NA­TU­RA PIEN­SA EN VER­DE

La sus­ten­ta­bi­li­dad co­mo ne­go­cio.

Manufactura - - CONTENTS - Por Ivet Rodríguez

Nau­tu­ra ini­ció co­mo una pe­que­ña mar­ca de pro­duc­tos pa­ra la piel en un lo­cal en la ca­lle de Os­car Frei­re, en São Pau­lo, Bra­sil. Fue fun­da­da por An­tô­nio Luiz Sea­bra, quien tras tra­ba­jar va­rios años en la in­dus­tria cos­mé­ti­ca de­ci­dió mon­tar su pro­pio ne­go­cio a fi­na­les de los años se­sen­ta. Hoy es la ma­yor mul­ti­na­cio­nal bra­si­le­ña de cos­mé­ti­cos y pro­duc­tos de hi­gie­ne y be­lle­za.

Es­ta em­pre­sa cons­tru­yó su mo­de­lo de ne­go­cio al­re­de­dor de la sus­ten­ta­bi­li­dad. “El di­se­ño de las fór­mu­las, los em­pa­ques, las fá­bri­cas, el trans­por­te... To­do es­tá di­se­ña­do pa­ra te­ner un ba­jo im­pac­to am­bien­tal”, cuen­ta Hans Wer­ner, di­rec­tor ge­ne­ral de la mar­ca en Mé­xi­co.

La com­pa­ñía desa­rro­lló una he­rra­mien­ta pa­ra me­dir el im­pac­to am­bien­tal —tan­to la emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI) co­mo la ge­ne­ra­ción de re­si­duos de ca­da pro­duc­to—, des­de la eta­pa de formulación has­ta el des­car­te del en­va­se.

En es­te ca­mino por re­du­cir emi­sio­nes y des­per­di­cios, la em­pre­sa ha lo­gra­do efi­cien­cias en sus pro­ce­sos, lo cual ha abo­na­do al buen desem­pe­ño financiero de Na­tu­ra: en­tre 2016 y 2017 la com­pa­ñía du­pli­có sus be­ne­fi­cios, al pa­sar de 308 a 670 mi­llo­nes de reales bra­si­le­ños (de 1,417 a 3,083 mi­llo­nes de pe­sos), se­gún su in­for­me anual de re­sul­ta­dos.

Un es­tu­dio ge­ne­ral de Deuts­che Bank, por ejem­plo, eva­luó 56 es­tu­dios di­fe­ren­tes que con­clu­ye­ron que las com­pa­ñías con altas ca­li­fi­ca­cio­nes de fac­to­res am­bien­ta­les, so­cia­les y de go­bierno cor­po­ra­ti­vo (ESG, por sus si­glas en in­glés) tie­nen un me­nor cos­to de deuda y ca­pi­tal. Otro es­tu­dio de Bos­ton Con­sul­ting Group se­ña­la que las em­pre­sas que ha­cen un es­fuer­zo adi­cio­nal en es­tas áreas tie­nen ma­yo­res már­ge­nes que las em­pre­sas que no lo ha­cen.

Pe­ro man­te­ner los es­tán­da­res es ca­da vez más com­ple­jo de­bi­do a que el im­pac­to de las ex­por­ta­cio­nes y el trans­por­te de pro­duc­tos a con­sul­to­res ha ele­va­do los ni­ve­les de emi­sio­nes. “Es­ta­mos bus­can­do al­ter­na­ti­vas pa­ra cum­plir nues­tro com­pro­mi­so de emi­sio­nes, por ejem­plo, op­ti­mi­zan­do los pro­ce­sos de lo­gís­ti­ca y bus­can­do efi­cien­cia en la en­tre­ga del pro­duc­to a con­sul­to­res”, se­ña­la Wer­ner.

La em­pre­sa tam­bién ha em­pe­za­do a des­lo­ca­li­zar la pro­duc­ción pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes por el trans­por­te de los pro­duc­tos. Por ejem­plo, to­do el cham­pú que ven­de­mos en Mé­xi­co lo fa­bri­ca un pro­vee­dor lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.