ME­DI­CA­MEN­TOS A LA ME­DI­DA

El ge­no­ma co­mo ma­te­ria pri­ma.

Manufactura - - NEWS - Por Li­lia­na Co­ro­na

Is­lan­dia ca­be unas 19 ve­ces en Mé­xi­co, y sus 350,000 ha­bi­tan­tes equi­va­len a la po­bla­ción de la de­le­ga­ción Miguel Hi­dal­go. Esa pe­que­ña es­ca­la le per­mi­tió a la es­ta­dou­ni­den­se Am­gen, la ma­yor pro­duc­to­ra de me­di­ca­men­tos bio­tec­no­ló­gi­cos del mun­do, ha­cer reali­dad uno de sus pro­yec­tos más am­bi­cio­sos: el ma­peo del ge­no­ma hu­mano.

La em­pre­sa deCODE ge­ne­tics co­men­zó es­ta la­bor en 1996, pe­ro a fi­na­les de la si­guien­te dé­ca­da se vio aho­ga­da por las deu­das y es­tu­vo a pun­to de que­brar, has­ta que Am­gen la com­pró en 2012 por 415 mi­llo­nes de dó­la­res y la im­pul­só a se­guir con su la­bor que ha con­sis­ti­do en el aná­li­sis de se­cuen­cias com­ple­tas de ADN en 10,000 in­di­vi­duos y en res­tos ar­queo­ló­gi­cos de más de 1,000 años, has­ta te­ner la in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra ex­tra­po­lar la com­po­si­ción ge­né­ti­ca de to­dos los ha­bi­tan­tes de la is­la.

Es­to fue po­si­ble gra­cias a las ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas de Is­lan­dia, pues el país con­ser­va re­gis­tros ge­nea­ló­gi­cos des­de que lle­ga­ron los pri­me­ros po­bla­do­res, en el si­glo IX, y des­de en­ton­ces ha vi­vi­do po­ca in­mi­gra­ción, por lo que la ma­yo­ría de los re­si­den­tes son ‘pri­mos le­ja­nos’. Con los da­tos ge­nó­mi­cos de un país en­te­ro, Am­gen pue­de co­no­cer la pre­dis­po­si­ción de mi­les de per­so­nas a las en­fer­me­da­des y crear me­jo­res te­ra­pias pa­ra com­ba­tir­las con me­di­ca­men­tos bio­tec­no­ló­gi­cos, es de­cir, que se de­sa­rro­llan a par­tir de mo­lé­cu­las vi­vas.

“De­co­di­fi­car el ge­no­ma per­mi­te com­pren­der las ba­ses ge­né­ti­cas de una en­fer­me­dad en esa po­bla­ción y có­mo evo­lu­cio­na. La ven­ta­ja de es­to es lle­var­lo más allá y de­co­di­fi­car lo que pue­de afec­tar a más po­bla­ción”, cuen­ta Jeff Yant, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de De­sa­rro­llo de Procesos de Am­gen, du­ran­te una vi­si­ta a West Green­wich, la plan­ta de la em­pre­sa en Rho­de Is­land, uno de los com­ple­jos más gran­des de la far­ma­céu­ti­ca en la pro­duc­ción de fár­ma­cos bio­tec­no­ló­gi­cos.

“Unas 350,000 per­so­nas ya tie­nen una his­to­ria ge­nea­ló­gi­ca que pue­de ser ras­trea­da. Esa gran can­ti­dad de da­tos de la es­truc­tu­ra fa­mi­liar pue­de ser analizada pa­ra ob­te­ner di­fe­ren­tes pa­rá­me­tros re­la­cio­na­dos con los in­di­vi­duos, co­mo el desem­pe­ño de coa­gu­la­ción, presión san­guí­nea, co­les­te­rol y di­fe­ren­tes pa­rá­me­tros de una en­fer­me­dad hu­ma­na, lo que nos da la ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer co­ne­xio­nes, e in­cre­men­tar la efec­ti­vi­dad de las mo­lé­cu­las que se uti­li­zan en me­di­ca­men­tos pa­ra los pa­cien­tes”, co­men­ta.

Al res­ca­te de la me­mo­ria Pa­ra con­ti­nuar con sus in­ves­ti­ga­cio­nes, la fir­ma in­ver­ti­rá 3,500 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) en los pró­xi­mos cin­co años.

Una de las lí­neas te­ra­péu­ti­cas pa­ra las que Am­gen crea me­di­ca­men­tos es el área neu­ro­ló­gi­ca. La fir­ma se en­cuen­tra en el de­sa­rro­llo de dos te­ra­pias: una pa­ra la mi­gra­ña y otra pa­ra el Alz­hei­mer, que el pró­xi­mo año po­drán ad­qui­rir­se en Mé­xi­co, don­de la mi­gra­ña afec­ta a ca­si 20 mi­llo­nes de per­so­nas.

Es­te ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes ge­nó­mi­cas y los me­di­ca­men­tos

“De­co­di­fi­car el ge­no­ma per­mi­te com­pren­der las ba­ses de una en­fer­me­dad y su evo­lu­ción”.

bio­tec­no­ló­gi­cos abren la po­si­bi­li­dad de aten­der con ma­yor efi­ca­cia el ori­gen de es­tas en­fer­me­da­des pa­ra dar diag­nós­ti­cos más opor­tu­nos.

“Es­tos fár­ma­cos ofre­cen una excelente ac­ti­vi­dad te­ra­péu­ti­ca y gran se­gu­ri­dad pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des co­mo las cró­ni­co-de­ge­ne­ra­ti­vas (cán­cer, dia­be­tes, pa­de­ci­mien­tos car­dia­cos y res­pi­ra­to­rios, en­tre otros), las cua­les re­pre­sen­tan las prin­ci­pa­les cau­sas de mor­ta­li­dad en el mun­do, y que en Mé­xi­co son un reto la­ten­te en tér­mi­nos de sa­lud pú­bli­ca”, di­ce Li­ze­te de la To­rre, di­rec­to­ra de vin­cu­la­ción con go­bierno de Pfi­zer Mé­xi­co, otra far­ma­céu­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se que in­vier­te 600 mdd en el de­sa­rro­llo de me­di­ca­men­tos bio­tec­no­ló­gi­cos en el mun­do du­ran­te es­te año. De esa in­ver­sión, el 25% lo des­ti­na­rá al área de neu­ro­lo­gía.

El va­lor glo­bal de la in­dus­tria de bio­tec­no­lo­gía as­cien­de a 352,000 mdd, y se es­ti­ma que al­can­za­rá los 374,400 mdd en 2021, de acuer­do con ci­fras de ProMé­xi­co.

“La in­mu­no­te­ra­pia, las te­ra­pias bio­ló­gi­cas y las ge­né­ti­cas son el fu­tu­ro de la me­di­ci­na, no so­lo en Mé­xi­co, sino en to­do el mun­do”, des­ta­ca Fre­de­ric Llor­dachs, co­fun­da­dor de la pla­ta­for­ma di­gi­tal Doc­to­ra­lia.

To­das es­tas innovaciones trans­for­ma­rán la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y la ma­ne­ra de ela­bo­rar los me­di­ca­men­tos.

Y el fu­tu­ro ya es­tá aquí, pues com­pa­ñías co­mo Am­gen mar­can el pa­so con ini­cia­ti­vas co­mo la de Is­lan­dia. ”La evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en la bús­que­da de nue­vos fár­ma­cos ha ex­pe­ri­men­ta­do una re­vo­lu­ción a par­tir del uso de mo­de­los y si­mu­la­cio­nes vir­tua­les —agre­ga Llor­dachs—. De es­te mo­do la com­pa­ñía pue­de aho­rrar tiem­po y di­ne­ro, y di­se­ñar una mo­lé­cu­la es­pe­cí­fi­ca pa­ra bus­car un re­sul­ta­do con­cre­to so­bre el cuer­po hu­mano”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.