LA TRANS­FOR­MA­CIÓN DI­GI­TAL

Bruno Jua­nes, De­loit­te.

Manufactura - - NEWS - Por Bruno Jua­nes

Al pen­sar en trans­for­ma­ción di­gi­tal, los pri­me­ros ejemplos que nos vie­nen a la ca­be­za se­gu­ra­men­te no son del en­torno ma­nu­fac­tu­re­ro. De la an­ti­gua eco­no­mía, las com­pa­ñías de ser­vi­cios, ban­cos, ase­gu­ra­do­ras, ope­ra­do­ras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, así co­mo las em­pre­sas de ocio y tu­ris­mo, en­tre otras, ha­ce años que es­tán in­mer­sas en es­te ti­po de trans­for­ma­ción.

El fe­nó­meno se re­pli­ca en com­pa­ñías de la nue­va eco­no­mía, ver­da­de­ras na­ti­vas di­gi­ta­les que es­tán en trans­for­ma­ción y ex­plo­ra­ción de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio in­clu­so fu­sio­nan­do los mun­dos fí­si­co y di­gi­tal (la com­pra de Who­le Foods por par­te de Ama­zon o su en­tra­da a otros sec­to­res eco­nó­mi­cos).

Pe­ro cuan­do to­ca ha­blar de ma­nu­fac­tu­re­ros es más di­fí­cil en­con­trar ejemplos de trans­for­ma­ción di­gi­tal más allá de las pa­re­des de las fá­bri­cas, ejemplos que sal­gan de los procesos de ma­nu­fac­tu­ra y al­can­cen a trans­for­mar mo­de­los de ne­go­cio. Sal­vo ex­cep­cio­nes, po­cas ma­nu­fac­tu­re­ras abra­zan la trans­for­ma­ción di­gi­tal co­mo par­te de sus ac­ti­vi­da­des es­tra­té­gi­cas.

Cuan­do pre­gun­ta­mos por qué, en­con­tra­mos va­rias res­pues­tas. Des­de la fal­ta de in­for­ma­ción en pro­fun­di­dad por par­te de di­rec­ti­vos so­bre qué sig­ni­fi­ca y qué im­pli­ca, pa­san­do por la re­sis­ten­cia a cam­biar mo­de­los de ne­go­cio exi­to­sos y muy op­ti­mi­za­dos, o lle­gan­do a casos de te­ner la vo­lun­tad pe­ro sin en­con­trar el even­to que dis­pa­re el cam­bio. Asi­mis­mo, la inex­pe­rien­cia en es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción, mu­cho me­nos cla­ro que los clá­si­cos procesos top down del pa­sa­do (co­mo los des­plie­gues de Lean Six Sig­ma, por ejem­plo), con­si­guen que los di­rec­ti­vos du­den y tar­den en en­fren­tar­se al cam­bio.

Pa­ra pro­ble­mas, so­lu­cio­nes. Nues­tra su­ge­ren­cia pa­ra abor­dar la trans­for­ma­ción di­gi­tal em­pie­za con des­per­tar el in­te­rés de la ca­pa ge­ren­cial en­ca­be­za­da por el CEO. Es­tos no son pro­yec­tos de trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca ex­clu­si­va­men­te, sino procesos de cam­bio in­te­gra­les, y el pri­mer eje­cu­ti­vo es el res­pon­sa­ble de dar el pri­mer pa­so, in­vo­lu­cran­do y alen­tan­do a su equi­po di­rec­ti­vo. Des­pués hay que de­fi­nir una vi­sión de trans­for­ma­ción, ¿qué que­re­mos?, ¿qué me­tas ne­ce­si­ta­mos al­can­zar que no po­de­mos con los pro­duc­tos y procesos ac­tua­les? Tras ello, con­vie­ne ha­cer­se un au­to­diag­nós­ti­co de ca­pa­ci­da­des di­gi­ta­les en ca­da es­la­bón de las ope­ra­cio­nes y de la ca­de­na lo­gís­ti­ca, así co­mo en las he­rra­mien­tas de so­por­te tec­no­ló­gi­co, en la or­ga­ni­za­ción y el ta­len­to.

So­lo en­ton­ces, con ga­nas, vi­sión y sien­do cons­cien­tes del reto, po­dre­mos de­fi­nir la ru­ta ha­cia la trans­for­ma­ción di­gi­tal, ver­da­de­ra fuen­te de ri­que­za pa­ra los pró­xi­mos años. O úni­ca ma­ne­ra de so­bre­vi­vir. Véan­lo co­mo pre­fie­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.