LOS LEUCOCITOS IN­DUS­TRIA­LES

El va­lor real de ana­li­zar el acei­te.

Manufactura - - NEWS - Por Víc­tor Lomelí Án­ge­les

Un mi­li­li­tro de acei­te pue­de ser la di­fe­ren­cia en­tre man­te­ner una plan­ta fun­cio­nan­do al cien por cien­to y te­ner pa­ros for­zo­sos por ma­qui­na­ria y equi­po in­dus­trial en man­te­ni­mien­to co­rrec­ti­vo. Cuan­do un lu­bri­can­te fa­lla, las pie­zas se em­pie­zan a fric­cio­nar y en ese mo­men­to co­mien­zan los pro­ble­mas me­cá­ni­cos ma­yo­res, co­men­ta Mit­chel Dehe­sa, di­rec­tor de Ne­go­cios Downs­tream de SGS Mé­xi­co.

Los acei­tes in­dus­tria­les, al igual que los de mo­tor de com­bus­tión in­ter­na, de­ben man­te­ner cier­tas pro­pie­da­des (vis­co­si­dad, pu­re­za, et­cé­te­ra) pa­ra ga­ran­ti­zar su fun­cio­na­mien­to; pe­ro re­co­no­cer su ca­li­dad y el tiem­po de vi­da útil que le res­ta va más allá del reconocimiento vi­sual, y no co­no­cer­las pue­de traer con­se­cuen­cias graves. Dehe­sa pla­ti­ca el ca­so de una na­vie­ra, cu­yo nom­bre se re­ser­va, que tu­vo que sa­car de ope­ra­ción una de sus uni­da­des por pro­ble­mas aso­cia­dos a la lu­bri­ca­ción del mo­tor, de­ri­va­dos de no apli­car un man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo. La com­pa­ñía per­dió, di­ce, unos 25,000 dó­la­res por ca­da día que es­tu­vo en el ta­ller.

En ju­nio, la di­vi­sión Oil, Gas and Che­mi­cals de la com­pa­ñía fran­ce­sa de ser­vi­cios de ins­pec­ción, ve­ri­fi­ca­ción y cer­ti­fi­ca­ción, pu­so en marcha el la­bo­ra­to­rio de Mo­ni­to­reo de Con­di­ción de Acei­tes (OCM, por sus si­glas en in­glés) en Coat­za­coal­cos, Ve­ra­cruz. Fue di­se­ña­do pa­ra de­ter­mi­nar —por me­dio de prue­bas fí­si­co­quí­mi­cas— si el acei­te usa­do por ma­qui­na­ria, tur­bi­nas y equi­po de trans­por­te, aún es de ca­li­dad, de acuer­do con Éri­ka Ge­ró­ni­mo, coor­di­na­do­ra del la­bo­ra­to­rio e in­ge­nie­ra pe­tro­quí­mi­ca por la Es­cue­la Su­pe­rior de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca e In­dus­trias Ex­trac­ti­vas (ESIQIE) del IPN. “Los acei­tes tie­nen mu­cha in­for­ma­ción y lo que ha­ce­mos aquí es ex­traer­la”, com­par­te Dehe­sa.

Ge­ró­ni­mo li­de­ra un gru­po de cin­co es­pe­cia­lis­tas que, en­tre otras co­sas, de­ter­mi­nan el grado de vis­co­si­dad de un acei­te a par­tir de ana­li­zar los ele­men­tos que in­te­gran el pa­que­te de adi­ti­vos (fós­fo­ro y cal­cio, por ejem­plo) que con­tie­ne. Equi­va­le a las de­fen­sas o leucocitos que tie­ne el cuer­po hu­mano y ac­túan an­te la pre­sen­cia de agua y con­ta­mi­nan­tes co­mo ho­llín, gli­co­les o ga­so­li­nas, ex­pli­ca Da­niel Espinoza, in­ge­nie­ro quí­mi­co por la BUAP y ana­lis­ta del la­bo­ra­to­rio. “Los en­cap­su­lan y van de­gra­dán­do­se... ‘se sa­cri­fi­can’ pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad del mo­tor, y a me­di­da que un acei­te se usa más, la car­ga de adi­ti­vos dis­mi­nu­ye”.

El la­bo­ra­to­rio re­qui­rió 65 mi­llo­nes de pe­sos de in­ver­sión (mdp), de los cua­les, 5 mi­llo­nes se des­ti­na­ron a la com­pra de equi­po es­pe­cia­li­za­do.

Tie­ne un ti­tu­la­dor del fa­bri­can­te sui­zo Me­trohm AG, vis­co­sí­me­tros y un es­pec­tró­me­tro de plas­ma de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción fa­bri­ca­do por la es­ta­dou­ni­den­se AMETEK SCP, el cual per­mi­te cuan­ti­fi­car prác­ti­ca­men­te to­dos los ele­men­tos de la ta­bla pe­rió­di­ca en una mues­tra —ex­cep­to lan­tano y ac­ti­nio— que son ines­ta­bles, ex­pli­ca Espinoza, res­pon­sa­ble de es­te equi­po.

Un acei­te in­dus­trial con 5% de agua ya se de­gra­dó de­ma­sia­do y no es fun­cio­nal.

Re­cien­te­men­te, el área in­cor­po­ró un vis­co­sí­me­tro del fa­bri­can­te bri­tá­ni­co ISL de PAC, que pue­de ana­li­zar en se­gun­dos el grado de vis­co­si­dad con tan so­lo un mi­li­li­tro de mues­tra.

Pa­ra to­dos los aná­li­sis se re­quie­re no más de 100 mi­li­li­tros, me­nos de la ter­ce­ra par­te de un re­fres­co en­la­ta­do. La unidad OCM tra­ba­ja so­bre de­man­da y el clien­te de­ci­de si en­vía la mues­tra por pa­que­te­ría, o bien, si es­pe­cia­lis­tas de SGS van por ella.

Los usua­rios po­ten­cia­les son au­to­mo­vi­lis­tas, te­ne­do­res de ma­qui­na­ria, flo­ti­llas na­vie­ras y te­rres­tres, y las mis­mas lu­bri­can­te­ras que de­ci­den va­li­dar sus pro­duc­tos con un ter­ce­ro pa­ra evi­tar con­flic­tos de in­te­rés por ana­li­zar sus pro­duc­tos en la­bo­ra­to­rios pro­pios. La pe­tro­le­ra Che­vron es uno de sus pri­me­ros clien­tes y pre­vén que en bre­ve se su­me la na­vie­ra Blue Ma­ri­ne.

En una se­gun­da eta­pa aten­de­rá a plan­tas hi­dro y ter­mo­eléc­tri­cas, ade­más de las tur­bi­nas de ae­ro­ge­ne­ra­do­res de par­ques eó­li­cos que hay en el país.

La ma­yo­ría del equi­po es im­por­ta­do y es­tá au­to­ma­ti­za­do. Sin em­bar­go, Dehe­sa des­ta­ca que el va­lor del la­bo­ra­to­rio es­tá en el ca­pi­tal hu­mano que par­ti­ci­pa en la pre­pa­ra­ción de las mues­tras y el aná­li­sis de la in­for­ma­ción. El área de diag­nós­ti­co emi­te un dic­ta­men so­bre la ‘sa­lud, con­ta­mi­na­ción y des­gas­te’ del acei­te, y re­co­men­da­cio­nes al pro­pie­ta­rio pa­ra que em­pren­da un man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo en sus equi­pos. “Ha­cia allá es­tá mi­gran­do la in­dus­tria”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.