IN­CUL­TU­RA, LI­BROS, NE­GO­CIO Y TRUMP

¿ Qué po­de­mos es­pe­rar cuan­do la ig­no­ran­cia, la tri­via­li­dad y la ba­na­li­dad, lo­gran éxi­to in­clu­so en el ám­bi­to cul­tu­ral? JUAN DO­MIN­GO AR­GÜE­LLES*

Milenio - Campus - - FABULACIONES -

En un sen­ti­do ideal, to­dos los ofi­cios ne­ce­sa­rios pa­ra el bien so­cial son bue­nos. És­ta es ver­dad de Pe­ro­gru­llo por­que ad­mi­te tam­bién la lec­tu­ra in­ver­sa sin al­te­rar su con­clu­sión: to­dos los ofi­cios po­si­ti­vos son ne­ce­sa­rios pa­ra el bien so­cial. Sien­do así, tan ne­ce­sa­rio es el ar­qui­tec­to co­mo el car­pin­te­ro, tan ne­ce­sa­rio el mé­di­co co­mo el se­pul­tu­re­ro.

Lo anó­ma­lo es cuan­do, por ejem­plo, el se­pul­tu­re­ro, pa­ra te­ner tra­ba­jo, asu­me tam­bién el ne­fas­to ne­go­cio de pro­veer los di­fun­tos. Se­pul­tu­re­ro y ma­tón. Es un ejem­plo ex­tre­mo y, por for­tu­na, hi­po­té­ti­co, pe­ro que sir­ve muy bien pa­ra ilus­trar la con­tra­po­si­ción o in­con­gruen­cia de las ac­cio­nes. Al­go así co­mo si el fa­bri­can­te de mu­le­tas se en­car­ga­ra tam­bién de que­brar pier­nas pa­ra man­te­ner su em­pre­sa. En re­la­ción con es­ta for­ma es­qui­zo­fré­ni­ca de com­por­ta­mien­to pue­de in­clu­so ejem­pli­fi­car­se con la fi­lan­tro­pía. Se atri­bu­ye al poe­ta y le­xi­có­gra­fo es­pa­ñol Juan de Iriar­te y Cis­ne­ros el si­guien­te y de­vas­ta­dor epi­gra­ma com­pues­to en el si­glo XVIII: “El se­ñor don Juan de Ro­bres,/ con caridad sin igual,/ hi­zo es­te san­to hos­pi­tal.../ y tam­bién hi­zo los po­bres”.

Ha­cer una co­sa po­si­ti­va y, al mis­mo tiem­po, rea­li­zar su opues­to re­sul­ta per­ni­cio­so y con­tra to­da ló­gi­ca. Pon­gá­mos­lo así: ¿ En qué mo­men­to la me­di­ci­na de­ja de ser un bien so­cial y se con­vier­te en un sim­ple ne­go­cio? En el mo­men­to mis­mo en que el en­fer­mo de­ja de ser pa­cien­te y se con­vier­te en clien­te; es de­cir, cuan­do al mé­di­co le im­por­tan más sus ho­no­ra­rios que su pro­fe­sión, su vo­ca­ción y los pre­cep­tos de Hi­pó­cra­tes ( quien, por cier­to, no es el in­ven­tor de la hi­po­cre­sía), y cuan­do a la me­di­ci­na, es­to es al sis­te­ma mé­di­co y a la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, le im­por­tan más las ga­nan­cias que la sa­lud de las per­so­nas. ¡ Y, sin em­bar­go, de to­dos mo­dos se lla­ma me­di­ci­na!

En es­te mis­mo sen­ti­do un buen es­cri­tor pue­de aca­bar con su ca­rre­ra li­te­ra­ria aun­que pu­bli­que li­bros: ello ocu­rre cuan­do aban­do­na la am­bi­ción éti­ca y es­té­ti­ca de lo­grar una obra du­ra­de­ra y no­ble y se de­di­ca sim­ple­men­te a pro­du­cir li­bros a la mo­da de ven­ta rá­pi­da, li­bros pa­ra el mer­ca­do ( más que pa­ra los lec­to­res), li­bros pa­ra la fa­ma, pa­ra la no­to­rie­dad me­diá­ti­ca, best sellers pa­ra las me­sas de no­ve­da­des más que obras de hon­du­ra es­pi­ri­tual y elevación in­te­lec­tual que desa­rro­llen su cul­tu­ra y la de los lec­to­res. ¡ Y, sin em­bar­go, de to­dos mo­dos se lla­ma li­te­ra­tu­ra!

Hay es­cri­to­res que hoy son con­si­de­ra­dos clá­si­cos ( Kaf­ka en­tre ellos) y que, en vi­da, no me­re­cie­ron el aplau­so del pú­bli­co ni la aten­ción del mer­ca­do, sino has­ta mu­chos años des­pués de muer­tos. Son in­di­vi­duos muer­tos, pe­ro es­cri­to­res vi­vos. Hay otros, hoy, que re­ci­ben to­das las aten­cio­nes del mer­ca­do y los afa­nes me­diá­ti­cos por­que pro­du­cen ca­rre­ta­das de di­ne­ro con li­bros pa­ra el clien­te más que pa­ra el lec­tor. En la ma­yor par­te de los ca­sos, son es­cri­to­res muer­tos, aun­que sean per­so­nas

vi­vas ( es­pe­cial­men­te en el peor sen­ti­do).

¿ En qué mo­men­to un es­cri­tor de am­bi­cio­nes li­te­ra­rias y un edi­tor de in­tere­ses cul­tu­ra­les, in­te­lec­tua­les y for­ma­ti­vos se pier­den pa­ra el bie­nes­tar so­cial? En el mo­men­to mis­mo en que re­nun­cian a sus res­pec­ti­vas vo­ca­cio­nes, ca­van sus tum­bas y se con­vier­ten a la vez en se­pul­tu­re­ros y ma­to­nes: de sí mis­mos y de sus ofi­cios ejem­pla­res. La idea más cer­ca­na al “tra­ba­jo crea­dor” que tie­ne hoy mu­cha gen­te ( y no pre­ci­sa­men­te jo­ven) es ali­men­tar el en­tre­te­ni­mien­to ba­nal de los in­ter­nau­tas ( por­que ha des­cu­bier­to que ahí es­tá el ne­go­cio), des­pla­zán­do­lo tam­bién al ám­bi­to edi­to­rial im­pre­so que de mil amo­res se pres­ta a ello por­que sa­be tam­bién que ahí es­tá el ne­go­cio.

A de­cir de Lin Yu­tang, “el ar­te es a la vez crea­ción y re­creo”, en don­de la la­bor crea­do­ra, li­bre de to­do ne­go­cio, es­ca­pa a la co­mer­cia­li­za­ción co­mo fi­na­li­dad, y só­lo par­ti­ci­pa de ella co­mo me­dio de dis­tri­bu­ción pa­ra pro­pi­ciar una con­ver­sa­ción es­pi­ri­tual e in­te­lec­tual a un tiem­po ame­na y for­ma­ti­va. Si la fi­na­li­dad del ar­te y la li­te­ra­tu­ra es ex­clu­si­va­men­te el lu­cro, na­da bueno pue­de es­pe­rar­se de am­bos. La me­ta de la cul­tu­ra no es el ne­go­cio sino la for­ma­ción gen­til del es­pí­ri­tu. Lin Yu­tang no tie­ne du­da en ofre­cer la si­guien­te ver­dad afo­rís­ti­ca: “Un ar­tis­ta de gran per­so­na­li­dad pro­du­ce gran ar­te, un ar­tis­ta de per­so­na­li­dad tri­vial pro­du­ce ar­te tri­vial”.

Y lue­go es­tán los otros, los peo­res: los que só­lo pro­du­cen mer­can­cías ( es de­cir, pro­duc­tos pa­ra el mer­ca­do) va­lién­do­se de las for­mas en las que se pre­sen­ta el ar­te y la cul­tu­ra: cua­dros, com­po­si­cio­nes, li­bros y de­más ob­je­tos que se pa­re­cen a sus ori­gi­na­les, pe­ro só­lo en el as­pec­to, no en el con­te­ni­do.

Pa­ra quie­nes sa­ben es­cri­bir ( di­ga­mos con des­tre­za, con cier­ta ha­bi­li­dad e in­clu­so con al­go de ta­len­to), es­cri­bir li­bros es muy fá­cil; lo real­men­te di­fí­cil es es­cri­bir li­bros bue­nos que se ven­dan ex­tra­or­di­na­ria­men­te. Me­nos di­fí­cil es es­cri­bir li­bros sin sus­tan­cia ( men­ti­ro­sos, ba­na­les, tri­via­les, chis­mo­sos, ño­ños) que se ven­den muy bien por­que in­clu­so pue­den ven­der­los es­tu­pen­da­men­te aque­llos que no los es­cri­ben o que no los es­cri­ben per­so­nal­men­te.

Trump y su es­cri­tor ne­gro

Sue­na ra­ro es­cu­char es­to: pu­bli­car li­bros que no se es­cri­ben per­so­nal­men­te. Pe­ro el mis­mo Do­nald Trump, pre­si­den­te hoy de Es­ta­dos Uni­dos, ven­dió más de un mi­llón de ejem­pla­res, en di­ver­sos idio­mas, del li­bro Trump: El

ar­te de la ne­go­cia­ción ( Ran­dom Hou­se, 1987) que no es­cri­bió “per­so­nal­men­te” ( quien en reali­dad lo es­cri­bió fue el pe­rio­dis­ta Tony Sch­wartz, su ama­nuen­se, lue­go de 18 me­ses de con­ver­sa­cio­nes), lo cual no le im­pi­dió la si­guien­te y cí­ni­ca de­di­ca­to­ria ( en un li­bro que es­tric­ta­men­te no es su­yo aun­que es­té es­cri­to en pri­me­ra per­so­na y fir­ma­do por él): “A mis pa­dres, Fred y Mary Trump”.

An­tes in­clu­so de las elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, Sch­wartz, más allá de sus gran­des ga­nan­cias eco­nó­mi­cas ( 250 mil dó­la­res y la mi­tad de las re­ga­lías), se mos­tró arre­pen­ti­do de ha­ber ac­tua­do co­mo el es­cri­tor “ne­gro” que hi­zo que es­te li­bro se si­tua­ra en la lis­ta de los más vendidos du­ran­te 48 se­ma­nas. Di­jo Sch­wartz en los días pre­vios a las elec­cio­nes: “Sien­to un pro­fun­do re­mor­di­mien­to por ha­ber con­tri­bui­do a pre­sen­tar a Trump de una for­ma más atrac­ti­va de la que es. Le pu­se pin­ta­la­bios a un cerdo”. El ver­da­de­ro Trump es otro, se­gún di­jo ( y se­gún sa­be­mos): “Men­tía so­bre su di­ne­ro, so­bre sus ne­go­cios, so­bre su pa­dre. Men­tía cuan­do pen­sa­ba que po­día sa­car una ven­ta­ja y cuan­do se en­con­tra­ba en pro­ble­mas”. Y re­ma­ta con una fra­se que lo de­fi­ne por en­te­ro: “Trump no pue­de dis­cul­par­se por na­da sin im­por­tar lo in­dig­nan­te que sea”.

Lo cier­to es que Trump, co­mo fi­gu­ra pú­bli­ca, es he­chu­ra de una gran men­ti­ra de la cual son res­pon­sa­bles quie­nes ha­cen las co­sas so­la­men­te por di­ne­ro, sin es­crú­pu­lo al­guno. Y lo cier­to tam­bién es que, en el ám­bi­to edi­to­rial, la era Trump co­men­zó an­tes de que Trump fue­se pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

Lo que se im­pu­so con Trump no fue por su­pues­to la in­te­li­gen­cia y ni si­quie­ra la ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca, sino el ne­go­cio en un tiem­po en el que to­do el mun­do ven­de mu­chí­si­mo de al­go ( cual­quier co­sa ven­di­ble) des­pués que ha con­se­gui­do con­ven­cer a mu­chí­si­ma gen­te cré­du­la de que lo que com­pra es ne­ce­sa­rio, útil, be­né­fi­co e in­clu­so in­dis­pen­sa­ble, aun­que sea sim­ple­men­te re­sul­ta­do del bluff y, con ma­yor exac­ti­tud, del es­cán­da­lo premeditado.

La “fi­lo­so­fía” Trump es jus­ta­men­te la ma­ne­ra en que la so­cie­dad de con­su­mo com­pra a un ti­po co­mo Trump ( es de­cir a una mer­can­cía), y que ( en la redacción ve­nal de Sch­wartz) el ven­de­dor des­cri­be del si­guien­te mo­do: “Una co­sa que he apren­di­do acer­ca de los pe­rió­di­cos es que an­dan siem­pre an­sio­sos de un buen te­ma, cuan­to más sen­sa­cio­nal me­jor. Lo cual es­tá en la na­tu­ra­le­za de su tra­ba­jo, y lo com­pren­do. La cues­tión es que si us­ted es un po­co di­fe­ren­te de los de­más, o un po­co es­can­da­lo­so, o si ha­ce co­sas atre­vi­das o con­tro­ver­ti- das, en­ton­ces los pe­rió­di­cos es­cri­bi­rán so­bre us­ted. Yo siem­pre he he­cho las co­sas de ma­ne­ra al­go dis­tin­ta, no me es­pan­tan las con­tro­ver­sias, y mis ne­go­cios tien­den a ser un po­co am­bi­cio­sos; ade­más, he co­no­ci­do el éxi­to des­de jo­ven y he ele­gi­do vi­vir con un cier­to es­ti­lo. To­do ello ex­pli­ca que la pren­sa es­té siem­pre desean­do es­cri­bir so­bre mí”.

Y re­ma­ta: “Con es­to no quie­ro de­cir que ne­ce­sa­ria­men­te me

“Ca­da vez que un li­bro men­ti­ro­so y sin sus­tan­cia ven­de mi­les de ejem­pla­res, ello con­tri­bu­ye a di­fun­dir la con­fi an­za en los me­ca­nis­mos ines­cru­pu­lo­sos que hi­cie­ron que Trump lle­ga­ra al po­der. Lo que se di­fun­de es in­cul­tu­ra”

apre­cien. Unas ve­ces es­cri­ben co­sas po­si­ti­vas y otras to­do lo con­tra­rio. Aho­ra bien, des­de un pun­to de vis­ta es­tric­ta­men­te co­mer­cial, los be­ne­fi­cios de es­ta no­to­rie­dad han re­sul­ta­do muy su­pe­rio­res a sus in­con­ve­nien­tes. En reali­dad, es bas­tan­te sen­ci­llo. Si com­pro una pá­gi­na en­te­ra del New York Ti­mes pa­ra anun­ciar un pro­yec­to mío, pue­de cos­tar­me 40,000 dó­la­res, y en cual­quier ca­so el pú­bli­co des­con­fía de los anun­cios ac­tual­men­te. Pe­ro si el

New York Ti­mes es­cri­be un ar­tícu­lo de una co­lum­na so­bre uno de mis ne­go­cios, aun­que no sea de­ma­sia­do lau­da­to­rio, no me cues­ta na­da y pue­de su­po­ner­me bas­tan­te más de 40,000 dó­la­res. Pe­ro lo más no­ta­ble es que in­clu­so un ar­tícu­lo crí­ti­co pue­de ser va­lio­so pa­ra los ne­go­cios, aun­que due­la en lo per­so­nal”.

Re­sul­ta cla­ro que la “fi­lo­so­fía” Trump se be­ne­fi­cia del es­cán­da­lo ( de ser “un po­co es­can­da­lo­so”, co­mo di­ce él) que pro­du­ce di­ne­ro y ali­men­ta el ne­go­cio que bu­lle en torno de la “no­to­rie­dad”. No im­por­ta lo que se ven­da en tan­to se ven­da bien y, por lo de­más, no ser “apre­cia­do” e in­clu­so ser des­pre­cia­ble (“aun­que due­la en lo per­so­nal”) re­sul­ta be­né­fi­co si ello se tra­du­ce en ga­nan­cias eco­nó­mi­cas. Ni más ni me­nos. El ob­je­ti­vo es el di­ne­ro que da po­der y que pue­de lle­var ( ya lo vi­mos) a lo más al­to del po­der ( eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co).

A fal­ta de ta­len­to cons­truc­ti­vo y de apre­cio au­tén­ti­co, las per­so­nas co­mo Trump ( y al igual que Trump) se con­sue­lan y se va­na­glo­rian con el di­ne­ro y con la va­ni­dad que edi­fi­ca ese di­ne­ro. Tal co­mo se lo di­jo Trump a Sch­wartz, la no­to­rie­dad y el di­ne­ro re­sul­tan su­pe­rio­res a los “in­con­ve­nien­tes”. A eso se le lla­ma pre­fe­rir el bie­nes­tar eco­nó­mi­co y el “éxi­to” ( cual­quier co­sa que es­to sea) so­bre la ejem­pla­ri­dad hu­ma­na y el bien cul­tu­ral.

Trump des­cu­brió la fór­mu­la y la ex­plo­tó, al igual que otros que han al­can­za­do el “éxi­to” ya sea en po­lí­ti­ca o en so­cie­dad: “Los pe­rió­di­cos an­dan siem­pre an­sio­sos de un buen te­ma, cuan­to más sen­sa­cio­nal me­jor”. Hoy po­de­mos de­cir que no só­lo los pe­rió­di­cos, sino los me­dios to­dos y la so­cie­dad en su con­jun­to, an­dan siem­pre an­sio­sos de un te­ma sen­sa­cio­nal y sen­sa­cio­na­lis­ta que pro­duz­ca “éxi­to” y di­ne­ro por en­ci­ma de cual­quier otra co­sa. La va­ni­dad y la no­to­rie­dad se ufa­nan de es­to. Es así co­mo po­de­mos ex­pli­car­nos que un am­plio sec­tor in­cul­to de los Es­ta­dos Uni­dos ( la más gran­de so­cie­dad de con­su­mo por ex­ce­len­cia) se ha­ya iden­ti­fi­ca­do con es­te “triun­fa­dor” im­pre­sen­ta­ble, men­ti­ro­so, es­can­da­lo­so y, es­pe­cial­men­te, sin es­crú­pu­los.

El “éxi­to” de Trump ha ve­ni­do a pro­bar que, en nues­tra so­cie­dad, pa­ra ser triun­fa­do­res no se ne­ce­si­ta la cul­tu­ra ni la edu­ca­ción, y que és­tas in­clu­so es­tor­ban en am­bien­tes ( ca­si to- dos) don­de el éxi­to de una per­so­na se mi­de por su no­to­rie­dad. La so­cie­dad de con­su­mo en su má­xi­ma ex­pre­sión, es­to es pro­vis­ta de las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, vino a pro­bar lo que ya nos ha­bía avi­sa­do Ga­briel Zaid ha­ce va­rios años: que pa­ra te­ner éxi­to en la vi­da, hoy ( y des­de ha­ce mu­cho), no es ne­ce­sa­rio leer li­bros, y ello es vá­li­do in­clu­so pa­ra quie­nes los fir­man y los pu­bli­can aun­que no los es­cri­ban “per­so­nal­men­te”.

Más allá de la ver­dad in­con­tro­ver­ti­ble de que ca­da au­tor tie­ne los lec­to­res que se me­re­ce, en tan­to que ca­da lec­tor me­re­ce a sus au­to­res pre­fe­ri­dos, ha­bría que de­cir que es­ta mis­ma so­cie­dad de con­su­mo que ba­sa el éxi­to en la no­to­rie­dad, el chis­me y el es­cán­da­lo ( que son hoy los mo­to­res que pro­du­cen di­ne­ro), es­tá aca­ban­do con la cul­tu­ra in­clu­so a tra­vés de los pro­pios me­dios que tra­di­cio­nal­men­te sir­vie­ron pa­ra cons­truir la más só­li­da cul­tu­ra, en­tre ellos las pro­pias ca­sas editoriales que han tri­via­li­za­do y ba­na­li­za­do los con­te­ni­dos pri­vi­le­gian­do el es­cán­da­lo, la no­to­rie­dad y, por su­pues­to, el di­ne­ro, a des­pe­cho de Lin Yu­tang y le­gi­ti­man­do el mo­de­lo del éxi­to de Do­nald Trump.

La con­fi an­za en los ines­cru­pu­lo­sos

La ig­no­ran­cia, la tri­via­li­dad, la ba­na­li­dad, el es­cán­da­lo y la in­cul­tu­ra pue­den muy bien al­can­zar la cús­pi­de del po­der de la más com­ple­ja de­mo­cra­cia ( co­mo la de­no­mi­nó Geor­ge Steiner), en par­te, o más bien en gran me­di­da, por­que esa ig­no­ran­cia, esa tri­via­li­dad, esa ba­na­li­dad, ese es­cán­da­lo y esa in­cul­tu­ra ya ha­bían da­do mues­tras de “éxi­to” in­clu­so en el ám­bi­to cul­tu­ral. Ca­da vez que un li­bro men­ti­ro­so y sin sus­tan­cia ven­de mi­les de ejem­pla­res, ello con­tri­bu­ye a di­fun­dir la con­fian­za en los me­ca­nis­mos ines­cru­pu­lo­sos que hi­cie­ron que Trump lle­ga­ra al po­der. Lo que se di­fun­de es in­cul­tu­ra.

Asi­mis­mo, ca­da vez que una fe­ria del li­bro es “to­ma­da”, “si­tia­da”, “arre­ba­ta­da” por los ven­de­do­res de li­bros tri­via­les y ba­na­les y por la in­cul­tu­ra au­to­ral y edi­to­rial, las fe­rias del li­bro ca­van su tum­ba, aun­que las ven­tas sean es­tu­pen­das, pues pre­ci­sa­men­te esas ven­tas es­tu­pen­das de co­sas pa­re­ci­das a los li­bros so­ca­van el sen­ti­do y el pro­pó­si­to del li­bro co­mo ins­tru­men­to de di­vul­ga­ción cul­tu­ral y de for­ma­ción in­te­lec­tual y es­pí­ri­tu crí­ti­co, al pri­vi­le­giar la no­to­rie­dad y el ne­go­cio en for­ma de al­ga­ra­bía es­pec­ta­cu­lar.

Del mis­mo mo­do, ca­da vez que un li­bro “de­for­ma­ti­vo” ( opues­to a lo for­ma­ti­vo) al­can­za el más gran­de éxi­to y se ins­ta­la en la cús­pi­de del gus­to po­pu­lar ( de­ri­va­do por cier­to de la dic­ta­du­ra del mer­ca­do), la “fi­lo­so­fía” Trump mues­tra su efi­ca­cia pa­ra que la in­cul­tu­ra, la men­ti­ra, la fal­ta de es­crú­pu­los y la desedu­ca­ción se man­ten­gan en el po­der.

Los es­cri­to­res, los edi­to­res, los pe­rio­dis­tas, los di­vul­ga­do­res y las au­to­ri­da­des tie­nen, en re­la­ción con el li­bro, una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial que sue­len sos­la­yar e in­clu­so ne­gar. Ca­da vez que se tri­via­li­za la cul­tu­ra, ca­da vez que se so­ca­va la edu­ca­ción, ca­da vez que se ven­den mi­les o mi­llo­nes de ejem­pla­res de li­bros in­sus­tan­cia­les y, peor aún, de­for­ma­do­res y de­for­man­tes, se trai­cio­na la fi­na­li­dad de la lec­tu­ra co­mo una vía de ad­qui­si­ción cul­tu­ral y superación in­te­lec­tual.

La fa­ma, la no­to­rie­dad ( así sean mo­men­tá­neas o efí­me­ras) dic­tan hoy lo que se lee en ma­yor me­di­da. Y es­te dic­ta­do es del ne­go­cio, no de la de­man­da de los lec­to­res. Los lec­to­res aca­ban acep­tan­do lo que la pro­pa­gan­da y la pu­bli­ci­dad les di­ce que es bueno. El es­pec­tácu­lo, el chis­me, el es­cán­da­lo y el di­ne­ro lo han de­for­ma­do to­do.

De­be­ría­mos re­leer El se­cre­to de la

fa­ma, de Ga­briel Zaid: “Las gran­des obras ( fa­mo­sas o no) son un mi­la­gro, una zo­na de la reali­dad don­de la vi­da sube de ni­vel y nos ha­bla. La con­cien­cia ab­sor­ta se pier­de y se re­cu­pe­ra con un fo­co más cla­ro. La reali­dad ad­quie­re más sen­ti­do, y no­so­tros tam­bién. Las gran­des obras nos ani­man, nos vuel­ven más in­te­li­gen­tes y más li­bres, más ima­gi­na­ti­vos y crea­do­res. Es na­tu­ral ha­blar de esa ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria, com­par­tir­la, traer­la y ex­ten­der­la a la vi­da or­di­na­ria. La con­ver­sa­ción so­bre las gran­des obras pue­de ser, en sí mis­ma, un mi­la­gro crea­dor. O me­ra re­so­nan­cia de los nom­bres que sue­nan”.

Si la cul­tu­ra es, en sí mis­ma, un mi­la­gro crea­dor, la in­cul­tu­ra es sim­ple bluff y, peor aún bulls­hit, “ma­ni­pu­la­ción de la ver­dad” ( al­go más que pu­ra char­la­ta­ne­ría, pa­ra de­cir­lo con un tér­mino de Harry G. Frank­furt). En con­se­cuen­cia, la me­ra re­so­nan­cia de los nom­bres que sue­nan sue­le dar­se hoy no con las obras maes­tras, sino con los li­bros pres­cin­di­bles de los au­to­res de fa­ma efí­me­ra que in­ven­tan los edi­to­res y los de­más me­dios de la so­cie­dad del es­pec­tácu­lo y el lu­cro. Des­pués de to­do, no se­ría tan ma­lo que re­so­na­ran al me­nos los nom­bres de Pla­tón, Mon­taig­ne, Sha­kes­pea­re, Bal­zac, Tols­tói, et­cé­te­ra, pe­ro los que hoy re­sue­nan son úni­ca­men­te los nom­bres ano­di­nos que lo ha­cen con el tim­bre que pro­du­cen las má­qui­nas re­gis­tra­do­ras al in­gre­sar el di­ne­ro del clien­te.

Otra vez la sa­bi­du­ría de Zaid nos abre los ojos: “El rui­do de la fa­ma tie­ne tam­bién su más allá, que ba­ja has­ta la vi­da or­di­na­ria re­par­tien­do au­tó­gra­fos, co­mo un sa­cra­men­to. [...] Aho­ra hay ex­per­tos en pro­vo­car ma­len­ten­di­dos. Ven­den el se­cre­to de crear una per­so­na­li­dad que suba al pe­des­tal de la fa­ma, atra­yen­do los re­flec­to­res. Pe­ro no hay ex­per­tos en la crea­ción de obras maes­tras”.

Así es. Los me­dios in­ven­tan fa­mas, crean no­to­rie­da­des en per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas que lle­gan a lo más al­to del mo­men­to, del ins­tan­te, co­mo cuan­do el ven­ta­rrón ( to­do ven­ta­rrón es de­mo­crá­ti­co) le­van­ta to­do sin ex­cep­ción ( tie­rra, ho­jas, ba­su­ra) y no re­sul­ta ra­ro que pon­ga en la cús­pi­de el pa­pel su­cio o sim­ple­men­te vo­lan­de­ro que ha­lló a su pa­so. Mu­chos ha­rán me­nos da­ño que Trump, pe­ro to­dos jun­tos son mues­tra del da­ño co­lec­ti­vo que oca­sio­na la in­ven­ción de lo ven­di­ble sin sus­tan­cia, del li­bro sin al­tu­ra ni pro­fun­di­dad, de la men­ti­ra con­sen­ti­da por la va­ni­dad y el lu­cro. Trump es tan so­lo el per­fec­cio­na­mien­to de es­te in­ven­to.

EL PE­RIO­DIS­TA

Tony Sch­wartz fue el ver­da­de­ro es­cri­tor de Trump: El ar­te de la ne­go­cia­ción,

el cual se atri­bu­yó al aho­ra pre­si­den­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.