Re­for­mas a la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción

El cam­bio en pro de los po­dría traer un ma­yor be­ne­fi cio

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Car­los Pa­llán Fi­gue­roa ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral eje­cu­ti­vo de la anuies ca­pa­fi 2@ hot­mail. com

Cin­cuen­ta y nue­ve días des­pués de que el pre­si­den­te Pe­ña pre­sen­ta­ra la Ini­cia­ti­va de re­for­ma a la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción ( LGE), el pa­sa­do mar­tes 21 se pro­mul­gó el nue­vo tex­to con los re­le­van­tes cam­bios efec­tua­dos en ma­te­ria de re­co­no­ci­mien­to, re­va­li­da­ción o equi­va­len­cia de es­tu­dios, así co­mo de fa­ci­li­ta­ción de los trá­mi­tes es­co­la­res co­rres­pon­dien­tes. El pro­ce­so le­gis­la­ti­vo fue rá­pi­do, co­mo co­rres­pon­de al ca­rác­ter pre­fe­ren­te con que fue cla­si­fi ca­da di­cha ini­cia­ti­va, de acuer­do con lo pre­vis­to en el ar­tícu­lo 107 de la Cons­ti­tu­ción. Pe­ro, lo más im­por­tan­te es que, en su pa­so por las Cá­ma­ras, la ini­cia­ti­va fue me­jo­ra­da sus­tan­cial­men­te. El pro­duc­to fi nal guar­da una re­la­ción más es­tre­cha con los prin­ci­pios que fue­ron enun­cia­dos ori­gi­nal­men­te y, lo que es más re­le­van­te, sus even­tua­les be­ne­fi cios se ex­ten­de­rán a cual­quier per­so­na que to­que las puer­tas del Sis­te­ma Edu­ca­ti­vo Na­cio­nal ( SEN) y no só­lo a los mi­gran­tes, co­mo se di­fun­dió am­plia­men­te por au­to­ri­da­des y se refl ejó en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Co­mo se ex­pli­có en es­te mis­mo es­pa­cio cinco se­ma­nas atrás ( Cam­pus 694), to­do el pro­ce­so se ini­ció a prin­ci­pios de enero por la in­quie­tud de un pe­que­ño pe­ro sig­ni­fi ca­ti­vo gru­po mul­ti­par­ti­da­rio de Se­na­do­res. Lue­go, en un ac­to pú­bli­co de enor­me des­plie­gue ( 19 de enero), el Pre­si­den­te anun­ció la Ini­cia­ti­va Pre­fe­ren­te. Fi­nal­men­te, el 1 º de fe­bre­ro, la pre­sen­tó al Se­na­do co­mo Cá­ma­ra de Ori­gen. El pro­yec­to pre­si­den­cial in­cluía seis mo­di­fi ca­cio­nes a otros tan­tos ar­tícu­los; la ver­sión fi nal, ya pro­mul­ga­da, du­pli­ca el nú­me­ro de cam­bios. Po­dría de­cir­se que di­cha mo­di­fi ca­ción re­su­me una bue­na sen­si­bi­li­dad an­te el asun­to, y, ha­cien­do co­rrec­cio­nes, se mos­tró el afán de los le­gis­la­do­res pa­ra que los cam­bios tu­vie­sen un ma­yor im­pac­to en el SEN. Al mis­mo tiem­po, en las au­dien­cias y fo­ros abier­tos en am­bas Cá­ma­ras, se opi­nó so­bre la pro­pues­ta de mo­di­fi ca­ción al Acuer­do 286 de la SEP, mis­mo que de­be­rá ju­gar el pa­pel de ins­tru­men­to ope­ra­ti­vo com­ple­men­ta­rio de la Re­for­ma a la LGE.

An­te el pro­ble­ma de co­yun­tu­ra ( mi­gran­tes que, por su pro­pia vo­lun­tad o de­por­ta­dos, ven­drían de Es­ta­dos Uni­dos y, pro­ba­ble- men­te, con­ti­nua­rían es­tu­dios o so­li­ci­ta­rían que es­tos fue­sen re­co­no­ci­dos pa­ra fi nes la­bo­ra­les) eran ne­ce­sa­rias me­di­das que des­bu­ro­cra­ti­za­ran un sis­te­ma an­qui­lo­sa­do, su­ma­men­te for­mal y ca­si in­hi­bi­dor de los trá­mi­tes co­rres­pon­dien­tes. Fren­te a eso re­sul­ta­ba in­dis­pen­sa­ble otor­gar con­fi an­za a los even­tua­les pe­ti­cio­na­rios así co­mo ase­gu­rar­les cer­ti­dum­bre en las ges­tio­nes ya efec­tua­das. El re­sul­ta­do es que, co­mo se obli­ga ya a las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas que re­suel­van o de­cla­ren la equi­va­len­cia de es­tu­dios, és­tas de­be­rán pro­mo­ver “la sim­pli­fi ca­ción de di­chos pro­ce­di­mien­tos, aten­dien­do a los prin­ci­pios de ce­le­ri­dad, im­par­cia­li­dad, fl exi­bi­li­dad y ase­qui­bi­li­dad”. Co­mo de­cía la abue­la: “¿ se­rá ver­dad tan­ta be­lle­za?”. Es­to es, a par­tir de aho­ra, el gran re­to pa­ra las mis­mas au­to­ri­da­des: cum­plir, ve­ri­fi car, dar se­gui­mien­to y, en su ca­so, co­rre­gir cuan­do apa­rez­can las bre­chas en­tre man­da­to le­gal y reali­dad.

Las crí­ti­cas más se­ve­ras que se for­mu­la­ron en las cinco au­dien­cias del Se­na­do y en el fo­ro de la Cá­ma­ra de Dipu­tados pro­vi­nie­ron de or­ga­ni­za­cio­nes re­la­cio­na­das con la cau­sa de los mi­gran­tes y de al­gu­nos le­gis­la­do­res, mis­mos que ad­ver­tían so­bre los pe­li­gros de la de­le­ga­ción de fun­cio­nes pú­bli­cas a las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das. Pa­ra las pri­me­ras era in­dis­pen­sa­ble una ma­yor aper­tu­ra o con­fi an­za, ca­si el pleno va­lor a la pa­la­bra. Pa­ra los se­gun­dos, a esa “de­le­ga­ción” se le pu­sie­ron va­rios con­di­cio­nan­tes, co­mo muy cla­ra­men­te se refl eja en los nue­vos ar­tícu­los 14, iii y 63. Por lo me­nos has­ta aho­ra, en los me­dios no pa­re­ce ha­ber reac­cio­nes crí­ti­cas de am­bos sec­to­res.

El pro­ble­ma de co­yun­tu­ra fue aten­di­do rá­pi­da­men­te. Pe­ro ¿ qué tan bien? El tiem­po y las cir­cuns­tan­cias lo di­rán. Lo tras­cen­den­tal en to­do es­te pro­ce­so es que, lo que se con­ci­bió pen­san­do en mi­gran­tes de Es­ta­dos Uni­dos se ha tra­du­ci­do en una me­di­da que be­ne­fi cia­rá a to­da la po­bla­ción na­cio­nal. El Pre­si­den­te y los le­gis­la­do­res pu­die­ron ha­cer de lo crí­ti­co una opor­tu­ni­dad. Aho­ra, só­lo fal­ta que el nue­vo tex­to del Acuer­do 286 de la SEP guar­de ple­na con­gruen­cia con la re­for­ma a la LGES.

LA SI­TUA­CIÓN de los es­tu­dian­tes mi­gran­tes ne­ce­si­ta­ba me­di­das que des­bu­ro­cra­ti­za­ran el pro­ce­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.