dus­tria ae­ro­es­pa­cial has­ta el sec­tor sa­lud.

Ra­mí­rez, ex­pli­ca que la ra­zón prin­ci­pal de es­te atra­so es que “el la­ti­noa­me­ri­cano por de­fault es un

la­ter adop­ter. Siem­pre que­re­mos ver qué ya es­tá pro­ba­do. No es que no exis­tan en el mer­ca­do empresas que sí ex­pe­ri­men­tan, pe­ro ma­si­va­men­te nos gus­ta uti­li­zar las co­sas ya pro­ba­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.