Con las bo­tas pues­tas

El di­rec­ti­vo es­tu­dió el día a día de las ope­ra­cio­nes de la em­pre­sa y apli­có la tec­no­lo­gía pa­ra re­du­cir las mer­mas y me­jo­rar la efi­cien­cia.

Manufactura - - CLÚSTER - POR RO­SA­LÍA LARA

Ha­ce po­co más de tres años, Víc­tor Mar­tí­nez dejó su es­cri­to­rio, se pu­so bo­tas y cas­co y se su­mer­gió en el pro­ce­so de pro­duc­ción dia­rio de Gru­po In­dus­trial Sal­ti­llo. Ya lle­va­ba 11 años en la em­pre­sa, en el área de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción, y su tra­ba­jo siem­pre ha­bía si­do de ofi­ci­na.

Pe­ro to­do cam­bió con la lle­ga­da de José Manuel Ara­na a la di­rec­ción del con­glo­me­ra­do de­di­ca­do a la pro­duc­ción de sar­te­nes, ce­rá­mi­cas y pie­zas pa­ra au­tos. El nue­vo eje­cu­ti­vo le dio un gi­ro al área de Tec­no­lo­gía e In­for­ma­ción (TI).

“Él con­si­de­ra a la tec­no­lo­gía co­mo un te­ma es­tra­té­gi­co que pue­de ge­ne­rar ventajas com­pe­ti­ti­vas al gru­po. En­ton­ces em­pe­za­mos a cues­tio­nar­nos cuá­les de­be­rían ser los lí­mi­tes del área, si de­bía que­dar­se a ni­vel de ofi­ci­na o si de­bía in­mis­cuir­se en el pi­so de pro­duc­ción, en­ton­ces do­mi­na­do por el área de ma­nu­fac­tu­ra y de man­te­ni­mien­to”, cuen­ta Mar­tí­nez.

La con­clu­sión fue que el área de TI de­bía apor­tar más a to­das las áreas del ne­go­cio. Ara­na abrió la puer­ta a la di­gi­ta­li­za­ción de Gru­po In­dus­trial Sal­ti­llo y su evo­lu­ción ha­cia la in­dus­tria 4.0. Mar­tí­nez se­ría el en­car­ga­do de ma­te­ria­li­zar es­ta vi­sión.

Pla­ni­fi­car la re­vo­lu­ción

Lo pri­me­ro que hi­zo al lle­gar a su pues­to, en 2007, fue po­ner en or­den los ser­vi­cios in­ter­nos del área y me­jo­rar los sis­te­mas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y del equi­po de cómpu­to. Lue­go ideó nue­vas so­lu­cio­nes pa­ra to­do el ne­go­cio, co­mo desa­rro­llar sis­te­mas pa­ra pre­de­cir la de­man­da, pla­near la pro­duc­ción y ha­cer más efi­cien­te el ma­ne­jo de in­ven­ta­rios y al­ma­ce­nes.

Pa­ra Mar­tí­nez, uno de los ma­yo­res re­tos pa­ra ‘co­lar­se’ al pi­so de pro­duc­ción fue ha­blar el mis­mo idio­ma que el equi­po de ma­nu­fac­tu­ra. “Mi gen­te sa­bía de re­des, ser­vi­do­res, fi­bras óp­ti­cas, pe­ro no de te­mas de pro­duc­ción”, se­ña­la el di­rec­ti­vo. Por otra par­te, aña­de, con las per­so­nas de pro­duc­ción no se pue­de lle­gar y ha­blar de re­des, pan­ta­llas y sis­te­mas. Tu­vo que tra­du­cir el ‘len­gua­je bi­na­rio’ a to­ne­la­das, tiempos per­di­dos y efi­cien­cia, “por­que si no, ellos no en­tien­den có­mo ca­pi­ta­li­zar el va­lor de la tec­no­lo­gía”, afir­ma.

Pa­ra re­du­cir la bre­cha, cuen­ta, se pu­so las bo­tas y el ove­rol. “En las áreas tec­no­ló­gi­cas, des­de el es­cri­to­rio ya no se pue­de apor­tar va­lor. Tie­nes que es­tar en las plan­tas, ver las lí­neas, entender la pro­ble­má­ti­ca, ver­lo y vi­vir­lo con el usua­rio, por­que si no es di­fí­cil de com­pren­der”, co­men­ta Mar­tí­nez.

Ha­cia un fu­tu­ro di­gi­tal

El di­rec­ti­vo y su equi­po con­ti­núan con la di­gi­ta­li­za­ción de la pro­duc­ción. Re­cien­te­men­te, Mar­tí­nez im­pul­só, en­tre mu­chas otras co­sas, la ins­ta­la­ción de ser­vi­do­res y re­des es­pe­cia­li­za­das que se co­nec­tan a los

“En las áreas tec­no­ló­gi­cas, ya no se pue­de apor­tar va­lor des­de el es­cri­to­rio. Tie­nes que es­tar en las plan­tas”.

PLC (Con­tro­la­dor Ló­gi­co Pro­gra­ma­ble, por sus si­glas en in­glés), un sis­te­ma de con­trol usa­do en la ma­nu­fac­tu­ra, pa­ra ver en tiem­po real el avan­ce de la pro­duc­ción, ana­li­zar si se cum­ple con los es­tán­da­res de ca­li­dad y, si no es así, no­ti­fi­car en las primeras fa­ses del pro­ce­so que al­go no es­tá bien. To­do es­to per­mi­tió dis­mi­nuir las mer­mas y me­dir en tiem­po real el con­su­mo de ener­gía y gas, pa­ra re­du­cir los cos­tos y me­jo­rar la efi­cien­cia.

Gru­po In­dus­trial Sal­ti­llo tie­ne 25 plan­tas (15 en la di­vi­sión de au­to­par­tes, 5 pa­ra bal­do­sas ce­rá­mi­cas, 4 en la di­vi­sión de ar­tícu­los pa­ra el ho­gar y 1 en ca­len­ta­do­res de agua) en Mé­xi­co, España, Re­pú­bli­ca Che­ca, Po­lo­nia, Ita­lia y Chi­na. Aho­ra, el tra­ba­jo del eje­cu­ti­vo se cen­tra en ho­mo­lo­gar los sis­te­mas y cen­tra­li­zar la in­for­ma­ción de to­das las plan­tas, im­ple­men­tan­do el Sis­te­ma de Eje­cu­ción de Ma­nu­fac­tu­ra (MES, por sus si­glas en in­glés). Ese sis­te­ma per­mi­te te­ner tra­za­bi­li­dad en tiem­po real de to­do el pro­ce­so, des­de la ma­te­ria pri­ma has­ta el pro­duc­to fi­nal. La fir­ma ya tie­ne el pro­gra­ma pi­lo­to en dos plan­tas: la de Ira­pua­to, Mé­xi­co, y la de At­xon­do, España.

La otra innovación re­cien­te de Mar­tí­nez es la crea­ción de un co­mi­té in­terno de in­dus­tria 4.0 —un con­cep­to desa­rro­lla­do des­de el 2010 por el go­bierno ale­mán pa­ra des­cri­bir una vi­sión de la fa­bri­ca­ción con to­dos sus procesos in­ter­co­nec­ta­dos me­dian­te el in­ter­net de las co­sas (IoT)—. El ob­je­ti­vo de es­te co­mi­té es de­li­near el ca­mino que se ha de se­guir en es­te te­ma pa­ra que to­das las di­vi­sio­nes y áreas de la com­pa­ñía es­tén en el mis­mo ca­nal.

“Que­re­mos trans­for­mar el área de TI pa­ra ha­cer­la glo­bal, pa­ra que apor­te va­lor en to­dos los procesos, y no des­de el es­cri­to­rio, sino apor­tan­do va­lor y sien­do un con­sul­tor de con­fian­za en el ne­go­cio. Que­re­mos par­ti­ci­par en la to­ma de de­ci­sio­nes y apo­yar con la tec­no­lo­gía”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.